¿INTERESADO EN ACCEDER A LA CONTRATACIÓN PÚBLICA? ISO 14001 LE PUEDE AYUDAR

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

 

En el marco de la Estrategia europea 2020, que pretende fomentar el desarrollo inteligente, sostenible e integrado en la economía de la Unión Europea, nació la Ley 9/2017 de Contratos del Sector Público.

El objetivo de esta Ley, que entró en vigor el 8 de marzo 2018 es conseguir una mayor transparencia en la contratación pública  y permitir o facilitar el acceso a la contratación pública a las pequeñas y medianas empresas y que los criterios cualitativos de adjudicación que se diseñen permitan a los organismos obtener obras, suministros y servicios de gran calidad. Para ello, establece la necesidad de incluir aspectos cualitativos, medioambientales, sociales e innovadores vinculados al objeto del contrato.

En su artículo 145 establece que, entre los criterios cualitativos para evaluar la mejor relación calidad-precio, se podrán referir a características ambientales como la reducción del nivel de emisión de gases de efecto invernadero, el empleo de medidas de ahorro y eficiencia energética, la utilización de energía procedentes de fuentes renovables durante la ejecución del contrato y el mantenimiento o mejora de los recursos naturales que puedan verse afectados por la ejecución del contrato.

Además, en aquellos contratos en los que la ejecución pueda tener un impacto significativo en el medio ambiente, en la adjudicación se valorarán condiciones ambientales medibles.

¿CÓMO SE PUEDE DEMOSTRAR QUE UNA EMPRESA CUMPLE CON ESOS CRITERIOS?

La Ley sigue la regulación anterior relativa a la acreditación del cumplimiento de las normas de gestión medioambiental y a las obligaciones en materia medioambiental, social o laboral. En su artículo 94, establece que las empresas licitadoras, acreditarán el cumplimiento mediante certificados de gestión medioambiental como condición de solvencia técnica, es decir, para acreditar su experiencia en el ámbito de la protección del medio ambiente.

Por tanto, si tu empresa dispone por ejemplo, de un Sistema de Gestión Ambiental según la norma ISO 14001:2015 podrá acreditar la solvencia técnica ante la administración.

Si estás interesado en acceder a contratos públicos y aun no dispones de un Sistema de Gestión Ambiental certificado, solicítenos presupuesto sin compromiso.

INTEGRAR CALIDAD Y MEDIO AMBIENTE, VITAL EN LA GESTIÓN DE PLAYAS

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Estamos en pleno verano, época en la que sin duda, reina el turismo de sol y playa, cada día más exigente y con más conocimiento para distinguir entre una buena y mala gestión de las playas. Este turismo, supone el principal aporte económico para muchos pueblos y ciudades costeras de nuestro país, por lo que es de vital importancia que mantengan una gestión adecuada de sus playas, basada en la calidad y sostenibilidad de estas.

Hoy en día, los gestores de las playas disponen de muchas herramientas para apostar por esa adecuada gestión en calidad y medio ambiente; todos hemos oído hablar de la bandera azul, de la Q de calidad turística, del Reglamento EMAS, de las normas ISO…

Últimamente, entre las herramientas de mejora que más se están utilizando en el ámbito de la calidad en las playas encontramos la norma ISO 9001:2015 de Sistemas de Gestión de la Calidad, ampliamente conocida y que persigue la mejora continua en la gestión. Y si, además, se integra la gestión de la calidad con la gestión ambiental mediante la implantación de la norma ISO 14001:2015, una entidad gestora conseguirá encontrar el equilibrio entre la explotación de los recursos que ofrece la playa (recreativos, turísticos…) y el respeto al entorno, introduciendo en su gestión el concepto de sostenibilidad.

El hecho de que una playa esté certificada con este tipo de normativas asegura una excelente calidad, un gran respeto por el medio ambiente e implica que se tengan que planificar las actuaciones que se vayan a realizar en la misma y siempre cumpliendo con todos los requisitos legales de aplicación. Y, además, los bañistas, al asistir a estas playas certificadas, se aseguran ciertos servicios como salvamento, socorrismo, limpieza de la arena, calidad del agua tanto del mar como la destinada a higiene personal…evidenciando así la gestión de calidad y el control de los aspectos ambientales.

Debemos cuidar nuestras costas y es posible con una adecuada gestión.

Foto: Topntp26