ISO 14001 PARA ACCEDER A LA CONTRATACIÓN PÚBLICA

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

En el marco de la Estrategia europea 2020, que pretende fomentar el desarrollo inteligente, sostenible e integrado en la economía de la Unión Europea, nació la Ley 9/2017 de Contratos del Sector Público.

El objetivo de esta Ley, que entró en vigor el 8 de marzo 2018 es conseguir una mayor transparencia en la contratación pública  y permitir o facilitar el acceso a la contratación pública a las pequeñas y medianas empresas y que los criterios cualitativos de adjudicación que se diseñen permitan a los organismos obtener obras, suministros y servicios de gran calidad. Para ello, establece la necesidad de incluir aspectos cualitativos, medioambientales, sociales e innovadores vinculados al objeto del contrato.

¿Cómo se puede demostrar que una empresa cumple con esos criterios?

En su artículo 145 establece que, entre los criterios cualitativos para evaluar la mejor relación calidad-precio, se podrán referir a características ambientales como la reducción del nivel de emisión de gases de efecto invernadero, el empleo de medidas de ahorro y eficiencia energética, la utilización de energía procedentes de fuentes renovables durante la ejecución del contrato y el mantenimiento o mejora de los recursos naturales que puedan verse afectados por la ejecución del contrato.

CUADRO CHEQUEO

Además, en aquellos contratos en los que la ejecución pueda tener un impacto significativo en el medio ambiente, en la adjudicación se valorarán condiciones ambientales medibles.

La Ley sigue la regulación anterior relativa a la acreditación del cumplimiento de las normas de gestión medioambiental y a las obligaciones en materia medioambiental, social o laboral. En su artículo 94, establece que las empresas licitadoras, acreditarán el cumplimiento mediante certificados de gestión medioambiental como condición de solvencia técnica, es decir, para acreditar su experiencia en el ámbito de la protección del medio ambiente.

Por tanto, si tu empresa dispone por ejemplo, de un Sistema de Gestión Ambiental según la norma ISO 14001:2015 podrá acreditar la solvencia técnica ante la administración.

Si estás interesado en acceder a contratos públicos y aun no dispones de un Sistema de Gestión Ambiental certificado, solicítenos presupuesto sin compromiso.

Imagen: macrovector_official

REDUCE LOS ACCIDENTES DE TRÁFICO LABORALES CON ISO 39001

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Los accidentes de tráfico en horario laboral aumentan cada año, tal y como reflejaban los datos del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social. En el año 2018 fallecieron 249 trabajadores debido a un accidente de tráfico laboral y de esto 136 se produjeron in itinere, es decir en el trayecto de casa al trabajo o del trabajo a casa y los 113 restantes durante la jornada de trabajo.

Son datos bastante contundentes, y si a ellos añadimos que el 38% de las muertes ocasionadas por accidente laboral son debidas a accidentes de tráfico, se evidencia la necesidad de que las empresas tomen medidas para fomentar la seguridad vial entre sus trabajadores.

La norma ISO 39001 puede ayudar a las empresas a lograr el objetivo de reducción los accidentes de tráfico laborales implantando un Sistema de Gestión de la Seguridad Vial.

¿Qué es la norma ISO 39001?

La ISO 39001 es una norma internacional elaborada por la Organización Internacional para la Estandarización (ISO) y que establece los que especifica los requisitos para implantar un Sistema de Gestión de seguridad Vial (SV) para que las organizaciones cuya actividad está relacionada con el sistema vial reduzcan el número de accidentes y evite las consecuencias de los mismo.

La norma se basa en los cuatro factores que determinan el contexto en Seguridad vial y que son: el factor humano, el factor vehículo, el factor vía y los aspectos organizativos.

El objetivo principal de un Sistema de Gestión de e la seguridad vial será conciencia y formar a los trabajadores para mejorar su manera de conducir, sus prácticas al volante, aumentando así la seguridad de la movilidad y minimizando el riesgo de sufrir un accidente de tráfico. Además, la empresa tendrá que identificar todas las amenazas viales a las que los trabajadores estarán expuestos para tomar medidas que minimicen los riesgos.

¿Cómo se estructura la norma?

La norma ISO 39001 sigue la misma estructura otros estándares más conocidos como ISO 9001, ISO 14001 o ISO 45001, lo que la hace fácilmente integrable con cualquiera de ellas.

Esta estructura, conocida como de alto nivel, se divide en:

  • Objeto y campo de aplicación: donde se especifica el uso previsto, así como su finalidad y el modo en que se aplicará.
  • Referencias normativas: aunque la ISO 39001 no necesita de otras normas para su interpretación.
  • Términos y definiciones: donde suele aparecer la terminología específica que aparecerá en el estándar.
  • Contexto de la organización: incluye desde la determinación del alcance, hasta la necesidad de analizar los factores externos e internos que pueden determinar el contexto de la organización, y la identificación de las necesidades y expectativas de las partes interesadas.
  • Liderazgo: este apartado común a todas las normas tiene como finalidad la implicación directa de la dirección a través de la definición de la política, liderar el proceso de implantación del Sistema y su posterior mantenimiento, así como lograr la implicación y el compromiso de todo el personal.
  • Planificación: se establece la necesidad de que la empresa identifique y determine sus riesgos y oportunidades y planifique medidas de control para los primeros y de consecución para los segundos.  
  • Soporte: en este apartado se incluye lo relacionado con los recursos tanto humanos como técnicos necesarios para buen funcionamiento del sistema de gestión, así como los procesos soportes en los que se apoya, como el de información documentada, comunicación…
  • Operación: este apartado se centra en el control operacional necesario para lograr esa adecuada gestión de la seguridad vial, así como la preparación de la empresa ante las posibles situaciones de emergencia.
  • Evaluación del desempeño: en este apartado se incluye la investigación de incidentes y accidentes de tráfico, seguimiento de procesos mediante indicadores y la necesidad de realizar auditorías internas.
  •  Mejora: incluye la gestión de no conformidades y la mejora continua del sistema de Gestión de la Seguridad Vial.

En definitiva, una empresa que se certifica un Sistema de Gestión de la Seguridad Vial conforme a la ISO 39001 logrará comportamientos más seguros entre sus trabajadores, logrando minimizar los riesgos de accidente de circulación e incluso salvar vidas y generando un impacto positivo no solo en la empresa sino también en la sociedad.  Si está interesado en la implantación de dicha norma contacte con nosotros.

CERTIFICACIÓN GLOBALGAP PARA PRODUCTOS AGRÍCOLAS

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Globalgap antiguamente conocido como Euregap es un organismo privado que establece normas voluntarias  por las que se pueden certificar productos agrícolas en cualquier parte del mundo. Desde 2007 se denomina GLOBALG.A.P. para reflejar su alcance global e internacional.

El Certificado GLOBALG.A.P., conocido como Norma para el Aseguramiento Integrado de Fincas (IFA), cubre las Buenas Prácticas Agrícolas aplicable a diferentes productos y que abarca la producción agraria, la acuicultura, la pecuaria y la horti-fruticultura. 

En la actualidad el certificado Globalgap es una evidencia ante los consumidores y distribuidores de que los alimentos son seguros y de calidad y han sido elaborados basándose en criterios de sostenibilidad, seguridad e higiene de los trabajadores que los manipulan garantizando el respeto al medio ambiente y a los animales.

Es la norma internacional con mayor reconocimiento para la producción agropecuaria, y se ha convertido en un requisito necesario para aquellos agricultores y ganaderos que aspiren a comercializar sus productos en grandes cadenas de distribución, tanto españolas como europeas o mundiales.

La normativa GLOBAL GAP de Aseguramiento Integrado de Fincas se certifica a nivel de explotación, y cubre todo el proceso de producción del producto certificado, es decir, desde el momento en que se planta, analizando incluso la procedencia de las semillas y estableciendo controles para las mismas.

Este certificado es una útil herramienta para fomentar la relación entre empresas, pero no es visible directamente para el consumidor final.

¿Quién puede certificarse?

Existen dos opciones para optar a la certificación Gobalgap:

  • GLOBALGAP para Agricultor-exportador, que se aplica a productores individuales, es decir, el que siembra, cultiva, cosecha y comercializa su producto. En este caso el certificado se emitirá a su nombre y para lograrlo deberá demostrar que lleva un control adecuado en todas las etapas.
  • GLOBALGAP para las asociaciones de productores o cooperativas, que además de con los requisitos exigidos para cada productor, para certificarse necesitará desarrollar un sistema de gestión de calidad para la asociación o cooperativa. En este caso, el grupo de productores debe estar constituido como una entidad legal y el certificado irá a nombre de dicha entidad y en el anexo adjunto se incluyen todos los productores bajo el alcance del certificado.

¿Qué requisitos necesito cumplir como productor individual para obtener el certificado?

La Norma IFA GLOBALG.A.P. V5 se estructura en un sistema de módulos que permite a los productores certificarse para varios sub-ámbitos en una sola auditoría. Es necesario cumplir una serie de Puntos de Control y Criterios de Cumplimiento (PCCC), que aparecen divididos en varios módulos, que a su vez cubren distintas áreas o niveles de actividad durante la producción. Los Puntos de Control y Criterios de Cumplimiento (PCCC) también se estructuran en módulos, y están conformados por:

  • El Módulo Base para Todo Tipo de Explotación Agropecuaria: es la base de todas las normas y establece los requisitos que los productores deben cumplir primero para obtener la certificación.
  • El Módulo del Ámbito: Establece criterios para distintos sectores de la producción alimentaria e incluye tres ámbitos, cultivos, animales y acuicultura.
  • El Módulo del Sub-Ámbito: en el que se establecerán los requisitos para un producto específico o un aspecto diferente de la producción de alimentos y la cadena de suministro.

Los aspectos que se incluyen en el Módulo base son:

– Inspección interna: mantenimiento de registros y autoevaluación.
– Historial y manejo de la explotación.
– Salud, seguridad y bienestar del trabajador.
– Gestión de residuos y agentes contaminantes, reciclaje y reutilización.
– Medio ambiente.
– Reclamaciones.
– Trazabilidad.

¿Está interesado en certificar su producto por Globalgap? Nuestros expertos en agroalimentario, estarán encantados de asesorarle, llámenos.

Imagen: BalashMirzabey

¿QUÉ LEGISLACIÓN REGULA LA SEGURIDAD ALIMENTARIA?

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

La industria agroalimentaria busca asegurar de forma cada vez más rápida (en tiempo real) la calidad, la seguridad y la vida útil de sus productos, así como mejorar la eficiencia de sus procesos productivos, para solucionar los retos surgidos con el avance de la sociedad, y esto hace que surjan nuevas necesidades normativas.

Actualmente la cadena alimentaria es tan larga que cuando un alimento llega a nuestra mesa ha recorrido un largo camino previo, pasando por distintas empresas, muchísimas personas y traspasando incluso fronteras. Por ello es tan importante disponer de un marco común legislativo en el que todo lo que se puede o no se puede hacer esté claramente establecido y sea común a todos los países.

Desde la Unión Europea nos llegan Reglamentos, Directivas, Decisiones, Recomendaciones, Dictámenes…unos de obligado cumplimiento y otros no, y que regulan diversos aspectos dentro de la cadena del sector agroalimentario, desde ingredientes, materiales en contacto con el alimento, contaminantes, almacenamiento, transporte, conservación, comercio…. Y además, hay que añadir que cada Estado Miembro también legislará teniendo en cuenta la protección de toda la ciudadanía europea y de todos los consumidores, y aprobando para ello Decretos o Reales Decretos.

Los recientes acontecimientos de alertas alimentarias han puesto el punto de mira en los controles establecidos para asegurar que los productos que llegan al consumidos son inocuos para la salud. Según la OMS, organización Mundial de la Salud, en Europa se producen unos 23 millones de casos anuales de intoxicaciones alimentarias y en el mundo unos 600 millones.

No obstante, a pesar de que una empresa cumpla con todos los requisitos legales, no existe el riesgo cero, puesto que intervienen muchos factores, incluidos los humanos, y tras las últimas alertas hay algunas voces que reclaman cambios normativos que refuercen aún más los protocolos y controles en materia de seguridad alimentaria.

HOMBRE CON LUPA

Actualmente existe una amplia cantidad de normativa de seguridad alimentaria que las empresas están obligadas a cumplir y que puede consultarse a través de AECOSAN, que es la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición, un organismo autónomo adscrito al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad a través de la Secretaría General de Sanidad y Consumo. La Agencia permite consultar tanto la normativa nacional como la de la Unión Europea relativa a la seguridad alimentaria, así como las notas interpretativas de esta legislación aprobadas por la Comisión Institucional de AECOSAN.

Y ¿CÓMO ASEGURA UNA EMPRESA QUE CUMPLE CON LA LEGISLACIÓN DE SEGURIDAD ALIMENTARIA?

En primer lugar, una empresa del sector agroalimentario debe saber que necesita implantar y poner en marcha programas y procedimientos de seguridad alimentaria, que tengan en cuenta todos los requisitos básicos de higiene. Y en función del tipo de empresa, el eslabón de la cadena en la que se encuentre, el tipo de producto que fabrique o comercialice y una serie de aspectos más, deberá optar además por implantar el autocontrol basado en los principios de APPCC (Análisis de Peligros y Puntos de Control Críticos) del Codex Alimentarius y tener en cuenta todos los requisitos legales que puedan aplicarles, desde los relativos a los ingredientes, pasando por los de envases en contacto con los alimentos y sus análisis de migraciones, los de conservación, requisitos de transporte, hasta etiquetado…

Para lograr cumplir con todos los requisitos legales, desde INTEGRA, recomendamos el uso de herramientas de gestión útiles para asegurar el cumplimiento legal y que sean certificables para así demostrar al resto de la industria agroalimentaria el compromiso de tu empresa con la seguridad alimentaria.  Estas herramientas son los Sistemas de Gestión de la Seguridad Alimentaria, que además de asegurar el cumplimiento legal, aporta un valor añadido a una empresa tanto nacional como internacionalmente.  Los Sistemas de Gestión de Seguridad Alimentaria pueden implantarse en base a distintas normas que conviven hoy día en el mercado, y que son compatibles entre ellas, como son ISO 22000, FSSC 22000, BRC (British Retail Consortium) y/o IFS (International Food Standard).

Si su empresa necesitas saber a qué legislación está obligada a cumplir o está interesada en implantar alguna norma de seguridad alimentaria, nosotros podemos ayudarle.

Foto: dooder

LOS SERVICIOS TURÍSTICOS DE INTERMEDIACIÓN TAMBIÉN OPTAN A LA Q DE CALIDAD

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Como ya hemos mencionado en anteriores ocasiones, la Q de Calidad Turística, es una distinción que se ha convertido en un auténtico sinónimo de excelencia en el sector turístico español, gracias a que su obtención evidencia el prestigio, la diferenciación, la rigurosidad y la fiabilidad del negocio que la obtiene.

Esta marca es otorgada por el Instituto para la Calidad Turística de España (ICTE) y puede ser conseguida por cualquier organización del sector turístico cuya actividad disponga de una norma de referencia. Y en esta ocasión, vamos a centrarnos en los Servicios Turísitcos de intermediación, qué sí cuentan con una norma específica para ellos,  la norma UNE 189001 que establece los criterios que deben cumplir para logra la Q de Calidad Turística.

La norma UNE 189001 va dirigida principalmente a agencias de viajes (receptivos, emisores, que realicen o no diseño de producto, con o sin servicio de organización de eventos) y organizadores profesionales de congresos (OPCs). Y puede aplicarse tanto si prestan servicio on line como si lo hacen off line.

logo Q de calidad turística

¿Qué puede aportar la certificación a un Servicio turístico de intermediación?

  • Prestigio y diferenciación respecto a la competencia.
  • Un plus para la imagen frente a los consumidores y las administraciones.
  • Permitirá mantener controlada la legislación, facilitando así su cumplimiento.
  • Permite oportunidades de mejora a través de las auditorías anuales realizadas por expertos auditores independientes.
  • Se logrará un uso eficiente de los recursos y de los procesos internos, lo que conlleva una mayor motivación del personal.
  • Y sobre todo ayudará a mejorar el servicio y a identificar las necesidades de los clientes, favoreciendo la fidelización de estos.

¿Qué requisitos hay que cumplir?

Esta norma establece requisitos de calidad a implantar en:   

  • Dirección: a esta se le otorgan las funciones y obligaciones relacionadas con la gestión de calidad de la organización, como son definir una política, establecer objetivos, gestionar los recursos humano y materiales de los que disponen, llevar a cabo una adecuada gestión ambiental y gestión de la seguridad y accesibilidad, y sobre todo lograr la mejora continua de sus procesos.
  • Prestación del servicio: en esta parte la norma establece unos requisitos mínimos a cumplir por las distintas organizaciones, pero en función del tipo. Regula procesos como operaciones de emisores y receptores en agencias minoristas, o de diseño de productos en las mayoristas, o procesos como gestión de eventos, congresos y reuniones… Además, se hace un gran hincapié en la importancia de gestionar adecuadamente el servicio postventa y el control de proveedores, en especial evidenciando su continua evaluación.
  • Infraestructura y equipamientos: contemplan requisitos específicos relacionados con la existencia de señalización que facilite la accesibilidad y de mantenimiento de equipos e infraestructuras, incluyendo equipos informáticos y tecnologías utilizadas.  

Si trabaja dentro del sector de los Servicios turísticos de Intermediación obtener a Q de calidad turística puede ser una gran oportunidad, así que no dude en contactar con nosotros para informarse en profundidad.

MEJORA CONTINUA DE ESPAÑA EN CERTIFICACIONES ISO

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

La mejora continua es el objetivo común de cualquier sistema de gestión que pretenda ser eficaz para una empresa. Pues bien, las empresas españolas tienen clara su apuesta por los sistemas de gestión certificados en distintos ámbitos, y con ello contribuyen al buen posicionamiento de España respecto a otros países en cuanto a certificaciones ISO se refiere.

En los informes ISO Survey of Certifications de los últimos años, referente mundial en certificaciones de sistemas de gestión conforme a normas internacionales ISO, hemos podido comprobar como España va escalando posiciones cada año, tanto a nivel mundial como a nivel europeo, en la práctica totalidad de certificaciones posibles.

En datos globales, las empresas españolas figuran entre las diez primeras posiciones mundiales en las certificaciones consideradas más importantes, como calidad, gestión ambiental, antisoborno, seguridad de la información, seguridad alimentaria, gestión de la energía o calidad de servicios de TI, entre otras. Y España se sitúa como tercer país de Europa y del mundo por centros certificados en Sistemas de Gestión Ambiental ISO 14001 y Gestión antisoborno ISO 37001.

Según los datos ofrecidos por el informe, hay unos 2 millones de organizaciones certificadas en el mundo, lo que evidencia que las empresas de todo el mundo ven en las certificaciones una herramienta que les permite mejorar en sus procesos al tiempo que mejora su competitividad.

Las empresas españolas ocupan los siguientes puestos en las principales certificaciones:

logo_ISO

• Gestión de la Calidad ISO 9001. Es sin duda la norma de gestión de calidad más demandada por las empresas y la más extendida en el mundo. Una empresa que implanta un Sistema de Gestión de la Calidad obtiene grandes resultados en cuanto a mejora de procesos, ahorro de costes, posicionamiento… Las empresas españolas parecen tenerlo claro y colocan a España como quinto país del mundo y tercero de Europa con cerca de 60.000 centros de trabajo certificados conforme a esta norma.

• Gestión Ambiental ISO 14001. Esta norma establece los requisitos para implantar un Sistema de Gestión Ambiental en una empresa que le permitirá gestionar el equilibrio entre la reducción del impacto ambiental y el mantenimiento de la rentabilidad, utilizando para ello una gestión más eficiente de los recursos y de sus procesos. Las empresas españolas están bastante concienciadas en este sentido y son conscientes de que hoy día no se puede trabajar sin tener en cuenta los aspectos ambientales asociados a los procesos.  Esto se refleja en el informe, puesto que España queda tercera del mundo y primera de Europa, con más de 28.000 centros de trabajo certificados conforme a ISO 14001.

• Gestión de la Energía ISO 50001. Su objetivo fundamental es buscar la eficiencia en la gestión energética, consiguiendo un equilibrio entre evitar el daño al medio ambiente a que generan los consumos energéticos y las emisiones de gases, disminuir costes (con ahorros de hasta el 30%) y garantizar en todo momento la calidad de los servicios y productos que se ofrecen. España, se mantiene en este último informe como cuarto país de Europa y del mundo por número de centros certificados ISO 50001, con más de 3.000 centros.

• Seguridad de la Información ISO 27001.  Aquellas empresas que se certifican en ISO 27001 pueden demostrar a sus clientes que gestiona adecuadamente la seguridad de la información que maneja, que cumple con la normativa vigente y además que está disminuyendo los riesgos de fraude, y de pérdida o filtración de información. España, con cerca de 2000 centros certificados, es el séptimo país del mundo y tercero de Europa.

• Seguridad Alimentaria ISO 22000. Esta norma establece los requisitos para implantar y desarrollar un sistema de gestión de seguridad alimentaria que sea eficaz a lo largo de toda la cadena alimentaria y que asegure la inocuidad de los alimentos. Es una norma que día a día va cobrando más importancia pero que cuenta con la competencia de otros estándares normativos.  Aun así, España es el décimo país del mundo y quinto de Europa con cerca de 800 centros certificados según esta norma.

• Salud y Seguridad en el Trabajo ISO 45001. Su objetivo es lograr que la empresa gestione la seguridad y salud en el trabajo yendo un paso por delante del mero cumplimiento de la legislación aplicable, consiguiendo un valor añadido, demostrando un claro compromiso con la prevención y la seguridad de sus trabajadores, y mejorando la imagen de cara a la sociedad. Implantar esta norma permitirá a la empresa minimizar al máximo los riesgos laborales, reduciendo el número de accidentes y los problemas de salud laboral, lo que a su vez se traducirá en una mayor productividad. España es el tercer país de Europa y cuarto del mundo con casi 700 centros de trabajo certificados.

Si su empresa está interesada en la implantación de un Sistema de Gestión en base a alguna de estas normas, no dude en contactar con nosotros pues disponemos de amplia experiencia en todas ellas.

IFS BLOBAL MARKETS-FOOD PARA PYMES

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

La empresa u organización que esté interesada en seguir la agenda que marca IFS Global Markets-Food para llegar al cumplimiento de los estándares de IFS de una forma gradual, debería llevar a cabo en primer lugar una autoevaluación con respecto al listado de requisitos del Nivel Básico y /o Medio para decidir el nivel de entrada al programa. Dichos requisitos pueden consultarse gratuitamente en la web de IFS.

La autoevaluación debe ser realizada por la propia empresa y puede llevarla a cabo con el apoyo de algún consultor/asesor calificado e independientes.

La autoevaluación o pre-evaluación de los requisitos de la Lista de Verificación del Nivel Básico e Intermedio es un paso voluntario cuyo objetivo es que la empresa pueda llevar a cabo su propio proceso de análisis de carencias que le permitirá definir y poner en marcha un plan de acción para su mejora.

La duración de la evaluación va a depender de una serie de factores como:

  • El tamaño de la empresa
  • El alcance de la evaluación
  • El número de trabajadores

Y se debe tener en cuenta, que el estándar establece que se deberá utilizar 2/3 de la duración de la evaluación, como mínimo, en el área de producción de la empresa.

Una vez obtenidos los resultados de la autoevaluación, la empresa podrá decidir en qué nivel accede al proceso de certificación y esto dependerá en gran medida de la adecuación y desarrollo tanto de la infraestructura como de los procesos implantados de gestión de la seguridad alimentaria. Por tanto, para llegar al objetivo final, que es la certificación IFS food, hay que cumplir con los requisitos de las dos primeras etapas o niveles, que son:

Una vez obtenidos los resultados de la autoevaluación, la empresa podrá decidir en qué nivel accede al proceso de certificación y esto dependerá en gran medida de la adecuación y desarrollo tanto de la infraestructura como de los procesos implantados de gestión de la seguridad alimentaria. Por tanto, para llegar al objetivo final, que es la certificación IFS food, hay que cumplir con los requisitos de las dos primeras etapas o niveles, que son:

  1. NIVEL BÁSICO: se centra en:
  • Sistemas de gestión de la seguridad o inocuidad alimentaria: liberación del producto, trazabilidad, gestión de incidentes, control de productos no conformes y acciones correctivas.
  • Buenas prácticas de fabricación:Higiene del personal, medio ambiente, limpieza y desinfección, control de la contaminación del producto, control de plagas, control de la calidad de agua.
  • Control de peligros alimentarios:general, específico y control de alérgenos.
  1. NIVEL INTERMEDIO: en el que se evaluará:
  • Sistema de gestión de la seguridad alimentaria:Responsabilidad de la dirección, requisitos de la documentación general, procedimientos, gestión de reclamaciones, control de medidas y vigilancia de los equipos, análisis del producto, compras, homologación de proveedor, realización de la vigilancia, formación.
  • Buenas prácticas de fabricación:Instalaciones y mantenimiento de equipos, instalaciones del personal, gestión de residuos, almacenamiento y transporte.
  • Control de peligros alimentarios:APPCC y Food Defense

IFS Global Markets-Food es una gran oportunidad para las PYMES que no están seguras de poder alcanzar la certificación IFS actualmente, pero que creen que pueden lograrla de una manera gradual. Si está interesado no dude en contactar con nosotros.

Foto: freepik

¿QUIERES ASEGURAR LA INOCUIDAD DE LOS ALIMENTOS? IMPLANTA ISO 22000

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Los riesgos de contaminación de los alimentos se han puesto de relieve en nuestro país en los últimos meses con casos como los de la carne mechada o el atún en conserva, ambos con claras consecuencias para la salud humana. En dichos casos se ha puesto de manifiesto la importancia de establecer sistemas de gestión de la seguridad alimentaria en todos los eslabones de la cadena alimentaria. Pues bien, la norma  ISO 22000:2018 Sistemas de gestión de la inocuidad de los alimentos, establece los requisitos para implantar y desarrollar un sistema de gestión de seguridad alimentaria que sea eficaz a lo largo de toda la cadena alimentaria.

Esta norma se puede implantar en cualquier organización perteneciente a la cadena alimentaria, con el objetivo de garantizar que no haya eslabones débiles en la cadena de suministro de alimentos.  Por ello, ISO 22000 se puede aplicar en empresas muy diversas como: en productores de pienso y de alimento para animales, agricultores y recolectores de animales y plantas silvestres, productores de ingredientes, fabricantes de alimentos, distribuidores, servicios de restauración, transporte e incluso proveedores de productos de embalajes o equipos y/o productos de limpieza…entre otros.

Y los requerimientos que esta norma exige son distintos en función del sector al que pertenezca una empresa, puesto que los riesgos pueden ser muy diferentes de unas empresas a otras.

Latas de conserva

¿CÓMO ES LA ÚLTIMA VERSIÓN?

Un sistema de gestión de la inocuidad de los alimentos implantado según la norma ISO 22000  permitirá a las empresas  identificar, prevenir y reducir los riesgos, consiguiendo un sistema de seguridad alimentaria más eficaz, que garantice la cadena de suministro basándose en los principios de los Sistemas de Gestión de la calidad y manteniendo los principios de APPCC.

La última versión de esta norma fue publicada en 2018 y presenta la estructura de alto nivel ya conocida en normas como  ISO 9001, 14001 45001 y cuyos apartados son: Contexto de la organización, Liderazgo, Planificación, Apoyo, Operación, Evaluación del desempeño y Mejora.

Entre otros cambios, la nueva ISO 22000 viene a reforzar el enfoque basado en riesgos, haciendo más hincapié en minimizarlos a lo largo de todos los eslabones de la cadena alimentaria que puedan generar un peligro en los alimentos, ya sea de manera directa o incluso indirecta. Por tanto, la norma sienta las bases para ayudar a identificar, prevenir y reducir los riesgos, consiguiendo sistemas de gestión de la seguridad alimentaria más eficientes y una empresa más competitiva..

¿QUÉ VENTAJAS APORTA A LA EMPRESA? 

Actualmente la seguridad alimentaria está entre las principales preocupaciones de la sociedad y de la industria, y por tanto una empresa que disponga de un sistema de gestión de la inocuidad de los alimentos certificado, conseguirá:

  • Fortalecer la imagen de su producto, aumentando la credibilidad.
  • Ofrecer seguridad y confianza a las partes interesadas, especialmente al cliente y al consumidor final.
  • Mejorar el posicionamiento en el mercado.
  • Aumentar la competitividad.
  • La capacidad para abordar los riesgos detectados y lograr sus objetivos.
  • Demostrar la conformidad de sus procesos y productos con los requisitos reglamentarios que les aplican.

Si desea implantar un sistema de gestión de seguridad alimentaria en su empresa que ofrezca garantías al cliente, contacte con nosotros.

Foto: macrovector

SISTEMA APPCC NECESARIO EN LA INDUSTRIA ALIMENTARIA

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

En la publicación anterior de nuestro blog, abordábamos la pregunta que toda la sociedad española se plantea en estos momentos, tras la crisis provocada por la alerta de la Listeriosis causada por la carne mechada contaminada, y que es ¿cómo lograr la seguridad alimentaria en la empresa?

En dicho artículo hablábamos de la importancia de controlar los riesgos de manera pormenorizada a lo largo de todo el proceso de producción y distribución de cualquier producto de la cadena alimentaria y añadíamos que el modo de identificar y controlar los riesgos es a través de la implantación de un Sistema APPCC de análisis de peligros y puntos críticos de control (o HACCP por sus siglas en inglés).

La industria alimentaria tiene como prioridad garantizar la inocuidad de los alimentos y los casos que ya hemos mencionado de intoxicaciones debidas a la contaminación de la carne, ha hecho que la sociedad dude de los controles establecidos para asegurar dicha inocuidad.   Por ello, la implantación de un sistema APPCC en una empresa aportará un alto grado de seguridad a sus productos, puesto que se tendrán en cuenta todos los posibles peligros o riesgos detectados (microbiológicos, químicos y físicos) y se implementarán las medidas de control necesarias, que permitan prevenir y además verificar la seguridad de los procesos e incluso medidas de corrección en caso de ser necesario.

¿EN QUÉ CONSISTE UN SISTEMA APPCC?

El sistema de Análisis de Peligros y Puntos de Control Crítico (APPCC o HAPPCC) es un sistema reconocido a nivel mundial, cuya finalidad es la identificación de los posibles riesgos y el análisis de los posibles peligros que se pueden detectar en el día a día de la actividad de una empresa alimentaria, para establecer los controles necesarios que impidan que ese peligro llegue a materializarse y/o en caso de que ocurra, se pueda detectar lo antes posible y controlar para minimizar al máximo las posibles consecuencias.

Carne fresca
Uncooked raw fresh beef

Para que no se produzca la contaminación de un producto por ninguno de los peligros posibles, microbiológicos, químicos o físicos, la empresa debe implantar un Sistema APPCC basándose en los principios del Codex Alimentarius:

1. Realizar un análisis de peligros. Se deben identificar los posibles “peligros” que pueden aparecer en el transcurso de la actividad diaria teniendo en cuenta las instalaciones, las temperaturas de cada zona, la limpieza, los métodos y técnicas del personal hasta los ingredientes que utilizamos en cada uno de los procesos.

2. Determinar los Puntos Control Crítico (PCC). Cuando se tienen identificados todos los posibles peligros, se determinan los Puntos de Control Críticos (PCC), que son los más importantes y deben ser analizados y controlados especialmente.

3. Establecer un límite o límites críticos. Es el criterio que se debe definir y cumplir para cada Punto de Control Crítico (PCC) y verificar si es válido o no.

4. Establecer un sistema de vigilancia de los Puntos de Control Críticos. Se deben revisar constantemente los PCC para garantizar la inocuidad del proceso y evitar así posibles contaminaciones en los productos.

5. Establecer las acciones correctivas. Son las medidas que se deben tomar para que los peligros identificados no vuelvan a aparecer.

6. Establecer un sistema de verificación. El objetivo es que permita a la empresa garantizar que las acciones correctivas llevadas a cabo son efectivas.

7Crear un sistema de documentación o registro. Junto con el punto 4, bien sea en formato papel o electrónico, debe disponer de documentos que acrediten el registro constante de todo lo relacionado con garantizar la seguridad, legalidad y calidad de nuestros productos. Serán las evidencias de que todos los procesos se llevan a cabo bajo la premisa de la seguridad alimentaria.

Si tu empresa necesita ayuda para el diseño e  implantación del Sistema APPCC y quiere contar con el asesoramiento de una empresa con experiencia, contacte con nosotros.

Foto: janoon028

¿CÓMO LOGAR LA SEGURIDAD ALIMENTARIA EN TU EMPRESA?

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

La crisis alimentaria provocada por la Listeria en nuestro país ha vuelto a generar dudas sobre el funcionamiento real del sistema de control sanitario. La desconfianza entre los consumidores va creciendo, pero lo cierto es que la puesta en el mercado de un producto contaminado por listeria se podría haber evitado si la empresa hubiera contado con un Sistema de Gestión de la Seguridad alimentaria eficaz.

Cualquier empresa perteneciente a la cadena de la industria alimentaria debe ser consciente de su responsabilidad a la hora de introducir productos en el mercado, por lo que debe establecer todas las medidas necesarias que garanticen la seguridad e inocuidad de los mismos. 

La legislación europea, va marcando las reglas a seguir en cuanto a la prevención, eliminación y reducción del nivel de riesgo para la salud humana en toda la cadena alimentaria, incluyendo procesos, productos y actividades relacionados con la manipulación y producción de alimentos. Por tanto, todos los actores implicados en dicha cadena deben tomas las medidas necesarias para garantizar la seguridad alimentaria, ya sean empresas grandes o pequeñas, productores o distribuidores, exportadores o importadores

Para reducir los riesgos sanitarios será necesario controlar de manera pormenorizada todo el proceso de producción y distribución, desde la llegada de la materia prima hasta la venta, y la mejor manera de lograrlo es mediante el establecimiento de un Sistema APPCC, de análisis de peligros y puntos críticos de control. La aplicación de este sistema aportará un alto grado de seguridad a los productos, puesto que se tendrán en cuenta todos los posibles peligros o riesgos detectados (microbiológicos, químicos y físicos) y se implementarán las medidas de control necesarias, que permitan prevenir y además verificar la seguridad de los procesos e incluso medidas de corrección en caso de ser necesario.

En el caso de la Listeria, si la empresa hubiera establecido controles para evitar contaminación microbiológica, mediante la aplicación buenas prácticas de higiene, los análisis periódicos de superficie para validar los procesos de limpieza, el control exhaustivo de materias primas y los análisis periódicos de producto terminado se podría haber evitado esta crisis o al menos minimizado las consecuencias, puesto que se habrían retirado los productos del mercado incluso antes de llegar al consumidor final.

Y, teniendo en cuenta que, a pesar de establecer controles, pueden darse fallos o errores, muchas veces humanos, es importantísimo contar con un procedimiento o plan de retirada del producto que sea efectivo y rápido, para lo que será fundamental llevar un control exhaustivo de la trazabilidad de los productos. Dicho Plan de retirada debe contemplar un sistema de comunicación efectivo con autoridades, clientes y distribuidores, y tener establecidas claramente las funciones y responsabilidades dentro del plan de retirada.  En casos de alerta sanitaria la rapidez de respuesta es primordial.

Mujer comprando en el supermercado

¿CÓMO ASEGURAR LA EFICACIA DEL SISTEMA?

Las empresas del sector agroalimentario tienen por delante el reto de establecer Sistemas de Seguridad Alimentaria que resulten eficaces y que consigan la confianza de los consumidores.  Por ello, además de implementar un Sistema de Autocontrol, basado en los principios de APPCC (Análisis de Peligros y Puntos de Control Críticos) del Codex Alimentarius y considerando todos los requisitos básicos de higiene, pueden optar a obtener certificaciones que les aporten ese aval de confianza frente a clientes y a consumidores finales.

Existen distintos estándares reconocidos a nivel internacional, que establecen los requisitos que debe cumplir un buen Sistema de Gestión de la seguridad alimentaria y de la inocuidad de los alimentos, y que son certificables, es decir, que sufren procesos de auditoría para avalar su eficacia. Los estándares que gozan con una mayor popularidad son ISO 22000, IFS (Internacional Food Standars) y BRC (British Retail Consortium).

Si su empresa está interesada en establecer un Sistema de Gestión de la Seguridad Alimentaria que sea realmente eficaz y necesita asesoramiento sobre las distintas nomas existentes actualmente en el mercado y cuál es la más adecuada para su negocio contacte con nosotros.

Foto: freepik