IFS GLOBAL MARKETS PARA ALCANZAR IFS FOOD

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

La seguridad alimentaria es, hoy día, una exigencia a nivel global tanto de la propia industria como del consumidor, y las certificaciones en esta materia son fundamentales para la mayoría de las empresas alimentarias que quieren posicionarse en el mercado y abrirse puertas.

Obtener una certificación en seguridad alimentaria supone a la empresa tener una garantía, otorgada por un organismo independiente, y que asegura a los potenciales clientes que el proceso de producción y/o el producto en cuestión cumple con los requisitos normativos que exigen las diferentes organizaciones o países.

Todos conocemos las normas más importantes en materia de seguridad alimentaria, como IFS, BRC, ISO 22000, pero también somos conscientes de las exigencias de dichas normas, que en ocasiones son difíciles de afrontar por pequeñas empresas del sector. Pues bien, IFS ha pensado en ellas y ha creado el programa IFS Global Markets, cuyo objetivo es que las pymes puedan establecer un protocolo que les conduzca gradualmente al proceso de mejora continua de su sistema de gestión de seguridad alimentaria y cuyo fin último será alcanzar la certificación en IFS Food.

El programa de certificación se basa en los protocolos de GFSI Global Markets, que incluyen una lista de requisitos a cumplir durante el proceso de certificación,  que será más o menos largo dependiendo del punto de partida elegido por la PYME.

Y ¿Cuál es el proceso a seguir?

La empresa u organización que esté interesada en seguir la agenda que marca IFS Global Markets-Food para llegar al cumplimiento de los estándares de IFS de una forma gradual, debería llevar a cabo en primer lugar una autoevaluación con respecto al listado de requisitos del Nivel Básico y /o Medio para decidir el nivel de entrada al programa. Dichos requisitos pueden consultarse gratuitamente en la web de IFS.

La autoevaluación debe ser realizada por la propia empresa y puede llevarla a cabo con el apoyo de algún consultor/asesor calificado e independientes.

La autoevaluación o pre-evaluación de los requisitos de la Lista de Verificación del Nivel Básico e Intermedio es un paso voluntario cuyo objetivo es que la empresa pueda llevar a cabo su propio proceso de análisis de carencias que le permitirá definir y poner en marcha un plan de acción para su mejora.

La duración de la evaluación va a depender de una serie de factores como:

  • El tamaño de la empresa
  • El alcance de la evaluación
  • El número de trabajadores

Y se debe tener en cuenta, que el estándar establece que se deberá utilizar 2/3 de la duración de la evaluación, como mínimo, en el área de producción de la empresa.

Una vez obtenidos los resultados de la autoevaluación, la empresa podrá decidir en qué nivel accede al proceso de certificación y esto dependerá en gran medida de la adecuación y desarrollo tanto de la infraestructura como de los procesos implantados de gestión de la seguridad alimentaria. Por tanto, para llegar al objetivo final, que es la certificación IFS food, hay que cumplir con los requisitos de las dos primeras etapas o niveles, que son:

  1. NIVEL BÁSICOse centra en:
  • Sistemas de gestión de la seguridad o inocuidad alimentaria: liberación del producto, trazabilidad, gestión de incidentes, control de productos no conformes y acciones correctivas.
  • Buenas prácticas de fabricación: higiene del personal, medio ambiente, limpieza y desinfección, control de la contaminación del producto, control de plagas, control de la calidad de agua.
  • Control de peligros alimentarios: general, específico y control de alérgenos.

2. NIVEL INTERMEDIO

  • Sistema de gestión de la seguridad alimentaria: responsabilidad de la dirección, requisitos de la documentación general, procedimientos, gestión de reclamaciones, control de medidas y vigilancia de los equipos, análisis del producto, compras, homologación de proveedor, realización de la vigilancia, formación.
  • Buenas prácticas de fabricación: instalaciones y mantenimiento de equipos, instalaciones del personal, gestión de residuos, almacenamiento y transporte.
  • Control de peligros alimentarios: APPCC y Food Defense

3. CERTIFICACIÓN IFS Food:

Llegados a este punto ya sólo quedará solicitar la certificación IFS FOOD en un periodo de tiempo definido. En esta fase la empresa se servirá del informe de evaluación detallado que recibirá y que resumirá el potencial de mejora de la empresa en cuestión. Además irá acompañado de un plan de medidas específicas para alcanzar los objetivos, con el fin último de pedir la certificación IFS FOOD en un periodo de tiempo definido.

IFS Global Markets-Food es una gran oportunidad para las PYMES que no están seguras de poder alcanzar la certificación IFS actualmente, pero que creen que pueden lograrla de una manera gradual. Si estás interesado no dudes en contactar con nosotros.

IFS, SEGURIDAD ALIMENTARIA EN LA EMPRESA

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Como hemos dicho en diversas ocasiones, en la actualidad, tanto los consumidores como las autoridades sanitarias muestran un grado de exigencia cada vez mayor en cuanto a la calidad y seguridad que deben ofrecen los productos alimentarios. Por ello, todas las empresas que forman parte de la cadena alimentaria deben garantizar la seguridad de su propia marca en aquellos productos que venden.

Para garantizar la seguridad alimentaria existen distintas normas que marcan los requisitos necesarios para implementar un sistema de gestión eficaz. Pues bien, una de esas normas es la IFS , que es el estándar promovido por la asociación de distribuidores de Alemania, Francia e Italia y que nace de la necesidad de disponer de una norma de calidad y seguridad alimentaria común a todos los países, como consecuencia de la globalización de comercialización de productos.

IFS Food, es una norma reconocida por la Global Food Safety Initiative (GFSI) y la última versión de la norma, la 6.1 entró en vigor el 1 de julio de 2018. Los Sistemas de Gestión de la Seguridad Alimentaria definidos bajo los requisitos de esta norma pueden ser implantados en empresas alimentarias que elaboren alimentos o envasen alimentos a granel, porque el estándar IFS Food sólo se aplica cuando el producto es procesado o tratado o cuando existe peligro de una contaminación del producto durante su primer empaquetado.

¿Cuáles son los principales beneficios de la norma IFS?

La norma IFS puede aportar muchos beneficios a la empresa, como:

  • Posicionamiento en el mercado frente a la competencia
  • Oportunidades comerciales con grandes superficies del sector de la alimentación
  • Control eficaz de los procesos internos de producción, minimizando el riesgo de contaminación o de errores
  • Gestión más operativa y rápida de los riesgos para la seguridad alimentaria.
  • Reducción de costes y tiempos
  • Mayor confianza para clientes y consumidores
  • Evidenciar ante terceros el cumplimiento legal en cuanto a seguridad alimentaria.

Si necesita asesoramiento sobre alguna de las normas IFS, en INTEGRA le informaremos acerca del proceso de implantación, llámenos.

Imagen: freepik