ALOJAMIENTOS RURALES Y LA MARCA Q DE CALIDAD

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Nuestro país dispone de un sector turístico que crece cada día gracias a la gran cantidad de reclamos que posee. Tradicionalmente, el turismo de sol y playa ha sido uno de esos principales reclamos, pero en los últimos tiempos, el turismo rural ha ido creciendo exponencialmente y ganando adeptos cada año.

Los Alojamientos rurales se han convertido en una fuente de ingresos para muchas familias, que ven, cómo año a año, su negocio va en aumento y que se encuentra cada vez con clientes más exigentes que exigen un servicio de calidad.

Pues bien, para garantizar ese servicio de calidad existe la marca Q de calidad turística para Alojamientos Rurales, cuya obtención estará supeditada a la implantación y cumplimiento de los requisitos de la norma UNE 183001:2009. El cumplimiento de ésta, y la obtención del la Q de Calidad, será garantía ante los potenciales clientes, de que el Alojamiento ofrece un servicio y unas instalaciones de calidad reconocida.

Los requisitos de la norma UNE 183001:2009 hacen referencia a distintos elementos que se deben considerar en lo que respecta a procesos de la dirección, prestación del servicio, e infraestructura y equipamiento del establecimiento. Concretamente:

  • PROCESOS DE LA DIRECCIÓN

Paisajes turismo rural

La dirección del alojamiento rural debe liderar el proceso de implantación del Sistema de gestión de calidad y para ello debe asumir la planificación, organización, gestión de recursos, gestión comercial, seguimiento y control de los procesos, con el objetivo final de la mejora continua de la eficacia del sistema. De este modo, la Dirección podrá asegurar de primera mano que los servicios ofrecidos cumplen con los requisitos de la norma.

  • PRESTACIÓN DEL SERVICIO

En todo sistema de gestión de calidad, la prestación del servicio cobra un papel fundamental, ya que afectará directamente al grado de satisfacción del cliente.  Y en un Alojamiento rural, la prestación del servicio llega a cobrar una importancia aún mayor, si cabe, puesto que ofrece un servicio de hospedaje a los clientes. Por ello, la norma UNE 183001:2009 establece requisitos de cómo deben ser algunos aspectos de la prestación, tales como: la gestión de reservas, servicios de acogida, estancia y salida de huéspedes, la restauración, la limpieza y mantenimiento de las instalaciones y el aprovisionamiento y almacenamiento.

  • INFRAESTRUCTURA Y EQUIPAMIENTO

El tercer proceso importante al que hace referencia la norma UNE 183001:2009, es el relacionado con la infraestructura e instalaciones del alojamiento, con el objetivo de que evidenciar que cumple con los requisitos adecuados para ofrecer un servicio de calidad a los clientes, en cuanto a capacidad de alojamiento, dimensiones de las instalaciones, servicios sanitarios disponibles, distribución de las estancias, equipamiento básico del que debe disponer, mobiliario de jardín y terrazas, zonas de recreo infantil, accesos al establecimiento o aparcamiento para vehículos.

BENEFICIOS QUE OBTIENE EL ALOJAMIENTO RURAL

La certificación de Q de Calidad sobre la base de la norma UNE 183001:2009 dispone de un amplio reconocimiento de todo el sector turístico como garantía de servicio e instalaciones de calidad, pero, además, podrá aportar al Alojamiento rural los siguientes beneficios:

  • Los clientes potenciales tendrán una garantía de la calidad de los servicios que ofrece.
  • Incrementar el número de clientes gracias al aporte de fiabilidad de la certificación.
  • Lograr la fidelización de los clientes y conseguir que funcione el “boca a boca”.
  • Gestionar de una manera más eficiente todos los recursos existentes y por ende disminuir costes.
  • Posicionarse frente a aquellos alojamientos que puedan ser competencia, puesto que actualmente existe una amplia oferta.

Si desea darle ese plus a su Alojamiento rural que lo diferencie de la competencia, atrévase a solicitar la certificación Q de Calidad, contacte con INTEGRA, y nosotros le asesoraremos en lo que necesite.

Foto: macrovector