Alojamientos rurales, Covid 19 Y Q de Calidad

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Tradicionalmente el turismo de sol y playa ha sido uno de los principales reclamos en nuestro país, pero en los últimos tiempos y debido a la situación originada por el COVID 19, el turismo nacional está optando por destinos alejados del bullicio y las aglomeraciones,  y está optando por el turismo rural. 

Los Alojamientos rurales se han convertido en el gran reclamo turístico de este verano y en una fuente de ingresos para muchas familias, que ven cómo su negocio va creciendo y que, por tanto, cada vez los clientes son más exigentes y esperan un servicio de calidad y que ofrezca seguridad.

Pues bien, para garantizar ese servicio de calidad existe la marca Q de calidad turística para Alojamientos Rurales, cuya obtención estará supeditada a la implantación y cumplimiento de los requisitos de la norma UNE 183001. El cumplimiento de esta norma, y la obtención de la Q de Calidad, garantizará que el Alojamiento ofrece un servicio y unas instalaciones de calidad reconocida.

Los requisitos de la norma UNE 183001 hacen referencia a distintos elementos que se deben considerar en lo que respecta a procesos de la dirección, prestación del servicio, e infraestructura y equipamiento del establecimiento. Concretamente:

  • PROCESOS DE LA DIRECCIÓN

La dirección del alojamiento rural debe liderar el proceso de implantación del Sistema de gestión de calidad y para ello debe asumir la planificación, organización, gestión de recursos, gestión comercial, seguimiento y control de los procesos, con el objetivo final de la mejora continua de la eficacia del sistema. De este modo, la Dirección podrá asegurar de primera mano que los servicios ofrecidos cumplen con los requisitos de la norma.

  • PRESTACIÓN DEL SERVICIO

En todo sistema de gestión de calidad, la prestación del servicio cobra un papel fundamental, ya que afectará directamente al grado de satisfacción del cliente.  Y en un Alojamiento rural, la prestación del servicio llega a cobrar una importancia aún mayor, si cabe, puesto que ofrece un servicio de hospedaje a los clientes. Por ello, la norma UNE 183001 establece requisitos de cómo deben ser algunos aspectos de la prestación, tales como: la gestión de reservas, servicios de acogida, estancia y salida de huéspedes, la restauración, la limpieza y mantenimiento de las instalaciones y el aprovisionamiento y almacenamiento.

  • INFRAESTRUCTURA Y EQUIPAMIENTO

El tercer proceso importante al que hace referencia la norma UNE 183001, es el relacionado con la infraestructura e instalaciones del alojamiento, con el objetivo de que evidenciar que cumple con los requisitos adecuados para ofrecer un servicio de calidad a los clientes, en cuanto a capacidad de alojamientodimensiones de las instalacionesservicios sanitarios disponibles, distribución de las estanciasequipamiento básico del que debe disponer, mobiliario de jardín y terrazaszonas de recreo infantilaccesos al establecimiento o aparcamiento para vehículos.

BENEFICIOS QUE OBTIENE EL ALOJAMIENTO RURAL

La certificación de Q de Calidad sobre la base de la norma UNE 183001 dispone de un amplio reconocimiento de todo el sector turístico como garantía de servicio e instalaciones de calidad, pero, además, podrá aportar al Alojamiento rural los siguientes beneficios:

  • Los clientes potenciales tendrán una garantía de la calidad de los servicios que ofrece.
  • Incrementar el número de clientes gracias al aporte de fiabilidad de la certificación.
  • Lograr la fidelización de los clientes y conseguir que funcione el “boca a boca”.
  • Gestionar de una manera más eficiente todos los recursos existentes y por ende disminuir costes.
  • Posicionarse frente a aquellos alojamientos que puedan ser competencia, puesto que actualmente existe una amplia oferta.

Si desea darle ese plus a su Alojamiento rural que lo diferencie de la competencia, atrévase a solicitar la certificación Q de Calidad, contacte con INTEGRA, y nosotros le asesoraremos en lo que necesite.

Imagen: macrovector

GESTIÓN DE PLAYAS EN TIEMPOS DE COVID 19

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Estamos en pleno verano, época en la que normalmente reina el turismo de sol y playa, cada día más exigente, y que este año sin duda exige aún más debido a la situación originada por el COVID 19. Todos esperamos poder ir a la playa con cierta seguridad y que la gestión que se esté haciendo de ellas se eficaz y ágil para evitar problemas.

El turismo supone el principal aporte económico para muchos pueblos y ciudades costeras de nuestro país, y este año, aún más puesto que es un sector que se ha visto fuertemente perjudicado por la situación de pandemia global. Por tanto, es de vital importancia que mantengan una gestión adecuada de sus playas, basada en la calidad y sostenibilidad de estas.

Hoy en día, los gestores de las playas disponen de muchas herramientas para apostar por esa adecuada gestión en calidad y medio ambiente; todos hemos oído hablar de la bandera azul, de la Q de calidad turística, del Reglamento EMAS, de las normas ISO…

Últimamente, entre las herramientas de mejora que más se están utilizando en el ámbito de la calidad en las playas encontramos la norma ISO 9001:2015 de Sistemas de Gestión de la Calidad, ampliamente conocida y que persigue la mejora continua en la gestión. Y si, además, se integra la gestión de la calidad con la gestión ambiental mediante la implantación de la norma ISO 14001:2015, una entidad gestora conseguirá encontrar el equilibrio entre la explotación de los recursos que ofrece la playa (recreativos, turísticos…) y el respeto al entorno, introduciendo en su gestión el concepto de sostenibilidad.

El hecho de que una playa esté certificada con este tipo de normativas asegura una excelente calidad, unas medidas de seguridad adecuadas, un gran respeto por el medio ambiente e implica que se tengan que planificar las actuaciones que se vayan a realizar en la misma y siempre cumpliendo con todos los requisitos legales de aplicación. Y, además, los bañistas, al asistir a estas playas certificadas, se aseguran ciertos servicios como salvamento, socorrismo, limpieza de la arena, desinfección, control de aforo, calidad del agua tanto del mar como la destinada a higiene personal…evidenciando así la gestión de calidad y el control de los aspectos ambientales.

Debemos cuidar nuestras costas y es posible con una adecuada gestión.

Si necesita asesoramiento contacte con nosotros.

Imagen:frimufilms

AHORRAR COSTES CON UN SIG

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Los Sistemas de Gestión son herramientas que permiten a la empresa establecer la metodología y procesos a seguir en el día a día de su actividad. Los Sistemas de Gestión se suelen Implantar en una empresa en base a los requisitos de una norma, y disponer de dicho Sistema será garantía de que los procesos que se siguen en la empresa cumplen con los estándares marcados por dicha norma. Por tanto, los sistemas de gestión hacen que los procesos y operaciones que se realizan en una empresa en el día a día, mejoren.

Y un Sistema Integrado de Gestión (SIG) es aquel que gestiona a la vez distintas disciplinas como pueden ser calidad, medio ambiente, seguridad… y está diseñado en base a varias normas, dos, tres o incluso más. Por ejemplo, un sistema integrado de gestión en calidad y medio ambiente es aquel que cumple tanto con los requisitos establecidos por la norma ISO 9001 como los de la norma ISO 14001, y que se integran en un mismo Sistema de Gestión. Los fines que tienen estos sistemas de gestión están relacionados con mejorar el rendimiento, reducir los gastos y conseguir que la empresa funcione de una manera más equilibrada.

En la actualidad las empresas trabajan para lograr una imagen corporativa que pueda satisfacer las expectativas de los potenciales clientes y de la sociedad, por ello hoy día, la política de una empresa va más allá de la preocupación por la calidad, interesándose también por la seguridad y la protección del medio ambiente. Una empresa se encuentra ante el desafío de ofrecer un servicio o producto de calidad mientras garantiza la seguridad y la protección del medio ambiente y para lograrlo se podrá servir de un SIG.

Y es por ello, que el SIG más habitual es aquel que incluye gestión de calidad, gestión de medio ambiente y gestión de la seguridad y salud en el trabajo, que cubrirá todos los aspectos de la organización.

Para facilitar la integración de las distintas normas de gestión, la organización internacional de estandarización ISO, está homogeneizando las estructuras de todas ellas. Tanto ISO 9001:2015 gestión de calidad, como ISO 14001: 2015  gestión ambiental, y la norma ISO 45001:2018 siguen la misma estructura de alto nivel que les permite integrarse perfectamente en un único Sistema Integrado de gestión de la calidad, el medio ambiente y la seguridad y salud en el trabajo.

¿Qué ventajas aporta un SIG a una empresa?

En primer lugar, destacaremos que si una empresa ya dispone de alguna de las normas implantadas le resultará muy fácil implantar cualquiera de las otras de una manera integrada y reduciendo tiempo y recursos respecto a implantarla sola.

Pero, además, un Sistema Integrado de Gestión permitirá a una empresa:

  • Reducir los costes en la implantación y en la certificación de las normas respecto a hacerlo de manera individual.
  • Llevar a cabo una estrategia que tenga en cuenta los requisitos de todas las normas y que permita planificar los objetivos desde un enfoque común.
  • Mejorar la eficacia de los distintos procesos, ya que se desarrollarán bajo las perspectivas de las tres disciplinas calidad, medio ambiente y seguridad y salud en el trabajo.
  • Realizar las auditorías de manera integrada, por lo que se reducirán costes y tiempos.
  • Evitar duplicidad documental.
  • Contar con planes de emergencia que integren los aspectos ambientales y los de seguridad y salud en el trabajo.
  • Lograr concienciar a todas las partes interesadas de la empresa, tanto internas como externas, sobre la preservación del medio ambiente y la importancia de mantener un ambiente de trabajo más seguro.
  • Conseguir la mejora continua de la organización.
  • Mejorar la imagen corporativa ante los clientes y la sociedad.
  • Lograr una mejor posición en el mercado frente a la competencia.

En INTEGRA somos especialistas en la implantación de Sistemas Integrados de Gestión así que le asesoraremos y ayudaremos a mejorar la gestión de su empresa en base a nuestra amplia experiencia. Contacte con nosotros.

Imagen: rawpixel.com

TU EMPRESA ACCESIBLE CON UNE 170001

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

El concepto de accesibilidad universal ha ido evolucionando a lo largo de los años y ha pasado de referirse únicamente a la eliminación de las barreras arquitectónicas a transformarse en un concepto mucho más amplio que considera que un entorno es plenamente accesible cuando todos los caminos y actividades están adaptados de tal modo que sean accesibles a cualquier persona de manera autónoma, tengan o no discapacidad. Garantizar la accesibilidad significa dar la oportunidad de que estas actividades puedan ser llevada a cabo por cualquier persona sin que se tope con ningún tipo de barreras que lo impidan

Una empresa accesible es aquella que realiza diseños y ajustes en distintos ámbitos de su empresa, teniendo en cuenta los servicios, los entornos, herramientas, tecnología … persiguiendo el objetivo de cumplir con ciertos criterios físicos, sensoriales o cognitivos que cumplan con la accesibilidad universal. Es decir, que cualquier persona en su empresa podrá desplazarse, comunicarse, alcanzar, entender, usar y manipular con la mayor autonomía posible.

Una empresa que quiera garantizar la accesibilidad a todas las personas, con independencia de su edad o discapacidad, y que persigue que puedan realizar todas las acciones y actividades con la mayor autonomía posible en su utilización, debe optar a implantar un Sistema de Gestión de la Accesibilidad Universal.

¿CÓMO SER UNA EMPRESA ACCESIBLE?

La UNE 170001 es una norma europea, que establece los requisitos que debe cumplir una empresa para garantizar las mismas posibilidades de acceso a cualquier parte del entorno y al uso y disfrute de los servicios en ella se prestan a cualquier persona y con la mayor autonomía posible. Una empresa que implante un sistema de Gestión de la Accesibilidad Universal y se certifique en base a la norma 170001 estará garantizando la igualdad de oportunidades de todos sus posibles usuarios a través del cumplimiento de los criterios de accesibilidad universal establecidos en la norma.

La norma UNE 170001 se divide en dos partes:

  • UNE 170001-1 Accesibilidad Universal-Criterios DALCO (Deambulación, Aprehensión, Localización y Comunicación):  que establece los requisitos y condiciones que deben cumplir los entornos, procesos, productos, y los dispositivos e instrumentos para ser utilizados de la manera más autónoma posibles por todas las personas.
  • UNE 170001-2 Accesibilidad Universal- Sistema de Gestión de la Accesibilidad: permite implantar un sistema de gestión con medidas que satisfagan tanto los criterios DALCO como los requisitos legales y reglamentarios aplicables.

Además, implantar dicha norma ayuda en el cumplimiento de la legislación obligatoria en materia de accesibilidad, que cada vez es más exigente y severa. Es recomendable además para cualquier empresa, tanto si realizan actividades de atención al público, cómo las que quieren que sus entornos de trabajos sean lugares accesibles para todos, o aquellas que necesiten demostrar su capacidad de satisfacer los requisitos de accesibilidad DALCO.

¿QUÉ BENEFICIOS APORTA A LA EMPRESA?

  • La certificación le permitirá demostrar a las partes interesadas su compromiso con la gestión de la Responsabilidad Social Corporativa.
  • Favorece la integración de las personas con discapacidad.
  • Fortalecimientos de la imagen de empresa.
  • Ventaja competitiva de cara a los clientes y a la administración pública.
  • Asegurar el cumplimiento de la legislación aplicable
  • Aumenta la satisfacción de empleados y usuarios.

 SI desea hacer a su empresa universalmente accesible póngase en contacto con nosotros y le asesoraremos en lo que necesite.

RESPONSABILIDAD SOCIAL EN LA EMPRESA

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

El término RSC, Responsabilidad Social Corporativa, o RSE, Responsabilidad Social Empresarial, está muy de moda en la actualidad, pero muchos empresarios aún no tienen claro el significado ni la verdadera dimensión del concepto.

La RSC implica que una empresa sea consciente de su relación con el entorno físico-social en el que se desenvuelve, y que comprenda que el mundo de la empresa y el mundo en general son dos realidades que, aunque distintas, están íntimamente relacionadas. Implica también, que la empresa adopte su papel como responsable de la mejora del entorno y a su vez responsable de que las personas que la integran mejoren a todos los niveles gracias a su relación con la empresa. Y, además, hay que considerar como otra de las responsabilidades más importantes dentro de la RSC, la de innovar, principalmente con el objetivo de lograr que el entorno físico-social mejore gracias a ello.

Por tanto, es evidente, que, a la hora de mejorar el posicionamiento de una empresa y su reputación, uno de los aspectos que más se deben cuidar es el relacionado con la Responsabilidad Social Corporativa (RSC). Su importancia se debe a que las acciones impulsadas por una organización siempre van a repercutir en la sociedad y es de vital importancia la imagen que la sociedad tenga de ella, por lo que es recomendable adaptarse a las diferentes normas y requisitos vigentes. En este sentido, el modelo SGE 21 se posiciona como un sistema fundamental para el desarrollo de las empresas en el ámbito de la RSE.

La SGE 21 es la primera norma europea que permite implementar, auditar y certificar un sistema de gestión ética y socialmente responsable. Esta norma es de carácter voluntario y son muchas las empresas que están optando por su implantación, tanto multinacionales como pequeñas y medianas empresas. Además, es completamente compatible con otros modelos ya consolidados, como los de calidad ISO 9001, medio ambiente ISO 14001 o prevención de riesgos laborales ISO 45001.

¿Cuáles son las áreas de gestión de la norma SGE 21?

La norma SGE 21 está compuesta por un total de seis capítulos: cinco de ellos relacionados con los antecedentes y los aspectos generales, mientras que en el sexto se especifican los requisitos certificables de la norma. Y es en este último apartado donde se especifican las 9 áreas de gestión:

GOBIERNO DE LA ORGANIZACIÓN

Se trata del área de gestión central de la norma SGE 21. La alta dirección implementará una Política de Gestión Ética y Responsabilidad Social, un Código de Conducta, una Política Anticorrupción y se encargará de transmitir el mensaje a todos los niveles. Además, creará un Comité de Ética que se encargue de asegurar el cumplimiento de todas las medidas y acciones anunciadas.

PERSONAS QUE INTEGRAN LA ORGANIZACIÓN

El objetivo de este apartado de la SGE 21 es el establecimiento de relaciones laborales sanas que fomenten el bienestar y la motivación de todas las personas que integren la organización. La empresa tendrá que garantizar los derechos y oportunidades de todos los empleados, así como su capacidad de desarrollo personal y profesional, es un aspecto fundamental para que una empresa se encamine hacia el éxito.

CLIENTES

Para una empresa, los clientes son un pilar fundamental para lograr un crecimiento exitoso. Por ello, debe determinar sus necesidades y atenderlas en todo momento. La norma SGE 21 establece distintos requisitos entre los que se pueden destacar la accesibilidad de los productos o servicios, la protección de públicos vulnerables y la incorporación de criterios de Responsabilidad Social en la etapa de I+D.

PROVEEDORES Y CADENA DE SUMINISTRO

Las organizaciones pondrán los medios para disponer de proveedores eficientes y para ello definirán unos criterios de compras responsables e impulsarán la comunicación con los proveedores.

ENTORNO SOCIAL E IMPACTO EN LA COMUNIDAD

Las empresas deben identificar el impacto que provocan en su entorno social para tomar conciencia del nivel de influencia que tienen sobre su entorno. La norma establece que se lleven a cabo acciones sociales y solidarias con su entorno logrando la implicación de los trabajadores y analizando los posibles impactos tanto positivos como negativos en la sociedad.

INVERSORES

Este punto de la norma hace referencia a la implementación de un Código de Buen Gobierno y la transparencia financiera mediante la publicación de las cuentas anuales, haciéndolas accesibles a su entorno.

ENTORNO AMBIENTAL

La gestión ambiental es algo que hoy día preocupa a la mayoría de las empresas debido a las exigencias de la sociedad a nivel global. Pues bien, la norma SGE 21 persigue que las empresas lleven a cabo una gestión ambiental responsable, adquiriendo un compromiso con el Desarrollo Sostenible. Para lograrlo tendrá que elaborar un plan de riesgos ambientales que le permita evitar la contaminación del medio ambiente, así como establecer una estrategia para combatir el cambio climático.

COMPETENCIA

La SGE 21 pretende fomentar una competencia leal y mostrar un comportamiento basado en el respeto y la integridad con otras empresas competidoras. Asimismo, persigue impulsar la colaboración entre las organizaciones de un mismo sector para potenciar la RSE.  

ADMINISTRACIONES PÚBLICAS

La norma SGE 21 trata de fomentar en este punto una correcta comunicación entre las empresas y las administraciones, más allá del obligado cumplimiento de la legislación y la normativa vigente. De la misma manera, este apartado busca la transparencia a la hora de cumplir con el pago de los impuestos correspondientes.

Por lo tanto, con la implementación de la SGE 21, una empresa que quiera caminar en la senda de la Responsabilidad Social y la gestión ética logrará un sistema que integre los aspectos sociales, ambientales y de buen gobierno. Si desea más información contacte con nosotros.

Imagen: freepik

BROTES DE COVID 19 Y SEGURIDAD ALIMENTARIA

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

A principios de este mes apareció un caso de COVID 19 en una empresa alimentaria de Girona y posteriormente se llegó a expandir generando un brote entre el personal de la empresa.  Y, aunque la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha dictaminado que no existen pruebas actualmente de que los alimento o los envases de productos alimenticios puedan ser vía de transmisión del virus, en la sociedad sigue existiendo cierta preocupación.

Para tranquilidad de los consumidores, debemos decir, que las empresas alimentarias suelen disponer de protocolos específicos de manipulación de alimentos y entre ellos se incluyen buenas prácticas de higiene, en las que se contemplan los modos de actuación ante una posible enfermedad o heridas de los trabajadores. Pero, además, muchas de las empresas están intensificando esas medidas de higiene personal y ofreciendo formación específica a sus trabajadores acerca de los principios de la higiene alimentaria para evitar o reducir el riesgo de que contaminen la superficie de los alimentos o los envases con el virus, en caso de que lo tuvieran, pero fueran asintomáticos.

Medidas de distanciamiento físico, acompañadas de medidas estrictas de higiene y limpieza, y de un uso adecuado de equipos de protección individual como mascarillas y guantes, puede mantener a la plantilla a salvo del virus y por ende a los alimentos y superficie de envases e instalaciones.  

Aquellas empresas alimentarias que ya dispongan de algún sistema de gestión de inocuidad de los alimentos basado en normas certificables, como ISO 22000, juegan con la ventaja de disponer de procedimientos y orientaciones a seguir ante un posible caso de COVID-19 entre su personal y la notificación temprana será un aspecto importante para mantener el riesgo bajo control.

Gracias a la aplicación de las normas para el personal, que suelen incluir la notificación de síntomas de cualquier enfermedad y la prohibición los trabajadores enfermos acudan al trabajo, es poco probable que un trabajador presente síntomas de la COVID-19 en el lugar de trabajo. Pero si se da un caso como el ocurrido en la empresa de Girona, una empresa certificada en ISO 22000, dispondrá de un plan de actuación para controlar el posible foco de infección, controlar a las personas que han podido estar en contacto con la persona enferma siguiendo las indicaciones de la OMS para determinarlas, realizar las pruebas necesarias, limpiar todas las superficies con las que el empleado infectado haya estado en contacto, incluidas todas las superficies y objetos que puedan estar contaminados porque son de uso diario y frecuente (pomos de las puertas, teléfono, interruptores de luz…)

Y, aunque no hay evidencias de que el virus pueda propagarse a través del alimento o de los envases, disponer de un sistema de gestión de la inocuidad de los alimentos implantado según la norma ISO 22000  permitirá a las empresas  identificar, prevenir y reducir los riesgos, controlando el riesgo de manera rápida y eficaz, evitando un problema de salud pública  y en definitiva garantizando la cadena de suministro basándose en los principios de los Sistemas de Gestión de la calidad y manteniendo los principios de APPCC.

Y ¿QUÉ OTRAS VENTAJAS APORTA ISO 22000? 

Actualmente la seguridad alimentaria está entre las principales preocupaciones de la sociedad y de la industria, y por tanto una empresa que disponga de un sistema de gestión de la inocuidad de los alimentos certificado, conseguirá:

  • Fortalecer la imagen de su producto, aumentando la credibilidad.
  • Ofrecer seguridad y confianza a las partes interesadas, especialmente al cliente y al consumidor final.
  • Mejorar el posicionamiento en el mercado.
  • Aumentar la competitividad.
  • La capacidad para abordar los riesgos detectados y lograr sus objetivos.
  • Demostrar la conformidad de sus procesos y productos con los requisitos reglamentarios que les aplican.

Si desea implantar un sistema de gestión de seguridad alimentaria en su empresa que ofrezca garantías al cliente, contacte con nosotros.

Imagen: freepik

ISO 14001 Y EL CICLO DE VIDA

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

La norma ISO 14001:2015 Sistemas de Gestión Ambiental introdujo un nuevo concepto aplicable a la hora de realizar la identificación y evaluación de aspectos ambientales en una empresa, denominado ciclo de vida.  Esto significa que una organización o empresa tendrá que determinar los aspectos ambientales de sus actividades, productos y servicios, analizando cada etapa del ciclo, considerando tanto aquellos aspectos que pueda controlar como aquellos sobre los que puede influir.

Pero, ¿tenemos claro qué es un aspecto ambiental? se puede definir como un elemento no deseado surgido del desarrollo de una actividad o servicio y que puede generar una interacción en el medio ambiente. Y si esa interacción origina un cambio en el medio ambiente estará generando un Impacto ambiental.

Por tanto, los aspectos ambientales son el resultado de una actividad o prestación de servicio que puede generar cambios en el medio ambienta. Y para evitar esos impactos la empresa debe identificar los aspectos ambientales de su actividad y sus posibles impactos asociados y siempre desde una perspectiva de ciclo de vida.

Y como hemos mencionado, con este nuevo enfoque la norma ISO 14001 pretende que la empresa no solo tenga en cuenta aquellos aspectos e impactos ambientales que están bajo su control directo, sino también a aquellos en los que pueda influir al encontrarse dentro del ciclo de vida de su producto y/o servicio. Además, tendrá en cuenta todas las etapas de los procesos, desde la recepción de materias primas, pasando por la producción, transporte y hasta el final de la vida útil de los productos.

¿Cómo puede cumplir mi empresa con el nuevo enfoque?

Su empresa debe tener en cuenta la perspectiva de ciclo de vida para determinar los aspectos y posibles impactos ambientales, y para ello podría, entre otras cosas, establecer los controles necesarios, determinar los requisitos ambientales para la compra de productos y/o servicios y comunicárselo a los proveedores, buscar la eficiencia energética en los equipos y maquinaria, la disminución de las emisiones de CO2 en los transportes o facilitar información relevante al consumidor final.

Si analizamos un ciclo de vida de carácter genérico podría abarcar las siguientes etapas:

  • Adquisición de materias primas, durante la cual se pueden establecer distintos criterios tanto de control como de capacidad de influencia sobre los proveedores.
  • Diseño, que permitirá introducir mejoras en el producto y tener en cuenta criterios de sostenibilidad desde el inicio, como el uso de unos materiales específicos que faciliten la eliminación final.
  • Fabricación o producción, fase en la que la empresa puede ejercer un control directo, por ejemplo, intentando reducir el consumo energético, buscando equipos más eficientes.
  • Envasado, se debe buscar la reducción de los embalajes y elegir materiales con el menor impacto posible.
  • Distribución, habrá capacidad de control o de influencia por ejemplo en cuanto a la elección de rutas, a la reducción de emisiones de CO2 y/o la disminución del uso de combustibles fósiles.
  • Uso del producto, en esta fase cobrará gran importancia la información que se le facilite al cliente o usuario puesto que no se dispondrá de capacidad de control.
  • Fin de vida útil, que se debe tener presente desde el inicio para buscar posibles soluciones de reciclaje, eliminación o reutilización de los distintos materiales que conforman el producto.

En estas actividades concretas, la organización tendrá una oportunidad de tomar decisiones que favorezcan la minimización de impactes negativos y fomenten los positivos. Si están interesado en la implantación de un sistema de gestión ambiental en base a la norma ISO 14001:2015 contacte con nosotros.

EFICIENCIA ENERGÉTICA CON ISO 50001

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

La norma ISO 50001:2018 se publicó el 21 de agosto de 2018 y establece los requisitos para implementar, mantener y mejorar un sistema de gestión de la energía, cuyo enfoque permita a una empresa alcanzar la mejora continua en su desempeño energético. Su objetivo principal es integrar la Gestión de la energía en todos sus aspectos, abarcando desde la compra de energía y materias primas hasta las medidas a adoptar en la empresa para promover el ahorro energético.

Esta última versión ha venido a introducir cambios respeto a la anterior, y las organizaciones certificadas tienen tres años desde su publicación para hacer la transición a la versión revisada. Entre los cambios que aporta esta nueva versión podemos destacar que presenta la estructura de alto nivel que la hace fácilmente integrable con otras normas ISO de sistemas de gestión (90011400145001…). Además, tiene un mayor enfoque al negocio, incluyendo entre otras cosas el análisis de riesgo y la determinación del contexto de la organización y de las necesidades y expectativas de las partes interesadas.

Esta norma pretende que las organizaciones tengan en cuenta además de sus propias necesidades energéticas, las necesidades externas y los riesgos existentes. De este modo cobra gran importancia la dirección estratégica, ya que la norma ISO 50001:2018 hace hincapié en la mejora continua del rendimiento energético con una mayor implicación de la dirección y los empleados.

La revisión de la norma también prevé la mejora de la eficiencia y la reducción del gasto en energía, permitiendo así a las organizaciones reducir el impacto ambiental y ser más competitivas.

¿Qué beneficios puede aportar a su empresa la ISO 50001?

  • Lograr un consumo más eficiente de los recursos
  • Ahorro de energía en el corto, medio y largo plazo.
  • Disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero.
  • Conocer e implementar nuevas tecnologías de eficiencia energética.
  • Optar por otras fuentes de energía alternativa
  • Lograr la concienciación de todo el personal para adoptar las medidas de ahorro.
  • Mejorar la imagen corporativa de cara al exterior, y demostrando a las partes interesadas el compromiso ambiental de la empresa.
  • Se puede integrar fácilmente con otras normas de gestión.

Si desea implementar un sistema de gestión energética que sea eficiente para su empresa no dude en llamarnos, estaremos encantados de poder ayudarle.

FORTALECER LA EMPRESA CON ISO 45001

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Actualmente, y tras la situación de pandemia global que estamos atravesando debido al COVID 19, podemos decir que la seguridad y salud en el trabajo no se volverá a tratar de una manera aislada en las organizaciones, sino que se integrará con el resto de los factores que hacen que la gestión de una empresa sea adecuada, sostenible y por tanto la haga más fuerte.

Nuestra vida laboral no va a volver a ser como lo era antes del coronavirus, o al menos no a corto plazo.  En esta vuelta al trabajo, la gestión de la seguridad y salud está cobrando una gran importancia, puesto que ha surgido un nuevo riesgo laboral, el posible riesgo biológico, en este caso COVID 19, que afecta a todos los puestos de trabajo y que debe ser debidamente evaluado y tratado en las empresas.  Aquellas empresas que disponen de un Sistema de Seguridad y Salud en base la norma ISO 45001 tienen ya una herramienta de gestión eficaz para asegurar el trabajo y la salud de sus trabajadores en su organización.

¿Qué aporta la ISO 45001?

Esta norma, tiene estructura de alto nivel, común al resto de normas de gestión como ISO 9001 o ISO 14001, y supone una gran refuerzo al  liderazgo de la alta dirección, y poniendo especial interés en el contexto en el que trabaja la empresa y en el análisis y gestión de riesgos y oportunidades detectadas en materia de Seguridad y Salud en el trabajo, lo que permitirá a la empresa mejorar su desempeño.

Introduce el concepto de bienestar laboral, clave hoy día para que los empleados, como partes interesadas de la organización, trabajen de manera motivada y comprometida, lo que a su vez mejorará su rendimiento y productividad. 

También establece los medios para eliminar los peligros y minimizar los riesgos, incluidos los biológicos, con medidas de prevención eficaces, aprovechando las oportunidades y mejorado del desempeño. Y otorga una gran importancia a la consulta y participación de los empleados a todos los niveles y funciones aplicables de la empresa, la empresa además de proteger debe centrarse en promover la salud física y mental de los trabajadores.

Certificarse en ISO 45001 aportará a la organización un valor añadido, demostrando un claro compromiso con la prevención y la seguridad de sus trabajadores, y mejorando la imagen de cara a la sociedad.

Si está interesado en hacer a su empresa más fuerte con la implantación de un Sistema de Gestión de la seguridad y salud en el trabajo, en base a la norma ISO 45001, o necesita migrar su sistema de OHSAS 18001 a ISO 45001, contacte con nosotros y le ayudaremos.

PROTOCOLOS CERTIFICADOS FRENTE AL COVID 19

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Como ya comentamos en la entrada anterior, está cobrando una gran importancia la gestión que las empresas están haciendo de la seguridad y salud frente al coronavirus. Tanto los clientes como los propios trabajadores de una empresa necesitan sentirse seguros en ella, y para ello las empresas están elaborando protocolos de prevención frente al COVID 19, analizando cada puesto de trabajo, cada posible foco de contagio y estableciendo medidas para prevenirlo.

Pero hay algunos sectores en los que no basta con tener los protocolos, sino que es necesario la evidencia de la adecuada aplicación de buenas prácticas en la gestión del coronavirus para generar confianza en los trabajadores, clientes y consumidores y darles garantías de seguridad. Es por ello, que han surgido distintas certificaciones cuya finalidad es verificar la eficacia de los protocolos y evidenciar su funcionamiento.

Son varias las certificadoras que han lanzados estos certificados y hoy vamos a detenernos en dos de ellas:  

SGS: ha desarrollado un esquema de verificación de protocolos de prevención y control de infecciones cuyo proceso de auditoría consta de:

  • Revisión documental: consistente en la evaluación en remoto del protocolo que elabora la organización para determinar si cumple los requisitos mínimos para poder proseguir con la auditoría, que deben incluir una parte de limpieza y desinfección y otra de medidas de prevención.
  • Visita a las instalaciones: se realizan según un plan de muestreo y se comprueba que lo establecido en el protocolo se está cumpliendo y se puede

Si los resultados de la evaluación inicial son positivos, SGS emitirá un Certificado de cumplimiento de validez anual, que deberá mantenerse en el tiempo, para lo que la certificadora podrá realizar visitas periódicas no anunciadas.

AENOR: ha desarrollado una metodología basada en las recomendaciones de organismos nacionales e internacionales, y que incluyen requisitos de salud laboral, buenas prácticas de limpieza e higiene, medidas organizativas, medidas de protección o formación y de información y comunicación. Los protocolos que elaboren las empresas deben incluir tanto las recomendaciones sectoriales publicadas por entidades oficiales como las de carácter obligatorio que han emitido y siguen emitiendo las autoridades competentes. Su proceso de auditoría incluye:

  • Fase I: en la que se realiza una revisión documental del protocolo y que se lleva a cabo en remoto.
  • Fase II: auditoría presencial de certificación, comprobando in situ que la implantación de las medidas incluidas en el protocolo para prevenir el COVID 19 se realiza de manera eficaz y que es adecuado en función de las características de la organización.

 Y posteriormente, a partir de la fecha de la fase II de la auditoría y una vez concedido el certificado, AENOR realizará seguimientos trimestrales para comprobar que se sigue aplicando el protocolo de manera eficaz.

Si está interesado en alguna de estas certificaciones de protocolos frente al COVID 19  y necesita asesoramiento contacte con nosotros.