EUCERPLAST, CERTIFICACIÓN PARA LOS QUE USAN PLÁSTICO RECICLADO

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Actualmente, el plástico está acaparando noticias y se está extendiéndo una alarma social entorno al cada vez mayor uso que se hace de él.

Pues bien, lo que una gran parte de la sociedad desconoce, es que hace tiempo que se están tomando medidas para controlar en cierto modo esa “invasión” desmesurada del plástico en nuestro día a día, y una de las más importantes es el uso de plástico reciclado post-consumo. Si se apuesta por el reciclaje de los plásticos post- consumo se logrará evitar que estos vayan a parar a la naturaleza provocando los grandes problemas medioambientales que ya todos conocemos.

Después de varios años de trabajo, los transformadores, recicladores y recuperadores de plásticos europeos se pusieron de acuerdo para lanzar una nueva certificación y auditoría medioambiental de ámbito europeo llamada EuCertPlast, que pretende apostar por el reciclaje de plásticos post-consumo.

El objetivo de la Certificación europea EUCERPLAST es fomentar buenas prácticas de reciclaje respetuosas con el medioambiente y procedimientos estandarizados y centrados en la trazabilidad y evaluación de la conformidad del polímero reciclado.

Se centra en la trazabilidad de los materiales plásticos en la cadena de suministro, durante todo el proceso de reciclaje, y la calidad del contenido reciclado en el producto final. Es decir que se pueden certificar desde las empresas recicladoras hasta las trasformadoras que utilizan como materia prima plástico reciclado certificado.

Con esta certificación se persigue lograr que la industria europea de los plásticos sea cada vez más transparente, y que exista un esquema común para la realización de las auditorías, salvando la dificultad que actualmente presenta el hecho de que existan distintas normativas en función del país.  

La combinación de todos estos aspectos permitirá a los recicladores cumplir con los requisitos de REACH (Reglamento relativo al registro, la evaluación, la autorización y la restricción de las sustancias y preparados químicos) y con el cumplimiento de los requisitos necesarios para ser apto para el contacto con alimentos.

¿QUÉ REQUISITOS EXIGE?

El esquema de certificación funciona según la norma europea EN 15343: 2007. Con EuCertPlast, los recicladores y auditores pueden trabajar para integrar diferentes esquemas de auditoría y crear un sistema eficiente, armonizado y transparente.

La norma contiene 55 requisitos divididos en 9 secciones:

  • Sección 1. Licencias, permisos y certificaciones
  • Sección 2. Equipo directivo
  • Sección 3. Procedimientos y controles del material entrante
  • Sección 4. Gestión de existencias
  • Sección 5. Proceso de producción
  • Sección 6. Controles del material reciclado saliente
  • Sección 7. Protección medioambiental
  • Sección 8. Subcontratación
  • Sección 9. Gestión de calidad

Y además lo requisitos se dividen en “obligatorios y en importantes, pero no esenciales”, y una empresa que quiera lograr la certificación debe cumplir el 100% de los obligatorios y, al menos, el 50% de los importantes, pero no esenciales. Además, la auditoría de certificación sólo la pueden efectuar auditores acreditados de manera personal por EuCertPlast.

Aquellos compradores de plásticos reciclados post-consumo que realmente quieren garantizar productos de buena calidad, suelen exigir a sus proveedores el certificado EuCertPlast.

Uno de nuestros clientes, Sulayr Global Service, S.L. , es consciente de la relevancia que está alcanzando esta certificación, por lo que solicitó los servicios de INTEGRA y desde el pasado 31 de mayo de 2019, cuenta con el certificado EuCertPlast, lo que le permitirá un posicionamiento aún mejor en el mercado de plástico reciclado post-consumo.

Si su empresa pertenece al sector del plástico reciclado y necesita asesoramiento sobre la certificación EuCertPlast, no dude con contactar con nosotros, contamos con la experiencia necesaria.

¿Conoces la certificación forestal Cadena de Custodia?

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedinLa Certificación Forestal, Cadena de Custodia, es aquella que acredita si los productos forestales como madera, papel, corcho, cortezas, resinas… utilizados por una determinada empresa proceden de bosques que se gestionan sosteniblemente. Un producto forestal en el camino que recorre desde el bosque hasta el usuario final va experimentando procesos de transformación, fabricación, distribución… y la certificación de Cadena de Custodia se encarga de que ese producto esté bien identificado y separado de otros materiales que no estén certificados. Por tanto, la certificación de cadena de custodia evalúa la línea de producción forestal, desde el árbol hasta el producto final, para evidenciar y comprobar que la madera utilizada procede de un bosque bien gestionado

Existen dos normas de cadena de custodia, PEFC Y FSC, y tanto la certificación de PEFC como la de FSC garantizan a los clientes que la materia prima con las que se ha fabricado un producto concreto proviene de bosques gestionados de manera sostenible. Además, garantiza también que la mezcla de productos certificados por alguna de las dos normas de Cadena de Custodia con otros productos no certificados debe hacerse mediante procedimientos controlados que cumplan con los requisitos establecidos por la cadena de custodia.

¿Quién debe certificarse?

Esta certificación está orientada a cualquier empresa que produzca, comercialice o manipule en su proceso productivo productos forestales, tales como la madera, papel, corcho, cortezas, resinas, o derivados, e incluso productos alimenticios obtenidos de bosques certificados como pueden ser las setas o las piezas de caza.

La certificación de Cadena de Custodia es importante y aporta valor a aquellas empresas ambiental y socialmente responsables, cuyo objetivo es entrar en determinados mercados, y acceder a aquellos clientes, tanto públicos o privados, que incluyen entre sus requisitos de compras especificaciones relacionadas con esta certificación. Además, podrá etiquetar sus productos con la certificación para que los consumidores puedan identificar y elegir aquellos que provienen de un modelo de gestión forestal responsable.

PEFC o FSC, ¿en qué se diferencian?

Quizá la principal diferencia entre ambas certificaciones sea que FSC principalmente está promovido por Greenpeace y World Wide Fund for Nature (WWF) y el PEFC es promovido por el sector privado.

  • PEFC: (Programme for the Endorsement of Forest Certification) es una entidad independiente sin ánimo de lucro, de ámbito mundial, abierta a la participación de todos, que promueve la gestión sostenible de los bosques para conseguir un equilibrio social, económico y medioambiental de los mismos. Gracias a la certificación PEFC, las empresas y organizaciones pueden garantizar que sus productos provengan de bosques con gestión sostenible, o de materiales reciclados. La madera puede ser certificada, pero también productos forestales no madereros.
  • FSC: Forest Stewardship Council, o consejo de administración forestal. Se trata de una organización independiente, internacional y sin ánimo de lucro, cuyo objetivo es promover una gestión forestal ambientalmente responsable, socialmente beneficiosa y económicamente viable en los bosques de todo el mundo, a través de sistemas de certificación forestal y de etiquetado del producto. En el caso del material forestal recuperado la cadena de custodia permite asegurar la trazabilidad desde el consumidor hasta el centro de recuperación. ​​

Una empresa certificada en Cadena de Custodia PEFC y/o FSC puede disfrutar de distintas ventajas en el mercado, logrando un mejor posicionamiento frente a su competencia y una magnifica imagen de cara a la sociedad.

Si está interesado en este tipo de certificaciones y necesita asesoramiento contacte con nosotros y le acompañaremos durante todo el proceso.

Foto: brgfx

LO QUE NECESITAS CONOCER DE LA NORMA ISO 14001

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

  1. ¿QUÉ ES ISO 14001 Y UN SISTEMA DE GESTIÓN AMBIENTAL?

ISO 14001:2015 es la norma internacional que establece los requisitos para implantar un Sistema de Gestión Ambiental en una empresa, de forma que la organización consiga gestionar el equilibrio entre la reducción del impacto ambiental y el mantenimiento de la rentabilidad, utilizando para ello una gestión más eficiente de los recursos y de sus procesos.

Implantar una Sistema de Gestión Ambiental bajo los requisitos de la norma ISO 14001, hará que la empresa determine sus riesgos ambientales y los mantenga controlados, consiga reducir costes mediante la aplicación de medidas de consumo eficiente de los recursos y al mismo tiempo, le permitirá asegurar el cumplimiento de los requisitos legales.

  1. ¿QUIÉN LO CERTIFICA?

Una empresa que quiera certificar su Sistema de Gestión Ambiental según la norma ISO 14001 deberá contar con una Entidad de Certificación, acreditada por ENAC, que se encargará de auditar el sistema de gestión ambiental, evaluando si cumple con todos los requisitos de la norma y si está correctamente implantado en la empresa.

La certificación bajo la norma ISO 14001 de una empresa, se logra después de que la entidad de certificación escogida que la empresa constate que se cumplen los requisitos definidos en la norma y que se ha implantado y mantenido un Sistema de Gestión Ambiental.

Existen distintas entidades certificadoras acreditadas en nuestro país. En España, el único organismo con potestad para otorgar acreditaciones es la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC) declarada, según el Real Decreto 1715 de 2010 del estado español, y en cumplimiento de lo establecido en el Reglamento Europeo (CE) n.º 765/2008. Las acreditaciones otorgadas a una Entidad de Certificación se hacen por sectores de actividad, con lo que es fundamental que la empresa, a la hora de elegir con quién certificarse, previamente se asegure de que la entidad elegida está acreditada para la actividad a la que se dedica

  1. PASOS A SEGUIR POR UNA EMPRESA PARA CERTIFICARSE

Cuando una empresa se ha decidido por implantar un Sistema de Gestión Ambiental según los requisitos de la norma ISO 14001 es porque quiere lograr que sus procesos sean más eficientes y más respetuosos con el medio ambiente, al tiempo que demuestra ante la sociedad y todas las partes interesadas su claro compromiso por mejorar su gestión ambiental. Pues bien, una vez tomada la decisión, para que el Sistema de gestión se certifique con éxito, los pasos a seguir serán los siguientes:

Paso 1. Diagnóstico inicial

En esta primera fase se realizará un diagnóstico ambiental para conocer el funcionamiento de la empresa y el grado de cumplimiento de la actual forma de trabajo de la organización respecto a los requisitos de la norma ISO 14001:2015, y además comprobando el cumplimiento legal ambiental y de seguridad industrial de la empresa.  Teniendo en cuenta dicho diagnóstico se realizará una planificación de trabajo para definir cómo va a ser el desarrollo del proyecto.  Será fundamental la implicación de la Alta Dirección, puesto que se le exige un claro compromiso, comenzando, en este primer paso, por definir el alcance de certificación.

En esta fase es conveniente designar a la persona de la empresa que liderará el proceso de implantación del sistema de gestión, la cual actuará como coordinadora de los trabajos e interlocutora con la entidad de certificación. También será la persona que mantenga informada a la Dirección acerca del proceso de implantación y le transmita las necesidades de recursos para una exitosa culminación del proceso.

Paso 2. Elaboración de la documentación del sistema

En esta etapa se definen aspectos clave del Sistema de Gestión Ambiental de la organización y se procede a la elaboración de la documentación que formará dicho Sistema. Para ello se utilizará toda la información obtenida en la fase del diagnóstico y la que sea necesario recabar posteriormente, para lograr el diseño de una documentación que sea lo más práctica y útil posible para la organización y que garantice el cumplimiento de la norma a implantar y de todos los requisitos legales que la empresa necesite cumplir.

Paso 3. Implantación y puesta en marcha del sistema

A medida que se va diseñando la documentación del Sistema de Gestión Ambiental se irán implementando los procedimientos y registros en todos los procesos contenidos en el alcance. Además, en todas aquellas áreas en las que se hayan implantado los procedimientos se realizará un seguimiento que permita verificar la bondad del sistema diseñado.  De esta forma se podrán efectuar a tiempo las correcciones oportunas encaminadas a obtener un resultado satisfactorio.

Paso 4. Auditoría Interna

Una vez finalizada la fase de implantación, y tras la generación de los registros pertinentes por parte de la organización, se comprobará el cumplimiento del Sistema de Gestión Ambiental desarrollado mediante la realización de una Auditoría Interna. La finalidad de esta auditoría es detectar posibles desviaciones y alcanzar el ajuste final del sistema. Como resultado de esta auditoría, se elaborará un Informe en el que se reflejarán los resultados de esta, y en base a ellos se podrán subsanar las posibles deficiencias que pudieran detectarse antes de encaminarse al paso de la certificación.

Para que la auditoría interna sea eficaz debe ser realizada por personal debidamente cualificado y será fundamental que el auditor o equipo auditor se encuentre formado en la ISO 14001, que conozca la actividad de la empresa y que sea imparcial e independiente de los departamentos auditados.

Paso 5. Auditoría de Certificación

Una vez que se haya verificado que el Sistema de Gestión Ambiental cumple con los requisitos de la norma ISO 14001:2015, la organización deberá elegir una entidad certificadora acreditada por la ENAC y comenzar con el proceso de certificación.

La auditoría de certificación se realizará en dos fases, una Fase I en la que los auditores verificarán in situ si el diseño del sistema de gestión es adecuado para sus procesos y que cumple, a grandes rasgos, con los requisitos de la norma y con los requisitos legales ambientales y de seguridad industrial que le sean de aplicación.

Y una Fase II en la que los auditores verificarán in situ la implementación de las mejoras propuestas durante la Fase 1 y el cumplimiento de lo establecido en el Sistema de gestión ambiental en todos los procesos de la empresa, haciendo hincapié en los operativos. Tras la finalización de la auditoría elaborará un informe para determinar la conformidad del Sistema de Gestión, con respecto a las exigencias de la norma a certificar.

Si el resultado de la auditoría ha reflejado alguna no conformidad, la entidad certificadora establece un plazo para proponer las acciones correctivas correspondientes, para lo que se elaborará un Plan de Acciones Correctivas (PAC)

Después de conseguir la Certificación ISO 14001 es necesario su mantenimiento, puesto que el certificado se concede por tres años, debiendo realizar auditorías de seguimiento anuales y una auditoría de re-certificación, a los tres años.

 

  1. ¿QUÉ BENEFICIOS OBTIENE UNA EMPRESA CON EL CERTIFICADO ISO 14001 DE GESTIÓN AMBIENTAL?

Una empresa que implante una Sistema de Gestión ambiental obtendrá múltiples beneficios al tiempo que contribuirá a mejorar la repercusión de su actividad en el medio ambiente. Entre los beneficios están:

  1. Ahorrar costes mediante un uso más eficiente de los recursos, tanto de materias primas como de consumo de energía, agua, combustible…
  2. Reducir los costes derivados de la gestión de residuos, vertidos, emisiones…gracias al control adecuado de la generación de los mismos.
  3. Conocer y evaluar todos los aspectos ambientales relevantes de la actividad de la empresa, desde la perspectiva de ciclo de vida.
  4. Mejorar la imagen corporativa de la empresa ante la sociedad en general.
  5. Disponer de mas oportunidades gracias a su mejor posicionamiento en el mercado y al amplio reconocimiento internacional del que dispone la norma.
  6. Mejorar el desempeño de los procesos internos mediante un control eficiente de los mismos.
  7. Prevenir y controlar los posibles riesgos ambientales de la organización.
  1. ¿Y CUÁLES SON LOS REQUISITOS CONCRETOS DE ISO 14001?

La última versión de la norma ISO 14001 es la de 2015, y al igual que las ISO 9001, que ya tratamos en una entrada anterior, presenta una estructura de alto nivel (HLS), lo que las hace fácilmente integrables, compatibles y armonizables.

La estructura común de los apartados de los requisitos es la siguiente:

Capítulo 4. Contexto de la organización

Capítulo 5. Liderazgo

Capítulo 6. Planificación

Capítulo 7. Soporte

Capítulo 8. Operaciones

Capítulo 9. Evaluación del desempeño

Capítulo 10. Mejora

A continuación, pasamos a desarrollar cada uno de estos capítulos, para que puedan hacerse una idea de los aspectos que deberán tener en cuenta en cada uno de ellos, si se deciden por implantar en su organización un Sistema de Gestión Ambiental en base a la norma ISO 14001.

Capítulo 4. Contexto de la organización

Tal y como especifica la norma, para determinar y analizar su contexto, la organización debe determinar las cuestiones externas e internas que son pertinentes para su propósito y que afectan a su capacidad para lograr los resultados previstos de su sistema de gestión ambiental. Y entre dichas cuestiones se incluirá las condiciones ambientales que puedan afectar a la actividad de la organización o que puedan verse afectadas por dicha actividad.

Lograr establecer el contexto de una organización es un paso inicial importante para la correcta implantación de un sistema de gestión ambiental, puesto que la empresa debe establecer los aspectos externos e internos, y las condiciones ambientales que serán necesarios para lograr sus objetivos y su dirección estratégica y que afectan a la capacidad que estas tienen para lograr dichos objetivos.

Además, para ello, determinará qué partes interesadas y/o grupos de interés (internas/externas) son pertinentes en relación con el sistema de gestión ambiental, e identificará sus necesidades y otros requisitos mediante su análisis en la identificación de riesgos y oportunidades

Capítulo 5. Liderazgo

La alta dirección debe demostrar liderazgo y compromiso con respecto al sistema de gestión ambiental, y demostrar que este es eficaz. Para ello debe:

–  Establecer una política ambiental apropiada al contexto de la organización y a su actividad, y que incluya un claro compromiso por la mejora continua de la gestión ambiental y por el cumplimiento de requisitos legales ambientales

– Planificar objetivos ambientales que sean compatibles con la dirección estratégica y el contexto.

– Asegurar los recursos necesarios para la correcta implementación del sistema y para que este funcione, tanto recursos humanos como de infraestructura o económicos.

Lograr la implicación del personal con la gestión ambiental y mantener una comunicación con ellos fluida y eficiente sobre los requisitos del sistema.

Implementar los medios necesarios para que el Sistema de Gestión Ambiental logre los resultados previstos.

Capítulo 6: Planificación

Una empresa que quiera planificar el Sistema de Gestión Ambiental deberá tener en cuenta los aspectos y requisitos mencionados en el capítulo 4 de la norma, y además deberá determinar los riesgos y oportunidades relacionados con sus:

– aspectos ambientales

– requisitos legales y otros requisitos

Además, deberá establecer las acciones necesarias parar abordar dichos riesgos y oportunidades, con el objetivo de:

– asegurar que el sistema de gestión ambiental puede lograr sus resultados previstos;

– prevenir o reducir los efectos no deseados, incluida la posibilidad de que condiciones ambientales externas afecten a la actividad de la organización;

– lograr la mejora continua.

La empresa tendrá que determinar los aspectos ambientales de sus actividades, productos y servicios, considerando tanto aquellos que pueda controlar como aquellos sobre los que pueda influir. Y además tendrá en cuenta todas las etapas de los procesos, desde la recepción de materias primas, pasando por la producción, transporte y hasta el final de la vida útil de los productos. Esto es lo que esta última versión de la norma ha realización de la identificación y evaluación de los aspectos ambientales desde la perspectiva de ciclo de vida.

Si analizamos un ciclo de vida genérico podría abarcar las siguientes etapas:

  • Adquisición de materias primas, durante la cual se pueden establecer distintos criterios tanto de control como de capacidad de influencia sobre los proveedores.
  • Diseño, que permitirá introducir mejoras en el producto y tener en cuenta criterios de sostenibilidad desde el inicio, como el uso de unos materiales específicos que faciliten la eliminación final.
  • Fabricación o producción, fase en la que la empresa puede ejercer un control directo, por ejemplo, intentando reducir el consumo energético, buscando equipos más eficientes.
  • Envasado, se debe buscar la reducción de los embalajes y elegir materiales con el menor impacto posible.
  • Distribución, habrá capacidad de control o de influencia por ejemplo en cuanto a la elección de rutas, a la reducción de emisiones de CO2 y/o la disminución del uso de combustibles fósiles.
  • Uso del producto, en esta fase cobrará gran importancia la información que se le facilite al cliente o usuario puesto que no se dispondrá de capacidad de control.
  • Fin de vida útil, que se debe tener presente desde el inicio para buscar posibles soluciones de reciclaje, eliminación o reutilización de los distintos materiales que conforman el producto.

En estas actividades concretas, la organización tendrá una oportunidad de tomar decisiones que favorezcan la minimización de impactes negativos y fomenten los positivos

Capítulo 7: APOYO

La organización debe determinar y proporcionar los recursos necesarios para el establecimiento, implementación, mantenimiento y mejora continua del sistema de gestión ambiental. Para ello debe establecer la competencia necesaria del personal para desempeñar correctamente su puesto de trabajo y debe asegurarse de que conocen perfectamente sus funciones y responsabilidades.

Cuando detecte necesidades de formación, la dirección debe tomar medidas para que dichas necesidades sean cubiertas, para lo que planificará anualmente la formación.

También debe asegurarse de que los trabajadores conozcan la política ambiental de la empresa, los aspectos ambientales significativos y los impactos que generan, así como la importancia que su propio trabajo tiene en la eficacia del sistema y en la mejora continua del desempeño ambiental de la empresa, así como las repercusiones de los incumplimientos de los requisitos del sistema o de los requisitos legales. Para ello, será fundamental que la Dirección pueda evidencias que ha realizado esas comunicaciones y por tanto, tendrá que implementar un sistema de comunicación tanto interna como externa, que sea eficaz y fluido, y que le permita realizar todas las comunicaciones pertinentes al sistema de gestión ambiental.

Además, como en todo sistema de gestión, debe establecer un sistema para el control de la información documentada, su elaboración, revisión, aprobación, conservación…de modo que pueda disponerse de la documentación en vigor y de las evidencias de su cumplimiento.

Capítulo 8. Operación

La empresa debe establecer, implementar, controlar y mantener los procesos necesarios para cumplir con los requisitos del Sistema de Gestión Ambiental. Dentro del sistema de gestión ambiental se debe definir el tipo y grado de control o influencia que se va a aplicar a los distintos procesos.

Teniendo en cuenta la perspectiva de ciclo de vida la organización tendrá que:

  • Establecer controles para asegurar que se tienen en cuenta requisitos ambientales en el proceso de diseño y desarrollo del producto o del servicio que ofrece, y además considerando cada etapa del ciclo de vida.
  • Determinar requisitos ambientales a la hora de realizar compras de productos o de subcontratar algún tipo de servicio, y comunicará a los proveedores y subcontratas sus requisitos ambientales. De este modo, la organización utilizará su capacidad de influencia sobre ellos y evaluará su desempeño ambiental anualmente.
  • Considerar o decidir si se debe informar acerca de los impactos ambientales potenciales significativos de sus procesos, teniendo en cuenta todo el ciclo de vida, desde el transporte, entrega, uso, tratamiento al finalizar la vida útil…

Además, la organización tendrá que mantener evidencias de los controles operacionales, es decir, que mantendrá información documentada para comprobar que todos los procesos se están llevando a cabo según lo planificado y que están cumpliendo con los requisitos del Sistema de Gestión ambiental.

Otro aspecto muy importante dentro del capítulo 8 de la norma ISO 14001, es el de preparación y respuesta ante emergencias. La organización debe establecer, implantar y mantener los procesos necesarios para responder a las situaciones de emergencias. La empresa tendrá que:

  • Establecer un plan de situaciones de emergencia ambiental, en el que incluirá acciones encaminadas a prevenir que dichas situaciones se materialicen y también acciones para prevenir impactos ambientales y consecuencias de esas posibles situaciones de riesgo.
  • Evaluar y revisar periódicamente las acciones planificadas para dar respuesta a las situaciones de emergencias y comprobar su funcionamiento a través por ejemplo de simulacros.
  • Revisar y actualizar los planes cuando se llegue a materializar alguna de las situaciones de emergencia o se produzca algún accidente.

foto: Dooder

Capítulo 9: Evaluación del desempeño

La organización tendrá que establecer una metodología de seguimiento y medición de los procesos, que les permita llevar a cabo un análisis y evaluación del desempeño ambiental. Y cuando los procesos productivos requieran la utilización de equipos de seguimiento y medición, la organización se asegurará de que estén calibrados y se usen y mantengan de manera adecuada.

Además, para llevar a cabo una evaluación del desempeño ambiental adecuada la organización tendrá que:

  • Realizar un seguimiento de todas aquellas operaciones o procesos que puedan generar impactos, como los consumos de recursos, la generación de residuos, los vertidos, generación de emisiones…y podrá establecer indicadores ambientales que les permita medirlos.
  • Realizar seguimiento y evaluación de los requisitos legales ambientales y su grado de cumplimiento, definir con qué periodicidad se revisará dicho cumplimiento y tomar las medidas que se estimen oportunas en caso de ser necesarias.
  • Medir el grado de cumplimiento de los objetivos ambientales planificados.
  • Establecer los momentos en los que se deben realizar los seguimientos y determinar los criterios de aceptación que utilizará para analizar los resultados.

Por tanto, en primer lugar, la organización tendrá que analizar todos los procesos y actividades que desarrolla para determinar si pueden generar algún tipo de impacto ambiental y como ya hemos comentado, para ello tendrán que definir ciertos indicadores ambientales.

Las organizaciones deben conservar la información documentada como evidencia de los resultados de la evaluación del cumplimiento.

Finalmente, la alta dirección debe revisar el sistema de gestión ambiental de la organización a intervalos planificados, para evaluar su correcto desempeño y asegurar su eficacia y mejora continua.

La revisión por la dirección debe incluir:

a) el estado de las acciones de las revisiones por la dirección previas;

b) los cambios en:

1) las cuestiones externas e internas que sean pertinentes al sistema de gestión ambiental;

2) las necesidades y expectativas de las partes interesadas, incluidos los requisitos legales y otros requisitos;

3) sus aspectos ambientales significativos;

4) los riesgos y oportunidades;

c) el grado en el que se han logrado los objetivos ambientales;

d) la información sobre el desempeño ambiental de la organización, incluidas las tendencias relativas a:

1) no conformidades y acciones correctivas;

2) resultados de seguimiento y medición;

3) cumplimiento de los requisitos legales y otros requisitos;

4) resultados de las auditorías;

e) adecuación de los recursos;

f) las comunicaciones pertinentes de las partes interesadas, incluidas las quejas;

g) las oportunidades de mejora continua;

Las salidas de la revisión por la dirección deben incluir:

  • las conclusiones sobre la conveniencia, adecuación y eficacia continuas del sistema de gestión ambiental;
  • las decisiones relacionadas con las oportunidades de mejora continua;
  • las decisiones relacionadas con cualquier necesidad de cambio en el sistema de gestión ambiental, incluidas los recursos;
  • las acciones necesarias cuando no se hayan logrado los objetivos ambientales;
  • las oportunidades de mejorar la integración del sistema de gestión ambiental a otros procesos de negocio, si fuera necesario;
  • cualquier implicación para la dirección estratégica de la organización.

Capítulo 10: Mejora.

El proceso de mejora implica que la organización determine y seleccione aquellas oportunidades de mejora que va a implementar para lograr la mejora continua de su Sistema de Gestión Ambiental. Este proceso debe incluir:

  • Mejoras de los procesos para prevenir no conformidades
  • Mejoras de los productos y servicios para cumplir con los requisitos conocidos y esperados
  • Mejoras de los resultados del Sistema de Gestión Ambiental

Una empresa establecerá y mantendrá procedimientos que definen las responsabilidades para investigar las no conformidades detectadas en el Sistema de Gestión, e iniciar las acciones correctivas aplicables, si procede. La organización debe demostrar además que, cuando ocurra una incidencia o no conformidad, incluida cualquiera originada por quejas, actúa del siguiente modo:

a) reaccionar ante la no conformidad, y cuando sea aplicable:

1) tomar acciones para controlarla y corregirla;

2) hacer frente a las consecuencias, incluida la mitigación de los impactos ambientales adversos;

b) evaluar la necesidad de acciones para eliminar las causas de la no conformidad, con el fin de que no vuelva a ocurrir en ese mismo lugar ni ocurra en otra parte, mediante:

1) la revisión de la no conformidad;

2) la determinación de las causas de la no conformidad;

3) la determinación de si existen no conformidades similares, o que potencialmente puedan ocurrir;

c) implementar cualquier acción necesaria;

d) revisar la eficacia de cualquier acción correctiva tomada; y

e) si fuera necesario, hacer cambios al sistema de gestión ambiental.

Las acciones correctivas deben ser apropiadas a la importancia de los efectos de las no conformidades encontradas, incluidos los impactos ambientales.

En definitiva, las organizaciones y/o empresas deben mejorar continuamente la idoneidad, adecuación y eficacia de su Sistema de Gestión Ambiental, para demostrar su claro compromiso por lograr que sus procesos sean cada día más respetuosos con el medioambiente y generen el menor impacto ambiental posible. Deberán tener en cuenta la evaluación y los elementos de salida de la revisión por la dirección para confirmar si hay áreas de bajo desempeño u oportunidades que deban tratarse como parte de la mejora continua, que es el fin último de un Sistema de Gestión.

 

¿QUÉ ES UN SISTEMA INTEGRADO DE GESTIÓN?

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedinSi queremos conocer qué es un Sistema Integrado de Gestión (SIG) habrá que comenzar por saber qué es un Sistema de Gestión, pues bien, es una herramienta que permite a la empresa establecer la metodología y procesos a seguir en el día a día de su actividad. Los Sistemas de Gestión se suelen Implantar en una empresa en base a los requisitos de una norma, como por ejemplo ISO 9001 de gestión de calidad, y disponer de dicho Sistema será garantía de que los procesos que se siguen en la empresa cumplen con los estándares marcados por dicha norma.

New call-to-action

 

Y un Sistema Integrado de Gestión (SIG) es aquel que gestiona a la vez distintas disciplinas como pueden ser calidad, medio ambiente, seguridad… y está diseñado en base a varias normas, dos, tres o incluso más. Por ejemplo, un sistema integrado de gestión en calidad y medio ambiente es aquel que cumple tanto con los requisitos establecidos por la norma ISO 9001 como los de la norma ISO 14001, y que se integran en un mismo Sistema de Gestión. Los fines que tienen estos sistemas de gestión están relacionados con mejorar el rendimiento, reducir los gastos y conseguir que la empresa funcione de una manera más equilibrada.

En la actualidad las empresas trabajan para lograr una imagen corporativa que pueda satisfacer las expectativas de los potenciales clientes y de la sociedad, por ello hoy día, la política de una empresa va más allá de la preocupación por la calidad, interesándose también por la seguridad y la protección del medio ambiente. Una empresa se encuentra ante el desafío de ofrecer un servicio o producto de calidad mientras garantiza la seguridad y la protección del medio ambiente y para lograrlo se podrá servir de un SIG.

SISTEMA INTEGRADO DE GESTIÓN

Y es por ello, que el SIG más habitual es aquel que incluye gestión de calidad, gestión de medio ambiente y gestión de la seguridad y salud en el trabajo, que cubrirá todos los aspectos de la organización.

Para facilitar la integración de las distintas normas de gestión, la organización internacional de estandarización ISO, está homogeneizando las estructuras de todas ellas. Tanto ISO 9001:2015 como ISO 14001: 2015 y la nueva ISO 45001:2018 (que viene a sustituir a la OHSAS 18001) siguen la misma estructura de alto nivel que les permite integrarse perfectamente en un único Sistema Integrado de gestión de la calidad, el medio ambiente y la seguridad y salud en el trabajo.

¿Qué ventajas aporta un SIG a una empresa?

En primer lugar, destacaremos que si una empresa ya dispone de alguna de las normas implantadas le resultará muy fácil implantar cualquiera de las otras de una manera integrada y reduciendo tiempo y recursos respecto a implantarla sola.

Pero además, un Sistema Integrado de Gestión permitirá a una empresa:

  • Reducir los costes en la implantación y en la certificación de las normas respecto a hacerlo de manera individual.
  • Llevar a cabo una estrategia que tenga en cuenta los requisitos de todas las normas y que permita planificar los objetivos desde un enfoque común.
  • Mejorar la eficacia de los distintos procesos, ya que se desarrollarán bajo las perspectivas de las tres disciplinas calidad, medio ambiente y seguridad y salud en el trabajo.
  • Realizar las auditorías de manera integrada, por lo que se reducirán costes y tiempos.
  • Evitar duplicidad documental.
  • Contar con planes de emergencia que integren los aspectos ambientales y los de seguridad y salud en el trabajo.
  • Lograr concienciar a todas las partes interesadas de la empresa, tanto internas como externas, sobre la preservación del medio ambiente y la importancia de mantener un ambiente de trabajo más seguro.
  • Conseguir la mejora continua de la organización.
  • Mejorar la imagen corporativa ante los clientes y la sociedad.
  • Lograr una mejor posición en el mercado frente a la competencia.

En INTEGRA somos especialistas en la implantación de Sistemas Integrados de Gestión así que le asesoraremos y ayudaremos a mejorar la gestión de su empresa en base a nuestra amplia experiencia. Contacte con nosotros.

New call-to-action

Foto: rawpixel.com

REDUCIR COSTES CON LA NORMA ISO 14001

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedinHoy día, la Gestión ambiental en una empresa es fundamental para mejorar su posicionamiento en el mercado y obtener beneficios tanto de imagen como económicos, es decir, que implantar un Sistema de Gestión ambiental según la norma ISO 14001 se ha convertido en una clara inversión a corto y largo plazo.

Logar el equilibrio entre el beneficio económico y la protección del medio ambiente debe ser el objetivo de toda empresa actualmente, puesto que la sociedad demanda un tejido empresarial en el que prime la responsabilidad social y ambiental, y que dirija su desarrollo hacia la sostenibilidad.

New call-to-action

 

Y, esa es la función de un Sistema de Gestión ambiental, crear una herramienta eficaz que permita a la empresa reducir costes para ser más competitivos, y para adaptarse a las demandas de esta sociedad cada vez más concienciada ambientalmente,  preocupada por la contaminación del medio, el uso de los recursos, la gestión de residuos o el cambio climático.

REDUCIR COSTES CON LA NORMA ISO 14001

Y ¿Cómo se reducen costes con la Gestión ambiental?

La norma ISO 14001:2015 establece una serie de requisitos encaminados a la mejora contInua del desempeño ambiental de la empresa y para ello esta debe:

  • Establecer un consumo de los recursos que sea eficiente y que le permita ahorrar consumo, emisiones y costes, evaluando para ello los aspectos ambientales y planificando objetivos de reducción. Esta utilización eficiente de los recursos naturales disponibles, tales como el agua, energía eléctrica, gas, combustible… conseguirá reducir tanto los costes como la generación de residuos y de emisiones.
  • Implementar una gestión de residuos que sea eficaz, acorde a la actividad de la empresa e intentando siempre optimizar costes, adoptando medidas de minimización, reutilización y/o reciclaje.
  • Realizar la evaluación de aspectos ambientales teniendo en cuenta el análisis de ciclo de vida, lo que le permitirá reducir costes en distintos procesos, como almacenamiento, transporte, envasado o embalaje…
  • Identificar las situaciones de emergencia ambiental y los posibles accidentes que podrían suceder, para adoptar medidas preventivas y un plan de actuación a seguir en caso de que sucedan. Con este Plan de emergencia ambiental se consigue que los costes sean mínimos.
  • Evaluar el cumplimiento de los requisitos legales es otro requisito fundamental de la norma ISO 14001, que hace que la posibilidad de recibir sanciones se minimice.

Si la empresa adopta todas estas medidas, será valorada muy positivamente por parte del cliente y logrará mejorar su posicionamiento tanto en el mercado como frente a la competencia, y al mismo tiempo contribuirá a la protección del medio ambiente.

En INTEGRA contamos con la experiencia necesaria para lograr que tu empresa ahorre coste mediante la implantación de un Sistema de Gestión Ambiental en base a los requisitos de la norma ISO 14001:2015.

Foto: dooder

EL DESEMPEÑO ENERGÉTICO SEGÚN LA NORMA ISO 50001:2018

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedinHoy día, unos de los objetivos fundamentales de cualquier empresa es buscar la eficiencia en la gestión energética, intentando lograr el equilibrio entre evitar el daño al medio ambiente, disminuir costes y garantizar en todo momento la calidad de los servicios y productos que se ofrecen.

Para ellos, la mayoría de la empresa implanta un Sistema de Gestión energética según la norma ISO 50001, cuya última versión se publicó en agosto de este año.

Esta norma establece los requisitos para implementar, mantener y mejorar un sistema de gestión de la energía, cuyo enfoque permita a una empresa alcanzar la mejora continua en su desempeño energético.

Y, ¿qué es el desempeño energético?

El Desempeño Energético se entiende como un concepto amplio, resultante de la relación entre la eficiencia energética, el uso de la energía y su consumo.  Precisamente, son estos los conceptos que se deben manejar y tener en cuenta en una empresa para que su desempeño energético sea eficaz.

La norma ISO 50001:2018 indica como puede evaluarse dicho desempeño y para ello establece la necesidad de definir indicadores que tengan en cuenta aquellos parámetros energéticos que se consideren de mayor interés o importancia para la empresa y que permitan observar la tendencia y evolución de estos. Con ellos se podrá medir y evaluar el rendimiento energético de la organización y para ello es preciso considerar previamente qué debe medirse, qué métodos debemos emplear y cuándo los datos deben ser analizados e informados.

Si el proceso de definición de los indicadores se ha llevado a cabo correctamente, siguiendo los pasos establecidos, los resultados de los mismos deben indicar que los procesos son cada vez más eficientes energéticamente hablando, logrando la optimización energética de la empresa.

A partir de los resultados obtenidos de los indicadores de desempeño energético, la empresa podrá establecer objetivos de mejora contínua.

Si desea implementar un sistema de gestión energética que sea eficiente para su empresa no dude en llamarnos, estaremos encantados de poder ayudarle.

Foto: jannoon028

 

LA PERSPECTIVA DE CICLO DE VIDA EN LA NORMA ISO 14001:2015

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedinLa última versión de la norma ISO 14001:2015 Sistemas de Gestión Ambiental ha incluido un nuevo enfoque en la evaluación de los aspectos ambientales de una empresa, introduciendo la perspectiva de ciclo de vida. Una organización o empresa tendrá que determinar los aspectos ambientales de sus actividades, productos y servicios, considerando tanto aquellos que pueda controlar como aquellos sobre los que puede influir.

En la versión anterior de la norma,  la identificación, control y mejora de aspectos ambientales no se aplicaba más allá de la fabricación o producción.

New call-to-action

 

Aspectos que la empresa debe tener en cuenta con la nueva versión de la norma ISO 14001:2015

Con este nuevo enfoque la norma ISO 14001 pretende que la empresa no solo tenga en cuenta aquellos aspectos e impactos ambientales que están bajo su control directo, sino también a aquellos en los que pueda influir al encontrarse dentro del ciclo de vida de su producto y/o servicio. Además tendrá en cuenta todas las etapas de los procesos, desde la recepción de materias primas, pasando por la producción, transporte y hasta el final de la vida útil de los productos.

CICLO DE VIDA

¿Cómo puede cumplir mi empresa con el nuevo enfoque?

Su empresa debe tener en cuenta la perspectiva de ciclo de vida para determinar los aspectos y posibles impactos ambientales, y para ello podría, entre otra cosas, establecer los controles necesarios, determinar los requisitos ambientales para la compra de productos y/o servicios y comunicárselo a los proveedores, buscar la eficiencia energética en nuestros equipos, la disminución de las emisiones de CO2 en los transportes o facilitar información relevante al consumidor final.

Si analizamos un ciclo de vida genérico podría abarcar las siguiente etapas:

  • Adquisición de materias primas, durante la cual se pueden establecer distintos criterios tanto de control como de capacidad de influencia sobre los proveedores.
  • Diseño, que permitirá introducir mejoras en el producto y tener en cuenta criterios de sostenibilidad desde el inicio, como el uso de unos materiales específicos que faciliten la eliminación final.
  • Fabricación o producción, fase en la que la empresa puede ejercer un control directo, por ejemplo, intentando reducir el consumo energético, buscando equipos más eficientes.
  • Envasado, se debe buscar la reducción de los embalajes y elegir materiales con el menor impacto posible.
  • Distribución, habrá capacidad de control o de influencia por ejemplo en cuanto a la elección de rutas, a la reducción de emisiones de CO2 y/o la disminución del uso de combustibles fósiles.
  • Uso del producto, en esta fase cobrará gran importancia la información que se le facilite al cliente o usuario puesto que no se dispondrá de capacidad de control.
  • Fin de vida útil, que se debe tener presente desde el inicio para buscar posibles soluciones de reciclaje, eliminación o reutilización de los distintos materiales que conforman el producto.

En estas actividades concretas, la organización tendrá una oportunidad de tomar decisiones que favorezcan la minimización de impactes negativos y fomenten los positivos. Si están interesado en la implantación de un sistema de gestión ambiental en base a la norma ISO 14001:2015 contacte con nosotros.

Foto: freepik

¿Cómo analizar y evaluar el riesgo ambiental en su empresa? UNE 150008

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedinLa norma UNE 150008 de Análisis y Evaluación del Riesgo Ambiental, establece los requisitos y las pautas a seguir por una empresa que quiere evaluar y cuantificar los riegos que su actividad causa al medio ambiente. Además, pretende establecer las bases para que la gestión de los riesgos se realice una manera más eficaz, facilitando la toma de decisiones.

Conceptos para establecer el riesgo ambiental

  • Se parte de la base de un suceso indicador que nos indica el hecho que puede provocar un incidente.
  • Se le asigna una probabilidad de ocurrencia de dicho suceso.

El resultado de la combinación de ambos conceptos son los escenarios de posibles accidentes, siendo el objetivo final determinar la probabilidad de cada escenario y las consecuencias naturales, humanas y socioeconómicas que se derivarían si sucedieran.

Evaluar el riesgo ambiental

La norma UNE 150008 se encuentra diseñada para poder ser implementada en cualquier empresa, independientemente del sector al que pertenezca o del tamaño que tenga, siendo las organizaciones que más demandan este tipo de implantación las que por su actividad, tienen una mayor posibilidad de tener un accidente ambiental.

Beneficios que se obtienen con la implementación de la UNE 150008.

Los beneficios que obtienen las organizaciones después de la implementación de un Sistema de Gestión que se basa en la norma UNE 150008 son:

  • Delimitar funciones y responsabilidades internas en el caso de que se produzca un accidente ambiental.
  • Incentivar a los trabajadores para que se encuentren pendientes de mejorar la política de gestión ambiental de la sociedad.
  • Reducir las primas de riesgo.
  • Mejorar la imagen de la empresa
  • Obtener un mejor trato con la administración.

Además, otro aspecto positivo de esta norma es su fácil integración con los sistemas de gestión ambiental (ISO 14001, EMAS…) que puedan estar ya implementados en una empresa, y más aún con la tendencia actual de incluir la gestión del riesgo como aspecto fundamental en la mayoría de las normas de gestión certificables.

¿Quieres más información? Contacte con nosotros, estaremos encantados de asesorarle.

Foto: freepic.diller

¿DESEA MEJORAR LA GESTIÓN ENERGÉTICA DE SU EMPRESA? IMPLANTE LA NUEVA NORMA ISO 50001:2018

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedinReducir el consumo energético y las emisiones de gases de efecto invernadero es una necesidad creciente para las empresas y cada día cobra más fuerza. Buscar la eficiencia en la gestión energética es el objetivo fundamental, consiguiendo un equilibrio entre evitar el daño al medio ambiente, disminuir costes y garantizar en todo momento la calidad de los servicios y productos que se ofrecen.

La eficiencia energética se conoce como la eficiencia en la producción, distribución y uso de la energía necesaria para poder garantizar la calidad total siendo uno de los aspectos que pueden afectar a la competitividad de las empresas. Por este motivo cada vez más empresas apuestan por los Sistemas de Gestión Energética (SGE).

La norma de calidad ISO 50001:2018 de Sistemas de Gestión Energética, es la más utilizada por las empresas y certifica que una organización tiene implantado un sistema de gestión energética que optimiza el uso de la energía de manera adecuada. Esta norma es aplicable a cualquier empresa, sea cual sea su actividad o tamaño.

 El sistema de gestión energética es una herramienta que permitirá la reducción de los consumos de energía, que a su vez se traducirán en un ahorro económico y en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. Esto quiere decir que cualquier inversión que se haga con esta finalidad tendrá un retorno económico para la empresa.

Entre los cambios que aporta esta nueva versión podemos destacar que presenta la estructura de alto nivel que la hace fácilmente integrable con otras normas ISO de sistemas de gestión (9001, 14001, 45001…). Además, tiene un mayor enfoque al negocio, incluyendo entre otras cosas el análisis de riesgo y la determinación del contexto de la organización.

¿Qué beneficios puede aportar a su empresa la ISO 50001?

  • Lograr un consumo más eficiente de los recursos
  • Ahorro de energía en el corto, medio y largo plazo.
  • Disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero.
  • Conocer e implementar nuevas tecnologías de eficiencia energética.
  • Optar por otras fuentes de energía alternativa
  • Lograr la concienciación de todo el personal para adoptar las medidas de ahorro.
  • Mejorar la imagen corporativa de cara al exterior, y demostrando a las partes interesadas el compromiso ambiental de la empresa.
  • Se puede integrar fácilmente con otras normas de gestión.

¿Apuestas por el cuidado al medio ambiente y quieres reducir el coste y el consumo de energía en tu empresa? Contacta con Integra.

Foto: jannoon028

 

FINALIZA EL PLAZO DE ADAPTACIÓN A ISO 9001:2015 E ISO 14001:2015

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedinLas últimas versiones de las normas ISO 9001:2015 e ISO 14001:2015 fueron publicadas en septiembre de 2015, concretamente los días 23 y 15 de septiembre respectivamente. Y como se ha venido anunciando, desde su publicación se abrió un periodo de adaptación de 3 años para aquellas empresas que estaban certificadas bajo las referencias anteriores de ambas normas.

Dicho periodo de adaptación llega a su fin el próximo 15 de septiembre, fecha a partir de la cual todas las empresas deben haber realizado la transición, habiendo pasado la auditoría de certificación en base a las versiones de 2015 de ambas normas y por tanto deben disponer de los nuevos certificados, puesto que los que se emitieron para la norma ISO 9001:2008 e ISO 14001: 2004 dejarán de tener validez.

FINALIZA EL PLAZO DE ADAPTACIÓN A ISO 9001:2015 E ISO 14001:2015

 ISO 9001:2015

Ha traído cambios importantes a las empresas, destacando quizá entre todos ellos la determinación del contexto de la organización y partes interesadas y la incorporación al sistema de la gestión del riesgo y de las oportunidades.

New call-to-action

 

ISO 14001:2015     

Además de incluir los cambios mencionados para la 9001, añade como una de sus principales aportaciones la inclusión de la perspectiva de ciclo de vida a la hora de identificar y evaluar los aspectos ambientales. Además, ambas normas comparten también la estructura de alto nivel, que facilita aún más la integración de ambas entre sí y con otras normas.

New call-to-action

 

Todas nuestras empresas han realizado la transición con éxito y disponen ya de sus certificados en vigor para sus sistemas de gestión de calidad y/o medio ambiente, bajo los requisitos de las últimas versiones de las normas ISO 9001 y/o ISO 14001.

Si su empresa no ha llegado a tiempo y sus certificados van a dejar de tener valor, llámenos y le ayudaremos a adaptarse en el menor tiempo posible.

Foto: freepik