La industria alimentaria y de bebidas presenta los nuevos retos de sostenibilidad medioambiental que quieren alcanzar para el año 2020

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

La FIAB (Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas) realizo el congreso “Alimentamos un futuro sostenible: Retos ambientales de la Industria Alimentaria a 2020”. Durante el mismo se expusieron cinco retos para el sector como son la seguridad alimentaria, la gestión del agua, la dependencia energética, el impacto ambiental de los envases y el cambio climático.

El encargado de la exposición de estos retos fue D. Horacio González Alemán, Director General de la FIAB e indico que únicamente es posible avanzar hacia el cumplimiento de los objetivos definidos si todos los involucrados en la cadena alimentaria tienen una visión comprometida con el medio ambiente y trabajan de forma conjunta.

Industrias Alimentarias

A continuación procedemos a exponer cada uno de los retos expuestos en el congreso:

  1. Alimentar a una población creciente en un entorno de escasez de recursos. Según las previsiones que se manejan actualmente para el año 2030 será necesario aumentar en un 50% el suministro de alimentos para poder satisfacer las demandas de la población mundial provocando con este incremento una presión cada vez mayor sobre los escasos recursos naturales que existen. Por este motivo y para mejorar en relación a la sostenibilidad de los alimentos, la industrias alimentarias y de bebidas se han propuesto contribuir con el desarrollo de un abastecimiento sostenible de materias primas, la reducción del desperdicio de alimentos, la colaboración con asociaciones de consumidores e instituciones o sectores interesados en la promoción de la sostenibilidad medioambiental y el promover el cálculo de la huella ambiental de los productos.
  2. Gestionar el agua de forma más sostenible. Pese a que el sector ha logrado reducir el consumo anual de agua en un 33% desde el año 2006 hasta el año 2010, las industrias apuestan por continuar con esta disminución a través de la optimización de los procesos y la reutilización de este recurso sí que esto afecte a la calidad y seguridad de los productos y lograr la mejora de la calidad de los vertidos finales que realizan.
  3. Mantener la competitividad industrial en un entorno de incertidumbre jurídica y dependencia energética. Nuestro país se caracteriza por tener una estructura de consumo energético con una dependencia muy alta y por existir una gran incertidumbre en relación al marco que regula estas actividades. Por este motivo las industrias alimentarias y de bebidas se marcan como objetivo el mejorar la eficiencia de los procesos de producción y envasado y la utilización de fuentes energéticas más limpias y eficientes.
  4. Mejorar la eficiencia de los procesos y mitigar el cambio climático. Para lograr este reto, las industrias quieren impulsar la colaboración con los proveedores con el objetivo de optimizar el transporte y la distribución de las materias primas y los productos con el fin de lograr la reducción de emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI).
  5. Minimizar el impacto ambiental de los envases. En nuestro país reciclamos 7 de cada 10 envases que se ponen en el mercado. Las industrias alimentarias y de bebidas quieren promover la innovación para la fabricación de envases mas sostenibles, evitar los residuos, trabajar en el diseño de los mismos y en su ciclo de vida, promover la mejora de los procedimiento de elaboración, etc.

¿Quiere conocer las herramientas que le permitirán alcanzar muchos de los restos expuestos en nuestro artículo? ¿Apuesta por la sostenibilidad? Contacte con nosotros, nos encontramos a su disposición.

Imagen|Iphis

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *