CERTIFICACIONES FORESTALES PEFC Y FSC

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

La Certificación Forestal, Cadena de Custodia, es aquella que acredita si los productos forestales como madera, papel, corcho, cortezas, resinas… utilizados por una determinada empresa proceden de bosques que se gestionan sosteniblemente. Un producto forestal en el camino que recorre desde el bosque hasta el usuario final va experimentando procesos de transformación, fabricación, distribución… y la certificación de Cadena de Custodia se encarga de que ese producto esté bien identificado y separado de otros materiales que no estén certificados. Por tanto, la certificación de cadena de custodia evalúa la línea de producción forestal, desde el árbol hasta el producto final, para evidenciar y comprobar que la madera utilizada procede de un bosque bien gestionado

Existen dos normas de cadena de custodia, PEFC Y FSC, y tanto la certificación de PEFC como la de FSC garantizan a los clientes que la materia prima con las que se ha fabricado un producto concreto proviene de bosques gestionados de manera sostenible. Además, garantiza también que la mezcla de productos certificados por alguna de las dos normas de Cadena de Custodia con otros productos no certificados debe hacerse mediante procedimientos controlados que cumplan con los requisitos establecidos por la cadena de custodia.

¿Quién debe certificarse?

Esta certificación está orientada a cualquier empresa que produzca, comercialice o manipule en su proceso productivo productos forestales, tales como la madera, papel, corcho, cortezas, resinas, o derivados, e incluso productos alimenticios obtenidos de bosques certificados como pueden ser las setas o las piezas de caza.

La certificación de Cadena de Custodia es importante y aporta valor a aquellas empresas ambiental y socialmente responsables, cuyo objetivo es entrar en determinados mercados, y acceder a aquellos clientes, tanto públicos o privados, que incluyen entre sus requisitos de compras especificaciones relacionadas con esta certificación. Además, podrá etiquetar sus productos con la certificación para que los consumidores puedan identificar y elegir aquellos que provienen de un modelo de gestión forestal responsable.

PEFC o FSC, ¿en qué se diferencian?

Quizá la principal diferencia entre ambas certificaciones sea que FSC principalmente está promovido por Greenpeace y World Wide Fund for Nature (WWF) y el PEFC es promovido por el sector privado.

  • PEFC: (Programme for the Endorsement of Forest Certification) es una entidad independiente sin ánimo de lucro, de ámbito mundial, abierta a la participación de todos, que promueve la gestión sostenible de los bosques para conseguir un equilibrio social, económico y medioambiental de los mismos. Gracias a la certificación PEFC, las empresas y organizaciones pueden garantizar que sus productos provengan de bosques con gestión sostenible, o de materiales reciclados. La madera puede ser certificada, pero también productos forestales no madereros.
  • FSC: Forest Stewardship Council, o consejo de administración forestal. Se trata de una organización independiente, internacional y sin ánimo de lucro, cuyo objetivo es promover una gestión forestal ambientalmente responsable, socialmente beneficiosa y económicamente viable en los bosques de todo el mundo, a través de sistemas de certificación forestal y de etiquetado del producto. En el caso del material forestal recuperado la cadena de custodia permite asegurar la trazabilidad desde el consumidor hasta el centro de recuperación. ​​

Una empresa certificada en Cadena de Custodia PEFC y/o FSC puede disfrutar de distintas ventajas en el mercado, logrando un mejor posicionamiento frente a su competencia y una magnifica imagen de cara a la sociedad. Si estás interesado en este tipo de certificaciones y necesitas asesoramiento contacta con nosotros y te acompañaremos durante todo el proceso.

AYUDAS A PYMES Y AUTÓNOMOS EN MOTRIL PARA IMPLANTAR NORMAS ISO

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

El Programa InnoCámaras tiene por objeto impulsar la innovación, como herramienta competitiva clave en la estrategia de las pymes. En el marco de dicho programa, La Cámara Oficial de Comercio, Industria, Servicios y Navegación de Motril, ha convocado ayudas para  las pequeñas y medianas empresas de motril como medida para hacer frente al impacto económico de la covid-19, y el objetivo es el desarrollo de Planes de Implantación de Soluciones Innovadoras financiado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) de la Unión Europea (70%).

El programa se materializa a través de las siguientes actuaciones: Acciones de Apoyo a empresas y acciones de sensibilización y promoción.

Las acciones de apoyo a empresas consisten en el desarrollo de una serie de actuaciones para apoyar a las Pymes y a los autónomos en la asimilación de la cultura de innovación en sus estrategias de actuación.  Estos apoyos están organizados en 2 fases:

Fase I: Asesoramiento a la PYME. Se realiza un diagnóstico asistido en materia de innovación a la empresa.

Fase II: Plan Individual de Implantación de Soluciones Innovadoras, que se realizará una vez finalizada la fase I. Con esta fase se pretende la ejecución del Plan de Implantación, en la que se apoyará económicamente a las Pymes y autónomos en la incorporación de soluciones y métodos de gestión de la innovación derivados de las recomendaciones efectuadas en el diagnóstico.

Una empresa o autónomo puede optar a ambas Fases o a una de ellas, con la condición de que sólo podrán optar a fase II aquellas empresas que justifiquen documentalmente su participación previa en la Fase I del Programa, en la presente convocatoria o dentro de la anualidad anterior a la misma (y que no hayan sido beneficiarias de Fase II), o que  acrediten haber participado en el último año en un programa similar de asesoramiento en la incorporación de la innovación en las PYME y que el organismo asesor cumpla con los requisitos exigidos.

¿QUÉ PROYECTOS SE FINANCIAN?

Se financian distintos proyectos pero las actuaciones financiables a las que nos referimos en este artículo se encuadran en la Fase II. En esta fase tienen cabida proyectos de distinta índole, siempre que se encuadren en alguno de los epígrafes siguientes:

  1. Innovación en producto
  2. Innovación de procesos
  3. Innovación de comercialización
  4. Innovación en gestión empresarial
  5. Innovación en gestión sanitaria covid-19

Pues bien, en el epígrafe 4, Innovación en gestión empresarial, se incluyen distintas actuaciones financiables, y en el punto 4.3 Implantación de sistemáticas y metodologías de gestión se hace referencia a actuaciones cuya finalidad sea favorecer la implantación en la empresa de sistemas de gestión empresarial, sistemas de reconocimiento de la sostenibilidad del producto/servicio u organización, así como de otras metodologías o sistemáticas de gestión innovadoras. Dentro de los sistemas de gestión empresarial se consideran los sistemas de gestión de la calidad, gestión de la innovación, gestión medioambiental, gestión energética, gestión de la vigilancia estratégica, o cualquier sistema de gestión reconocido dentro de los ámbitos de actuación de la organización solicitante. Por tanto, algunas de las normas ISO de gestión que pueden implantarse son:

  • ISO 9001 Sistemas de gestión de Calidad.
  • ISO 14001 Sistemas de gestión medioambiental
  • ISO 45001 Sistema de Seguridad y Salud en el trabajo
  • ISO 27001 Sistema de Gestión de Seguridad de la Información (SGSI)
  • ISO 50001 Sistemas de Gestión  de la Energía

¿QUIÉN PUEDE SER BENEFICIARIAS?

Pueden ser beneficiarios las Pymes y autónomos de la demarcación territorial de la Cámara de Comercio de Motril que se encuentren dadas de alta en el Censo del IAE.

¿QUÉ IMPORTE SE FINANCIA?

La cuantía de las ayudas económicas a otorgar con cargo a esta convocatoria es de 77.000 euros, siendo el presupuesto máximo elegible por empresa de 7.000 euros, que será prefinanciado en su totalidad por la empresa beneficiaria y cofinanciado por FEDER al 70%, por lo que la cuantía máxima de ayuda por empresa será de 4.900 euros

¿CUÁL ES EL PLAZO DE PRESENTACIÓN?

El inicio de presentación de solicitudes de la Convocatoria Ordinaria del Programa Innocámaras 2021 comenzó el 6/04/2021 y finalizará el 30/07/2021 a las 14:00, o hasta agotamiento de fondos.

Para más información puede consultar https://sede.camara.es/sede/motril/.

Si necesitas asesoramiento para la implantación de alguna de las normas financiables no dudes en contactar con nosotros, la experiencia nos avala.

Cómo evitar los accidentes laborales en tu empresa

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

El último informe anual de Accidentes de trabajo en España, editado por el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el trabajo (INSST), corresponde al año 2019, y en él se indica que en ese año se registraron 650.602 accidentes de trabajo con baja. La mayoría de ellos se produjeron durante la jornada laboral, en concreto 562.756 accidentes, que suponen el 86,5%. El resto, 87.846 accidentes, tuvieron lugar durante el trayecto del domicilio al centro de trabajo o viceversa; son los que se denominan accidentes de trabajo con baja in itínere. Si consultamos el avance de datos para el año 2020, en la página web del Ministerio de Trabajo y Economía social podemos ver el análisis de la siniestralidad laboral del último periodo de doce meses disponible comparado con el mismo periodo anterior, y el periodo que han analizado es febrero 2020 – enero 2021. En estos avances provisionales se observa un descenso generalizado en el índice de incidencia tanto por sectores como por comunidades, algo esperable a priori debido a la situación vivida en el país durante el año 2020, en el que la mayoría de los sectores han optado por el teletrabajo o incluso se han visto obligados a cerrar en determinados momentos. A pesar de esa disminución se siguen manteniendo más o menos las relaciones entre los índices de incidencia por sectores, manteniéndose como el sector con peores datos el de la Construcción.

Pero, a pesar de esa mejora generalizada en todas las comunidades autónomas en cuanto a índices de siniestralidad comparados con los datos de 2019, se observa que Andalucía está a la cabeza en cuanto a nº de accidentes mortales, con 110, superando sobradamente al resto de comunidades. Nuestra comunidad tiene aún mucho trabajo por delante para prevenir los accidentes.

Una medida eficaz para lograr disminuir estas estadísticas es que las empresas opten por implantar la cultura preventiva en su día a día, porque la seguridad laboral es un tema que no sólo concierne a los trabajadores sino también a los empresarios. Y es fundamental que esta cultura parta de un compromiso claro de la dirección, y que ésta sea capaz de ejercer su liderazgo dando ejemplo y transmitiendo a sus trabajadores la importancia de la prevención en su desempeño diario en el puesto de trabajo.

Aquellos empresarios comprometidos con la prevención, que quieran ir más allá del mero cumplimiento legal en la materia y deseen utilizar todos los medios a su alcance para mejorar la seguridad y salud de los trabajadores puede optar por implantar un Sistema de Gestión de la Seguridad y Salud en el Trabajo, basándose en los requisitos de la norma ISO 45001.

An accident at a warehouse, man on floor

El enfoque que tiene la norma permitirá minimizar los riesgos laborales, reduciendo el número de accidentes y los problemas de salud laboral, lo que a su vez se traducirá en una mayor productividad.

La norma internacional ISO 45001:2018 tiene el objetivo de establecer los requisitos necesarios para implementar en una empresa un Sistema de Gestión de Seguridad y Salud en el Trabajo. Y como sus predecesoras, la ISO 9001 e ISO 14001, ésta también presenta la estructura de alto nivel, lo que las hace fácilmente integrables.

Pues bien, la estructura de alto nivel se divide en los siguientes bloques, exigiendo una serie de requisitos en cada uno de ellos:

CONTEXTO DE LA ORGANIZACIÓN

Al igual que el resto de las normas ISO con estructura de alto nivel, la norma ISO 45001 parte de la necesidad de analizar los factores internos y externos que pueden afectar a los resultados del sistema de gestión de la seguridad y salud en el trabajo. Por tanto, la dirección deberá analizar el contexto en el que se desenvuelve, para determinar todos los factores que le afectan tanto de manera negativa como positiva.

LIDERAZGO Y PARTICIPACIÓN DE LOS TRABAJADORES

La norma da una gran importancia al liderazgo y a la capacidad que demuestre una organización para implicar a sus trabajadores en la gestión de la seguridad y salud en el trabajo, valorando entre otras cosas, que se capaz de implantar procesos efectivos de consulta y participación.

PLANIFICACIÓN

Este punto comprende las acciones previstas para abordar riesgos y oportunidades, es decir, que la organización analice tanto los riesgos para la seguridad y salud, como los riesgos achacables al Sistema de Gestión, derivados del análisis del contexto. Una vez detectados todos los posibles riesgos, la dirección deberá tomar las medidas de control necesarias sobre ellos. Además, deberá determinar también las oportunidades de mejora y establecer las acciones necesarias para lograrlas.

APOYO

La organización debe determinar los medios y recursos necesarios para conseguir cumplir con la planificación establecida. Y tendrán en cuenta los recursos de todo tipo, humanos, económico, técnicos… pero prestando especial atención a los de carácter preventivo, la formación en materia de prevención, los equipos de protección individual y colectivos y la comunicación con todas las partes interesadas.

OPERACIÓN

La organización llevará a cabo la planificación y control sobre los procesos necesarios para cumplir con los requisitos del Sistema de Seguridad y Salud en el Trabajo, así como para eliminar los peligros y reducir los riesgos para la seguridad y salud. Esto va a requerir un enfoque proactivo, lo que quiere decir que hay que adelantarse a los posibles cambios, y ante la previsión de alguno se deberá tener en cuenta también cómo afectará a la seguridad y salud del personal de la empresa. De este modo siempre se podrá actuar previamente para mantener la seguridad.

Otro aspecto importante, será que la seguridad y salud se consiga integrar en el proceso de compras, para evitar cualquier peligro potencial en nuestra empresa. Y que además, que la dirección realice la preparación ante posibles situaciones de emergencia y la respuesta ante ella.

EVALUACIÓN DEL DESEMPEÑO

Se debe establecer un sistema de evaluación del correcto desempeño de los procesos, la eficacia de los controles, el grado de cumplimiento con los requisitos… y así verificar la implantación del sistema de gestión de seguridad y salud en todos los procesos. Todo esto se podrá evidenciar además durante el proceso de Auditoría interna y también durante la revisión del sistema por la dirección, durante la que se analizarán todos los puntos del Sistema, se reflejarán los resultados de los mismos y las conclusiones a las que se llega, para poder establecer mejoras.

MEJORA

La organización debe establecer las medidas necesarias y utilizar las herramientas disponibles para la mejora continua de la eficacia de su sistema, como pueden ser la gestión de las incidencias y no conformidades que surjan en el día a día.

En definitiva, la norma ISO 45001 permitirá a la organización gestionar la seguridad y salud en el trabajo yendo un paso por delante del mero cumplimiento de la legislación aplicable, logrando un valor añadido, demostrando un claro compromiso con la prevención y la seguridad de sus trabajadores, y mejorando la imagen de cara a la sociedad.

Si quieres implantar la norma ISO 45001 en tu empresa en INTEGRA  podemos ayudarle.

Imagen: senivpetro

IFS FOOD AL ALCANCE DE LA PEQUEÑA EMPRESA

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Existe la creencia de que las empresas pequeñas del sector alimentario tienen más dificultades para implantar un sistema de gestión de calidad y de seguridad alimentaria que pueda certificarse según la norma IFS FOOD ,y por tanto parece que tienen menos opciones para optar a oportunidades de negocio con las cadenas de suministro. Es por ello, que IFS desarrolló un estándar voluntario para este tipo de organizaciones llamado IFS Global Markets –Food, que les permite suministrar productos seguros y de calidad a nivel local a las cadenas de distribución y certificarse paso paso, de una manera progresiva hasta lograr la implantación y certificación final de IFS FOOD.

Pero desde nuestra experiencia, podemos decir que una pequeña empresa que cuide al máximo la calidad y seguridad de su producto, y que trabaje con eficacia, no tiene por qué tener problemas con la certificación sino al contrario, porque sus procesos serán más sencillos y las personas que intervienen en ellos serán pocas en número.

Cada día, es más frecuente, que las grandes cadenas de supermercado busquen empresas pequeñas de proximidad que puedan ofrecerles un producto de calidad con la seguridad alimentaria que ellos exigen, y por ello piden a sus potenciales proveedores que se certifiquen en IFS Food, y aunque la opción de IFS Global Markets pueda resultar a priori interesante, una pequeña empresa también puede lograr directamente la certificación en IFS Food. Un claro ejemplo de esto, es una pequeña empresa familiar, AVIGUARDAL, comprometida con la calidad y seguridad de sus huevos frescos ecológicos, y que, con su compromiso y nuestro asesoramiento, ha logrado recientemente certificarse en IFS Food, viendo ampliadas así sus oportunidades de negocio.   

Y ¿Cómo puede una pyme conseguirlo?

Para que una empresa pequeña logre certificarse en IFS Food, se requiere un compromiso en firme por parte de la dirección de la organización, y dicho compromiso será uno de los pilares principales que marcarán su éxito o fracaso. Es por ello por lo que la norma comienza dejando claros los deberes de la alta dirección a la hora de implantar el protocolo IFS.

La actitud de liderazgo de la dirección será fundamental para que se alcancen los objetivos marcados por la organización, por lo que será imprescindible su implicación para mantener un ambiente de trabajo en el que el personal se vea totalmente involucrado en la consecución del propósito de la organización, sintiendo cómo tanto el personal como la dirección trabajan a una.  Los resultados de un Sistema de Gestión de calidad y seguridad alimentaria no llegan de manera inmediata, sino que se va viendo un progreso, poco a poco se van notando los efectos y beneficios que aporta a la empresa. Por ello, es muy importante que el compromiso y el esfuerzo de toda la estructura organizativa de la empresa sea continuo, y todos deberán ser conscientes de la importancia de su trabajo, de cumplir con sus responsabilidades. El compromiso de la dirección y contar con un equipo de trabajo formado y comprometido serán los pilares sobre los que se podrá implementar un Sistema de Gestión de calidad y seguridad alimentaria que pueda optar a la certificación IFS food.

Y ¿QUÉ BENEFICIOS OBTENDRÁ TU EMPRESA?

La certificación IFS demostrará a los clientes el claro compromiso de la empresa por la excelencia en calidad y la seguridad alimentaria. Y, además, aportará otros beneficios como:

  • Posicionamiento en el mercado frente a la competencia
  • Oportunidades comerciales con grandes superficies del sector de la alimentación
  • Control eficaz de los procesos internos de producción, minimizando el riesgo de contaminación o de errores
  • Gestión más operativa y rápida de los riesgos para la seguridad alimentaria.
  • Reducción de costes y tiempos
  • Mayor confianza para clientes y consumidores
  • Evidenciar ante terceros el cumplimiento legal en cuanto a seguridad alimentaria.

COMO AYUNTAMIENTO DEBES CERTIFICAR EN CALIDAD TU CENTRO DE FORMACIÓN

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Los Ayuntamientos, como entidad colaboradora de formación con el Servicio Regional de Empleo y Formación, suelen impartir anualmente diferentes acciones con contenido formativo cuya finalidad es la inserción laboral de personas desempleadas mediante su cualificación profesional.
Tal y como hemos comentado anteriormente en este blog, según la Orden TMS/369/2019 para cumplir con la normativa reguladora de dichos programas, a partir del 2 de abril de 2021 será imprescindible que los centros de formación de los Ayuntamientos cuenten con un Sistema de Gestión de calidad certificado. Será fundamental que se certifiquen si quieren seguir percibiendo la financiación necesaria que permita el desarrollo de los proyectos o programas formativos.

Dicha orden regula el Registro Estatal de Entidades de Formación del sistema de formación profesional para el empleo en el ámbito laboral, así como los procesos comunes de acreditación e inscripción de las entidades de formación para impartir especialidades formativas incluidas en el Catálogo de Especialidades Formativas. Y como ya hemos comentado, entre sus requisitos para poder realizar la inscripción encontramos la obligación de disponer de un sistema de gestión de calidad certificado, especificándolo concretamente en:

  • El Artículo 20. Solicitud de acreditación y documentación justificativa en la modalidad presencial, establece en el apartado g) que el Proyecto formativo de cada especialidad que se solicite impartir incluirá entre otras cosas la certificación en vigor del sistema de gestión de calidad implantado por el solicitante.
  • El artículo 22, Solicitud de acreditación y documentación justificativa en la modalidad de teleformación, establece en el apartado e) como información mínima que debe aportarse la identificación del sistema de gestión de calidad implantado por el solicitante, conforme a lo indicado en el artículo 13.3 de la Orden ESS/1897/2013, de 10 de octubre. El artículo 13 establece los Requisitos de los centros y entidades de formación y acreditación de estos en la modalidad de tele formación e indica en su apartado 3 que Los centros y entidades de formación que soliciten la acreditación para impartir formación conducente a la obtención de certificados de profesionalidad en la modalidad de teleformación deberán justificar la implantación de sistemas de gestión de la calidad de la formación.

Y ¿Cómo implantar la ISO 9001?

ISO 9001 es la norma internacional en la que nos basamos para la implantación y certificación de los Sistemas de Gestión de la Calidad, y que permite a una organización mejorar tanto sus procesos como la calidad de sus productos o servicios. Esta norma, al igual que muchas otras, fue creada por la entidad internacional ISO cuyas siglas en inglés significan International Standarization Organization.

Por tanto, ISO 9001 es la herramienta que permitirá implantar y certificar un Sistema de Gestión de Calidad en tu Centro de formación, poniendo en marcha un conjunto de procesos encaminados a lograr la máxima calidad de los procesos formativos, y asegurando su capacidad de cumplir con los requisitos del alumnado, así como con los requisitos legales y reglamentarios aplicables.

Cuando una organización se ha decidido por implantar un Sistema de Gestión de Calidad según los requisitos de la norma ISO 9001 es porque quiere lograr que sus procesos sean más eficientes y porque quiere posicionarse en el mercado frente a su posible competencia. Pues bien, una vez tomada la decisión, para que el Sistema de gestión se certifique con éxito, los pasos a seguir serán los siguientes, tal y como hemos especificado en algún post anterior y mostramos en el siguiente diagrama:

Como Ayuntamiento, si aún no tienes implantado el Sistema de gestión de calidad en el Centro de formación o necesitas contratar la realización de la auditoría interna no dude en contactar con nosotros.

MITIGACIÓN DEL FRAUDE ALIMENTARIO EN IFS

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Desde hace año la sombra del fraude sobrevuela al sector agroalimentario, debido a casos muy sonados como el de la carne de caballo o el del atún tintado con remolacha, que poco a poco han ido haciendo mella en el consumidor y generando una desconfianza generalizada en el sector.  

Entendemos por fraude la sustitución intencionada, el etiquetado incorrecto, la adulteración o la falsificación de alimentos, materias primas o envases comercializados con el fin de obtener un beneficio económico. Y el hecho de que la cadena del sector agroalimentario a nivel global cuente cada vez con más eslabones, hace que la vulnerabilidad de las empresas frente al fraude sea cada vez mayor.

Es por ello, que normas de seguridad alimentaria, como IFS Food, incluyen entre sus requisitos que la empresa certificada desarrolle un plan de evaluación de la vulnerabilidad y mitigación frente al fraude alimentario.  Y establecen, además, que la responsabilidad del plan esté claramente definida en la empresa y las personas involucradas tengan la formación específica adecuada.

De acuerdo con lo establecido por IFS Food v7, en su requisito 4.20, el proceso para mitigar la vulnerabilidad al fraude debe incluir los siguientes pasos:

Paso 1. Análisis documentado de la vulnerabilidad frente al fraude.

Inicialmente se debe realizar la identificación de posibles actividades de fraude alimentario, utilizando fuentes de datos conocidas y fiables, para realizar un análisis de vulnerabilidad que sea completo. Éste análisis incluirá todas las materias primas, ingredientes envases y procesos subcontratados, para determinar el riesgo de actividad fraudulenta relacionada con la sustitución, mal etiquetado, adulteración o falsificación. 

Se deben definir factores de riesgo para el análisis de vulnerabilidad, y aunque existen variedad de metodologías de evaluación de riesgos, IFS publicó una Guía para la gestión del Fraude en la que establece como criterios para evaluar el nivel de riesgo los siguientes:

  • Histórico de incidentes de fraude de producto
  • Factores económicos
  • Facilidad de la actividad fraudulenta
  • Complejidad de la cadena de suministro
  • Medidas de control actuales
  • Confianza del proveedor

Una vez identificados los riesgos, para las evaluaciones de la vulnerabilidad, dicha guía establece dos criterios de máxima importancia:  

Probabilidad de ocurrencia (el grado de facilidad para llevar a cabo el fraude en relación con su rentabilidad para el que lo realiza en los alimentos),

Probabilidad de detección.

IFS propone además la definición de una puntuación estandarizada que facilita que todos los eslabones de la cadena alimentaria utilicen una misma valoración para cuantificar la vulnerabilidad de un producto. Las puntuaciones se definen en la siguiente matriz:

El color de las casillas de la matriz de riesgo de vulnerabilidad del producto es indicativo del riesgo del producto: alto (rojo), medio (amarillo) y bajo (verde). El riesgo de producto definido puede utilizarse para indicar la necesidad de aumentar las medidas de control para la mitigación del fraude de producto

Paso 2. Desarrollo e implantación de un Plan de Mitigación del fraude.

Una vez obtenido el resultado del análisis de vulnerabilidad se procede a elaborar un Plan de Mitigación eficaz, cuyo objetivo será controlar cualquier riesgo que se haya identificado durante la evaluación de la vulnerabilidad, definiendo las medidas y controles que se consideren necesarios para mitigar los riesgos y mantenerlos vigilados.  Para ello, se analizarán las medidas actuales que tenga implantadas la empresa y se determinará si se consideran suficientes o si se deben establecer algunas nuevas.  

Paso 3. Revisión del análisis de vulnerabilidad y Plan de mitigación.

Un plan de mitigación sólo seguirá siendo eficaz si se identifican los cambios en los factores de riesgo de la evaluación de la vulnerabilidad y se revisan dichos cambios. Por tanto, es fundamental realizar una revisión, al menos anual, del análisis de la vulnerabilidad para mantener la integridad de las medidas de control.

IFS, establece en su guía, que dicha revisión será como mínimo anualmente y siempre que haya algún cambio del tipo:

•    cambio en el suministro de materias primas, por ejemplo, un nuevo proveedor

•    cambio en la gestión o en la situación financiera del proveedor

•    cambio en el coste de la(s) materia(s) prima(s)

•    cambios que afectan al precio de productos

•    cambio en la cadena de suministro, por ejemplo, proveedores adicionales, tipo de proveedor,

•    cambio en la disponibilidad de materias primas, por ejemplo, escasez estacional, mala calidad,

•    evidencias de fraude detectadas

•    pruebas de un aumento de las reclamaciones de los clientes o consumidores relacionadas con, la mala calidad y la calidad irregular,

•    la aparición de nuevos sistemas de adulteración,

•    desarrollo de la información científica relacionada con los procesos, productos o identificación mediante análisis,

Si estás interesado en la certificación de alguna norma de seguridad alimentaria y necesitas asesoramiento no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

SEGURIDAD ALIMENTARIA CON IFS

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Actualmente, el grado de exigencia en cuanto a la calidad y seguridad que deben ofrecen los productos alimentarios es cada vez mayor, y tanto los consumidores como las autoridades sanitarias así lo demandan. Por ello, todas las empresas que forman parte de la cadena alimentaria deben garantizar la seguridad de su propia marca en aquellos productos que venden.

Para garantizar la seguridad alimentaria existen distintas normas que marcan los requisitos necesarios para implementar un sistema de gestión eficaz. Pues bien, unas de esas normas son las de la familia IFS , que son estándares promovidos por la asociación de distribuidores de Alemania, Francia e Italia y que nacen de la necesidad de disponer de una normas de calidad y seguridad alimentaria común a todos los países, como consecuencia de la globalización de comercialización de productos.

IFS tiene distintas normas que marcan el camino que deben seguir las empresas para llevar a la práctica los requisitos necesarios para garantizar la seguridad alimentaria de su producto, independientemente del nivel de la cadena alimentaria al que pertenezca. Es decir, que pueden optar a la certificación tanto los fabricantes de alimentos, brókeres, servicios logísticos como fabricantes de productos de limpieza de uso domésticos y de la higiene personal o mayoristas y distribuidores.

¿CUÁLES SON LAS NORMAS IFS?

Entre las normas más implantadas y certificadas podemos encontrar las siguientes:

IFS Food v7: Recomendada a empresas que procesan alimentos o que empaquetan productos alimentarios a granel. Es importante para todos los fabricantes de alimentos, especialmente aquellos que producen marca privada, porque contienen muchos requisitos relacionados con el cumplimiento de las especificaciones. La última versión fue lanzada el 6 de octubre de 2020.

El IFS Food se aplica a:

  • el procesado y tratamiento y/o
  • la manipulación de productos a granel y/o
  • las actividades realizadas durante el primer empaquetado.

IFS Global Markets Food:  es una gran oportunidad para las PYMES que no están seguras de poder alcanzar la certificación IFS actualmente por no cumplir algunos de los requisitos exigidos, pero que creen que pueden lograrla de una manera gradual.  Con esta norma podrán ir desarrollando todos los procedimientos de seguridad alimentaria para implementar el sistema de gestión según la norma IFS pero de manera progresiva y durante un periodo de tiempo definido.

IFS Logistics: es la norma pensada para las empresas de transporte, distribución, carga y descarga, y almacenamiento de productos tanto alimentarios como no alimentarios, y cuyo objetivo principal es garantizar la transparencia a lo largo de la cadena de suministro. Además, puede aplicarse a todos los medios de transporte: camiones, trenes, barcos, aviones y cualquier otro con condiciones de temperatura controladas o a temperatura ambiental.

IFS HPC: este estándar establece los requisitos para garantizar la seguridad del producto, reducir los costes y asegurar la transparencia con respecto a la totalidad de la cadena de producción de productos para el hogar y de higiene personal.

IFS Broker: establece los requisitos aplicables a aquellas empresas que ejercen principalmente una actividad comercial y que escogen ellas mismas a sus proveedores, compran mercancía ellas mismas o comercian con mercancía y después la envían directamente a sus propios clientes, sin ellas haber entrado nunca en contacto con el producto.

IFS PACsecure : es la norma de seguridad para los materiales de envasado basado en el APPCC (Análisis de Peligros y Puntos de Control Crítico).

¿QUÉ BENEFICIOS OBTENDRÁ TU EMPRESA?

La certificación IFS basada en cualquier de las normas citadas mencionadas anteriormente demostrará a los clientes el claro compromiso de la empresa por la excelencia en calidad y la seguridad alimentaria. Y, además, aportará otros beneficios como:

  • Posicionamiento en el mercado frente a la competencia
  • Oportunidades comerciales con grandes superficies del sector de la alimentación
  • Control eficaz de los procesos internos de producción, minimizando el riesgo de contaminación o de errores
  • Gestión más operativa y rápida de los riesgos para la seguridad alimentaria.
  • Reducción de costes y tiempos
  • Mayor confianza para clientes y consumidores
  • Evidenciar ante terceros el cumplimiento legal en cuanto a seguridad alimentaria.

Si necesita asesoramiento sobre alguna de las normas IFS, en INTEGRA le informaremos acerca del proceso de implantación y certificación, llámanos.

LA PARTICIPACIÓN DE LOS TRABAJADORES, UN RETO EN ISO 45001

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

La legislación española en materia de prevención de riesgos laborales determina que los trabajadores tienen derecho a participar en las cuestiones relacionadas con la prevención de riesgos laborales que afecten a su empresa. Y la norma ISO 45001 Sistemas de Gestión de Seguridad y Salud en el trabajo, siguiendo esta misma línea va un paso más allá que su antecesora, la OHSAS 18001. En su artículo 5.4 la nueva ISO establece que la empresa tiene que establecer, implantar y mantener procesos para la consulta y la participación de los empleados a diferentes niveles y funciones aplicables, y cuando existan, de los responsables de los empleados en el desarrollo, planificación, implantación, evaluación del desempeño y acciones para la mejora del sistema de gestión.

La empresa deberá definir unos procedimientos que establezcan la sistemática a seguir para la participación y consulta de los trabajadores en lo referente a la gestión de la seguridad y salud en el trabajo, y que la conviertan en una práctica habitual y periódica y no en algo puntual.  Además, para el correcto cumplimiento de la norma se tendrá en cuenta la implicación de todos los niveles jerárquicos de la organización, desde la dirección hasta los técnicos u operarios.

Algunos de los temas sobre los que realizar consulta pueden ser:

  • La definición de una política de seguridad y salud
  • Identificación de partes interesadas
  • Determinación de funciones y responsabilidades
  • Establecimiento de objetivos

Por otro lado, se podrían aplicar los procesos de participación en:

  • Identificación y evaluación de riesgos y oportunidades
  • Definir las acciones a llevar a cabo para eliminar o controlar los riesgos.
  • Planificar las acciones formativas en función de las necesidades de cada puesto de trabajo.
  • Detección de no conformidades e incluso en la investigación de accidentes.
  • La definición de las acciones correctivas más adecuadas para las no conformidades detectadas.

En definitiva, la ISO 45001, otorga una gran importancia a la capacidad que demuestre una organización para implicar a sus trabajadores en la gestión de la seguridad y salud en el trabajo, valorando que se capaz de implantar procesos efectivos de consulta y participación.

Si estás interesado en la implantación de la norma ISO 45001 en tu empresa no dudes en contactar con nosotros.

Foto: vectorjuice

LOS ODS Y LAS NORMAS ISO

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

El 25 de septiembre de 2015, Naciones Unidas impulsó una iniciativa para dar continuidad a la agenda de desarrollo tras los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Los líderes mundiales adoptaron un conjunto de objetivos globales para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos como parte de una nueva agenda de desarrollo sostenible.  Se les conoce como Objetivos de Desarrollo Sostenible, ODS, son 17 objetivos y sus 169 metas que pretenden afrontar y dar solución a los problemas más acuciantes de nuestro planeta. Desde el 1 de enero del 2016 todos los países se esfuerzan en el cumplimiento de estos objetivos para lograr un mundo sostenible en el año 2030.

La propia Organización de Naciones Unidas (ONU) establece que es fundamental que toda la población mundial incluidos gobiernos, sector privado y ciudadanía, tenga un papel activo para poder alcanzar estas metas. Y el sector privado tendrá un papel fundamental, por ello, la incorporación de los Objetivos del Desarrollo Sostenible a la gestión empresarial contribuirá considerablemente a su consecución.

Se entiende el Desarrollo Sostenible como aquel que logra satisfacer las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades. Y para alcanzarlo es fundamental equilibrar tres aspectos básicos el crecimiento económico, la inclusión social y la protección del medio ambiente.

Y como herramientas de apoyo para lograr el desarrollo sostenible las empresas tienen a su disposición las normas ISO, que pueden ser fundamentales para que el Plan estratégico de la empresa incluya el cumplimiento de los ODS y para contribuir a un mundo más sostenible.

¿CÓMO CONTRIBUYEN LAS NORMAS ISO A LOS ODS?

Las normas ISO apoyan los tres pilares del Desarrollo Sostenible, el económica, el social y el ambiental. Algunas de las normas que pueden contribuir al cumplimiento de objetivos del desarrollo sostenible son:

ISO 9001, puesto que su objetivo es que las empresas planifiquen su crecimiento entorno a un análisis de riesgos y a las expectativas de sus partes interesadas, entre las que se incluyen además de clientes, empleados o proveedores…la sociedad y el medio ambiente.  

Las series de normas ISO 14000, establecen un marco de referencia para las empresas cuyo fin es proteger el medio ambiente y mantener el equilibrio con el desarrollo económico de la empresa. Permiten a las empresas ser responsables y promover la sostenibilidad, basando su toma de decisiones en el análisis de costes y efectos que sus actividades pueden generar en el medio.

ISO 26000, contribuyendo a la Responsabilidad social de la empresa, midiendo la contribución de la empresa al desarrollo sostenible y su impacto en la sociedad y el medio ambiente. Y esto a su vez repercutirá en la imagen que proyecta la organización tanto para captar clientes como para atraer empleados cualificados.  

ISO 31000 de gestión de riesgos o ISO 22301 sistema de gestión de continuidad del Negocio, mediante la identificación y tratamiento de riesgos y oportunidades y abordándolos desde una estrategia alineada con los objetivos de desarrollo sostenible.

ISO 19600 Sistemas de Gestión de Compliance o ISO 37001 Sistema de Gesitón Anti-soborno, que ofrecen las herramientas para una buena gestión del gobierno corporativo, favoreciendo una mejor toma de decisiones y la transparencia en la gestión. 

Si deseas implantar alguna norma ISO y trabajar los Objetivos del Desarrollo Sostenible en tu empresa, llámanos.

PLAN DE IGUALDAD OBLIGATORIO PARA EMPRESAS DESDE 50 TRABAJADORES

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

En marzo de 2019 se publicaba el Real Decreto-Ley 6/2019 de medidas urgentes para garantía de la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación, que modificaba la Ley Orgánica para la igualdad efectiva entre mujeres y hombres, el Estatuto de los Trabajadores, el Estatuto de los Trabajadores y la Ley General de la Seguridad Social, entre otras normas.

El objetivo principal es conseguir eliminar la desigualdad, aún existente, entre mujeres y hombres en el ámbito laboral y entre los principales cambios está la obligatoriedad de disponer de un Plan de Igualdad para las empresas de 50 o más trabajadores. Anteriormente, solo era obligatorio negociarlo en empresas de más de 250 personas en plantilla.

El plazo que se da a las empresas para disponer del Plan de Igualdad depende del número de trabajadores, concretamente:

  • Para las empresas de más de 150 trabajadores el plazo era hasta el 7 de marzo de 2020.
  • A partir del 7 de marzo de 2021, deberán tenerlo todas las empresas con más de 100 y hasta 150 personas en plantilla.
  • A partir del 7 de marzo de 2022, deberán tenerlo todas las empresas de entre 50 a 100 personas en plantilla.

El no cumplimiento de esta obligación supondrá una sanción grave para la empresa, según el art.7.7 de la Ley de Infracciones y Sanciones en el Orden Social (LISOS).

Y ¿cómo se debe realizar el Plan de Igualdad?

El nuevo Real Decreto establece que los planes de igualdad contendrán un conjunto ordenado de medidas evaluables dirigidas a remover los obstáculos que impiden o dificultan la igualdad efectiva de mujeres y hombres.

Previamente a la elaboración del Plan se debe realizar un diagnóstico, que consistirá en un estudio cuantitativo y cualitativo de la estructura organizativa de la empresa que permita conocer la situación sobre la igualdad entre mujeres y hombres en la actualidad. El diagnóstico incluirá información sobre los elementos que pueden generar discriminaciones en la empresa (humanos, económicos, materiales, de organización, etc.), así como sobre los recursos de los que dispone para plantear el cambio.

Además, se regula que las medidas, y no solo los objetivos del plan, deben ser “evaluables”, y que el diagnóstico debe ser “negociado”, en su caso, con la representación legal de los trabajadores. Además, se crea un Registro de Planes de Igualdad de las Empresas, como parte de los Registros de convenios y acuerdos colectivos de trabajo dependientes de la Dirección General de Trabajo del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social y de las Autoridades Laborales de las Comunidades Autónomas. Las empresas están obligadas a inscribir sus planes de igualdad en el citado registro.

El contenido del diagnóstico será, al menos, el siguiente:

  1. Proceso de selección y contratación.
  2. Clasificación profesional.
  3. Formación.
  4. Promoción profesional.
  5. Condiciones de trabajo, incluida la auditoría salarial entre mujeres y hombres.
  6. Ejercicio corresponsable de los derechos de la vida personal, familiar y laboral.
  7. Infrarrepresentación femenina.
  8. Retribuciones.
  9. Prevención del acoso sexual y por razón de sexo

Si está obligado a implementar un Plan de Igualdad en su empresa y no sabe por dónde empezar, contacte con nosotros y le ayudaremos en todo el proceso.

Imagen: freepik