La seguridad alimentaria y el sector agrícola

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Actualmente, existen nuevas tendencias de consumo cada vez más responsables y saludables, encaminadas principalmente al consumo de productos poco procesados. El consumidor está más informado cada día y se preocupa por adquirir alimentos cada vez más naturales y libres de los contaminantes que puedan suponer un riesgo para la salud.

Esto ha hecho que la agricultura esté encontrando en las certificaciones de seguridad alimentaria un valor añadido a sus productos, puesto que se le empieza a exigir que su sistema de producción sea capaz de asegurar la inocuidad de los alimentos.

Disponer de un certificado de seguridad alimentaria reconocido a nivel nacional e internacional, permitirá a la empresa posicionarse en el mercado con un producto considerado más seguro, ya que la certificación garantizará que el proceso de producción que siguen cumple con los requisitos establecidos por normas de referencia en seguridad alimentaria.  La organización dispondrá, por tanto, de un sistema de gestión que le ayudará a controlar y reducir los riesgos en la seguridad de los alimentos.

Según el país en el que se quiera comercializar un producto o las grandes superficies con las que se quiera trabajar, las certificaciones exigidas variarán, y podrán ser BRC, IFS, ISO 22000, FSSC 22000…

Pero no sólo el sector agrícola puede optar a dichas certificaciones, sino todas las organizaciones de la cadena alimentaria, desde ganadería hasta los servicios de alimentación, pasando por el procesamiento, transporte, almacenamiento, envasado y venta al por menor.

Si estás interesado en las normas de Seguridad Alimentaria contacta con INTEGRA.

Foto: Integra

¿CÓMO GESTIONAR EL FRAUDE ALIMENTARIO? LA VERSIÓN 6.1 DE LA NORMA IFS-FOOD INDICA EL CAMINO

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

En noviembre de 2017 se publicó la versión modificada de IFS Food 6, concretamente la versión 6.1, que entrará en vigor a partir de del 1 de julio de 2018.  Esta modificación surgió principalmente de la necesidad de abordar lo referente al fraude alimentario, que es sin duda el cambio más importante que introduce.

Desde que surgió hace años la crisis generada por la carne de caballo o más recientemente la polémica sobre el atún tintado con remolacha, la desconfianza por parte del consumidor ha ido creciendo, puesto que la percepción de tener cada vez alimentos más seguros se ha ido tornando en desconfianza al comprobar que también existe fraude dentro del sector de la alimentación.

Y ¿qué es el fraude alimentario? Pues bien, se puede explicar de una manera sencilla como la puesta en el mercado de alimentos con una intención clara de engañar al consumidor y lucrarse con ello. Y el fraude se puede materializar de distintas formas: falseando los ingredientes, dando información falsa en el etiquetado, cometiendo fraude contra el estado de conservación, o sobre la calidad del producto…

Pero, ¿Qué nuevos requisitos debe cumplir mi empresa en relación al Fraude Alimentario?

La versión 6.1 de la norma IFS-FOOD introduce el cambio en la parte de Requisitos de auditoría, concretamente creando el epígrafe 4.21 Fraude alimentario, que consta de 3 nuevos requisitos cuyo objetivo es gestionar el fraude.

La empresa deberá implantar un sistema de gestión del fraude alimentario que esté documentado y que se establezca en base a los tres requisitos siguientes:

  1. Evaluación documentada de la vulnerabilidad ante el Fraude alimentario: dicha evaluación se realizará tanto sobre las materias primas, ingredientes, envases como sobre los procesos subcontratados, para poder determinar el riesgo de fraude en relación con cada uno de ellos. Por ejemplo el riesgo puede venir por sustitución, etiquetado erróneo, adulteración o falsificación.
  2. Desarrollo e implantación de un Plan de Mitigación del fraude que permita controlar cualquier riesgo que se haya identificado durante la evaluación de la vulnerabilidad, y además estableciendo métodos eficaces de control y vigilancia.
  3. Revisión de la evaluación de la vulnerabilidad siempre que se detecte que ha aumentado el riesgo, o al menos una vez al año, y revisando posteriormente el Plan de Mitigación si fuera necesario.

Foto: Integra

Ventajas y beneficios de la IFS: Norma Internacional de Seguridad Alimentaria

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

ifs-norma-seguridad-alimentaria

Las diferentes empresas y organizaciones que intervienen en la cadena alimentaria, tienen a su disposición normas como es la norma IFS, Norma Internacional de Seguridad Alimentaria) que aportan una serie de beneficios y ventajas principalmente a todas aquellas compañías que necesitan garantizar la seguridad alimentaria en aquellos productos que venden, así como conseguir que sus actividades alcancen un mayor nivel de control en materia de seguridad alimentaria.

¿Cuáles son los principales beneficios de la norma IFS?

  • Cumplimiento: es una herramienta que permite evidenciar que nuestra organización cumple con la legislación en materia de seguridad alimentaria.
  • Conciliación: permite la conciliación tanto del control de la calidad como de la propia seguridad alimentaria.
  • Control: de todas las etapas de producción.
  • Reducción de riesgos: con el control de todas las etapas de producción se consigue reducir los peligros y riesgos de contaminación, con lo que se asegura la propia seguridad de los alimentos producidos y envasados.
  • Competitividad: de cara sobretodo a tus competidores más directos.
  • Integración fácil: con otros sistemas de gestión.

¿Qué es la Trazabilidad Alimentaria?

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

A lo largo de las distintas publicaciones en nuestro blog, hemos tratado muchos  y diversos temas, entre los que podemos destacara, todos los asuntos relacionados con la seguridad alimentaria.

¿Que entendemos como seguridad alimentaria?

La seguridad alimentaria es el conjunto de técnicas orientadas a evitar, o minimizar, los posibles peligros a los que los consumidores se ven expuestos ante el consumo de un determinado producto alimentario.

trazabilidad-alimentaria

Aunque en la actualidad existen bastantes normas relacionadas con la seguridad alimentaria, básicamente las más conocidas son la norma ISO 22000 de Sistemas de Gestión de la Inocuidad de los Alimentos, la norma mundial de seguridad alimentaria BRC y la norma mundial de seguridad alimentaria IFS.

Es importante el indicar que dentro de los sistemas de gestión de la seguridad alimentaria se recogen apartados específicos relacionados con la trazabilidad y su aseguramiento pero:

¿Qué significa Trazabilidad Alimentaria?

Trazabilidad alimentaria se entiende por la posibilidad de encontrar y seguir el rastro de un alimento, pienso, animal destinado a la producción de alimentos o una sustancia destinada a ser incorporados en alimentos o piensos, o con probabilidad de serlo.

Por tanto el asegurar la Trazabilidad alimentaria es obligatorio para cualquier empresa del sector alimentario, dado que los planes de control se aplican a absolutamente toda la cadena alimentaria.

Imagen | photologue_np

¿Como aseguro la inocuidad de mis productos?

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Actualmente existen distintas normas en las que se basan los Sistemas de Gestión de la Seguridad Alimentaria o Sistemas de Gestión de la Inocuidad de los Alimentos que permiten que las empresas que apuestan por su implantación aseguren la seguridad, legalidad y calidad de sus productos y procesos.

Seguridad Alimentaria

Pese a que los requisitos que recogen las distintas normas son diferentes dependiendo de la que escojamos para implantar y certificar un Sistema de Gestión, la estructura de todas está basada en los Sistemas de Gestión de la Calidad y enfocadas en el APPCC del Codex Alimentarius con el objetivo de permitir la integración de los Sistemas de Gestión de la Seguridad Alimentaria o Inocuidad de los Alimentos con otros Sistemas de Gestión como los son los Sistemas de Gestión del Medio Ambiente implantados bajo los requisitos de la norma ISO 14001 o los Sistemas de Gestión de la Calidad basados en los requisitos de la norma ISO 9001, entre otros.

Entre los Sistemas de Gestión de la Seguridad Alimentaria o de la Inocuidad de los Alimentos, los más demandados son los que se implantan bajo los requisitos de las normas BRC, IFS e ISO 22000 pese a que existen otras muchas  normas relacionadas con la seguridad alimentaria.

¿Estás interesado en implantar un Sistema de Gestión de la Seguridad Alimentaria? A que esperas, llámanos o escríbenos, nos encontramos a tu disposición para asesorarte.

Imagen|Alvimann

 

¿A que no sabes lo que significa Food Defense?

Enlace

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

A pesar de cumplir cada vez más con protocolos muy exigentes en materia de seguridad alimentaria, los mercados internacionales como lo es EEUU obligan a las empresas que exportan productos allí a evidenciar el cumplimiento del protocolo Food Defense.

Food Defense

El protocolo Food Defense  tiene como objeto el lograr la identificación, el control y la vigilancia de los posibles focos de contaminación intencionada que pueden afectar a los productos alimentarios para poder establecer e implantar las medidas preventivas necesarias que garanticen el control y la reducción de los focos identificados.

Actualmente Food Defense es un requisito de obligado cumplimiento recogido dentro de normas internacionales de seguridad alimentaria, como son las normas BRC e IFS y de obligado cumplimiento por parte de la FDA (US Food and Drug Administration) ya que con el cumplimiento de Food Defenselas empresas alimentarias logran reducir los riesgos de contaminación intencionada o indebida y producir productos seguros, legales y de calidad logrando con todo ello mejorar su imagen y posición en los mercados y el aumento de la confianza del consumidor  porque Food Defense hace mucho hincapié en la necesidad de reducir los posibles errores que aparecen en los procesos que se desarrollan por parte de las industrias alimentarias con el objetivo de la no aparición de retiradas de productoreclamaciones o del aumento de los costes que se producen tras no proceder de forma correcta, etc.

Por ultimo es importante dejar constancia de que Food Defense es una herramienta que permite controlar los posibles peligros desde la prevención y/o la respuesta rápida ante una situación de emergencia en materia de seguridad alimentaria.

¿Quieres implantar alguna de las normas de seguridad alimentaria que incluyen Food Defense o bien cumplir directamente con este protocolo? Nos encontramos a tu disposición para asesorarte sin ningún tipo de compromiso. Contacta con Integra.

Imagen|Keyseeker

La norma IFS Food

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Como hace mucho tiempo que no hablamos de la Norma Mundial de Seguridad Alimentaria IFS Food hemos decidido centrar nuestra entrada de hoy en ella.

Como bien sabemos la norma IFS Food es una norma reconocida por la Global Food Safety Initiative (GFSI) y define los requisitos que deben cumplir las organizaciones que apuestan por la implantación de un Sistema de Gestión de la Seguridad Alimentaria bajo dicha norma con objeto de que estas aseguren la calidad y seguridad alimentaria de sus procesos y productos.

Los Sistemas de Gestión de la Seguridad Alimentaria definidos bajo los requisitos de la norma IFS Food pueden ser implantados en empresas alimentarias que elaboren alimentos o envasen alimentos a granel.IFS Food

A continuación procedemos a detallar los aspectos más significativos recogidos en la norma IFS Food:

– Definición de la sistemática que se sigue para la emisión del certificado IFS Food.

– Potencia la comprensión de los informes de auditoría y de los certificados a nivel internacional ya que obliga a traducir al inglés campos del informe de auditoría, del plan de acciones y del certificado.

– Definición de la sistemática de puntuación que permite identificar y valorar a aquellas organizaciones que implantan mejores prácticas.

– Definición de requisitos adicionales asociados a la calidad de los productos.

– Definición de requisitos orientados a la eficacia de la documentación asociada al Sistema de Gestión de la Seguridad Alimentaria.

– El capitulo 6 “Food Defense” es de obligado cumplimiento y define requisitos específicos relacionados con la seguridad y las medidas de seguridad que se deben implantar para evitar intentos deliberados de contaminación o daño de los productos alimentarios.

– Incluye un capítulo relacionado con los productos alimentarios que pueden ser elaborados por terceros.

¿Está interesado en implantar un Sistema de Gestión de la Seguridad Alimentaria bajo los requisitos de la norma IFS Food y necesita asesoramiento? Contacte con Integra.

Imagen|MaxStraeten

La Seguridad Alimentaria en Andalucía

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Seguridad AlimentariaDesde hace algunos años el sector agroalimentario de nuestro país está sufriendo un incremento en relación con las exportaciones, aspecto que esta haciendo que el sector hortofrutícola, el sector cárnico, el de los productos de mar, el del aceite de oliva y el vino ocupen un porcentaje elevado en el numero total de las exportaciones que realizamos año tras año.

A pesar de que la UE es nuestro principal socio comercial, los últimos datos económicos analizados evidencian nuevas demandas en mercados emergentes siendo esta cuestión algo que nos está permitiendo la diversificación, la mejora de la competitividad y el crecimiento.

Por todo lo indicado, Integra está desarrollando proyectos para diferentes industrias del sector agroalimentario con el objetivo de que estas puedan exportar sus productos garantizando la seguridad alimentaria de los mismos.

Entre las herramientas más demandadas por las industrias agroalimentarias podemos destacar:

– Implantación o la mejora de los Sistemas de Autocontrol implantados en las empresas

Identificación de los posibles peligros que pueden aparecer en las industrias, el análisis de los riesgos asociados a los mismos y la detección de los posibles puntos de control o puntos de control críticos

Implantación de Sistemas de Gestión de la Seguridad Alimentaria bajo los requisitos de las normas BRC (British Retail Consortium) y/o IFS (International Food Standard)

– Etc.

Ya que con la implantación y el mantenimiento de algunas de las herramientas indicadas en el apartado anterior se dota a las empresas de un valor añadido a la hora de realizar transacciones comerciales, de un control más exhaustivo y eficiente de los riesgos asociados a la seguridad alimentaria y se garantiza la protección de los consumidores ya que estas herramientas potencian la confianza de los consumidores a la hora de adquirir productos alimentarios.

¿Quiere conocer con más detalle las herramientas que existen en la actualidad para el sector agroalimentario? Recuerda que nos encontramos a tu disposición, contacta con nosotros.

Imagen|Mikedota

Apueste por garantizar la seguridad de su producto

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

En la actualidad cada vez son más las grandes marcas de distribución que exigen a sus proveedores que los productos suministrados o los servicios prestados (p.e. transporte y distribución) estén certificados por alguna de las Normas de Seguridad Alimentaria que existen en la actualidad.

Al principio este requerimiento suena extraño y lo primero que hace pensar es que ya están exigiendo algo que solo sirve para invertir tiempo, dinero y recursos humanos pero nada más empezar con el proceso de implantación de la norma escogida, se empieza a ver como una herramienta efectiva para tener un mayor control sobre todos los procesos que pueden afectar a la legalidad, seguridad y calidad de los productos y servicios prestados así como una buena estrategia de venta para exportar a otros países o abrir nuevas líneas de negocio.

Actualmente las normas en materia de seguridad alimentaria más demandadas son las que están reconocidas por GFSI (Global Food Safety Initiative) destacando en nuestra entrada de hoy, la Norma Mundial de Seguridad Alimentaria BRC (British Retail Consortium) y la Norma de Seguridad Alimentaria IFS (International Featured Standards).

En nuestro país estos esquemas eran desconocidos hasta que grandes cadenas de distribución han empezado a exigir esta certificación asegurándose que los proveedores que la obtienen garantizan que el producto suministrado o servicio prestado es legal, de calidad y seguro.

Por todo lo comentado, hemos querido centrar nuestra publicación de hoy en animar a los empresarios a adelantarse a los requerimientos que están por llegar de parte de sus clientes apostando por la seguridad alimentaria y consiguiendo posicionar su empresa dentro del sector.

Necesitas más información, desde nuestro Dpto. de Agroalimentario, estarán encantados de asesorarte en todo lo que necesites.

Imagen|Mconnors

La norma IFS de Seguridad Alimentaria

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

ifs-norma-seguridad-alimentariaHace algunas semanas te hablábamos sobre la norma ISO 22000 de Sistema de Gestión de la Inocuidad de los Alimentos, que son un tipo de sistema de gestión sectorial que, entre otros aspectos, ayuda a mejorar el nivel de control de la inocuidad alimentaria en las empresas, dotando a las empresas que preparan, procesan, envasan, transportan o almacenan alimentos de las siguientes ventajas si apuestan por su implantación:

  • Aporta solución a todas las necesidades de la empresa, brindando garantía de seguridad a los productos fabricados.
  • Mejora el conocimiento de los diferentes requisitos legales de aplicación a los productos alimenticios.
  • Ideal para dar respuesta a situaciones que pueden comprometer la seguridad alimentaria de los productos y los procesos productivos.
  • Mejora la imagen de la empresa.

No obstante, desde un punto de vista internacional, existe entre otras, una norma internacional que también es de aplicación a la seguridad alimentaria, la norma IFS pero ¿Qué es la norma IFS?

Como es evidente, todas las empresas  deben garantizar la seguridad de su propia marca en aquellos productos que venden, por lo que la norma IFS ayuda a cumplir todos aquellos requisitos de seguridad alimentaria necesarios para ello, aportando una respuesta concreta a las expectativas de seguridad alimentaria de los clientes, mejorando la seguridad de los consumidores.

No en vano, se trata de una norma orientada a todas aquellas industrias que lleven a cabo procesamientos de productos.

Su desarrollo se basa en varios puntos importantes:

  • Las responsabilidades de mayoristas y distribuidores.
  • La demanda cada vez más creciente de los consumidores.
  • El aumento de las exigencias a nivel legal y la globalización de suministro de productos.

Básicamente es necesario tener en cuenta que la norma IFS es de aplicación para toda la cadena alimentaria.

¿Quieres que te ayudemos a comprobar la reducción de costes que puedes tener en tu organización implantando un Sistema de Gestión de la Seguridad Alimentaria basado en los requisitos de la norma IFS? Pídenos precio y descubre las ventajas que puede ofrecer a tu organización.