ISO 22000 EN PERIODO DE TRANSICIÓN

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

El COVID 19 está afectando a nuestras vidas en un grado que hace unos meses no habríamos ni imaginado, afectando a nuestro modo de vida, a nuestro modo de relacionarlos, a la actividad económica de nuestro país y del mundo y sin duda, también nos está afectando a nosotros mismos. Pues bien, el sector de las certificaciones no iba a ser menos, y como hemos mencionado en alguna ocasión, otra consecuencia del COVID 19 ha sido la ampliación del periodo de transición de las normas ISO que actualmente están en proceso de migración de las antiguas versiones a las nuevas. Concretamente, el Foro Internacional de Acreditación (IAF, International Accreditation Forum) decidió ampliar 6 meses los periodos de transición establecidos inicialmente para la migración a las nuevas versiones de normas ISO 45001, ISO 22000 e ISO 50001.

En el caso de ISO 22000, de sistema de gestión de inocuidad de los alimentos, la transición de la versión de 2005 a la de 2018 se ha ampliado hasta el 1 de diciembre de 2021 puesto que la fecha prevista para que las empresas ya hubieran migrado sus sistemas de gestión era hasta el 1 de junio de 2021.

Objetivo de ISO 22000

La norma  ISO 22000:2018 Sistemas de gestión de la inocuidad de los alimentos, establece los requisitos para implantar y desarrollar un sistema de gestión de seguridad alimentaria que sea eficaz a lo largo de toda la cadena alimentaria. Su objetivo es conseguir que todas las fases de proceso entorno a la fabricación de un alimento sean seguras y que el rendimiento de las empresas mejore al tiempo que logra la confianza del consumidor.

Esta norma se puede implantar en cualquier organización perteneciente a la cadena alimentaria, con el objetivo de garantizar que no haya eslabones débiles en la cadena de suministro de alimentos.  Por ello, ISO 22000 se puede aplicar en empresas muy diversas como: en productores de pienso y de alimento para animales, agricultores y recolectores de animales y plantas silvestres, productores de ingredientes, fabricantes de alimentos, distribuidores, servicios de restauración, transporte e incluso proveedores de productos de embalajes o equipos y/o productos de limpieza…entre otros.

Y los requerimientos que esta norma exige son distintos en función del sector al que pertenezca una empresa, puesto que los riesgos pueden ser muy diferentes de unas empresas a otras.

¿Qué aporta ISO 22000 a tu empresa?

Un sistema de gestión de la inocuidad de los alimentos implantado según la norma ISO 22000  permitirá a las empresas identificar, prevenir y reducir los riesgos, consiguiendo un sistema de seguridad alimentaria más eficaz, que garantice la cadena de suministro basándose en los principios de los Sistemas de Gestión de la calidad y manteniendo los principios de APPCC.

La última versión de esta norma fue publicada en 2018 y presenta la estructura de alto nivel ya conocida en normas como  ISO 9001, 14001 45001 y cuyos apartados son: Contexto de la organización, Liderazgo, Planificación, Apoyo, Operación, Evaluación del desempeño y Mejora.

Entre otros cambios, la nueva ISO 22000 viene a reforzar el enfoque basado en riesgos, haciendo más hincapié en minimizarlos a lo largo de todos los eslabones de la cadena alimentaria que puedan generar un peligro en los alimentos, ya sea de manera directa o incluso indirecta. Por tanto, la norma sienta las bases para ayudar a identificar, prevenir y reducir los riesgos, consiguiendo sistemas de gestión de la seguridad alimentaria más eficientes y una empresa más competitiva.

La empresa se hará más competitiva gracias al fortalecimiento de la imagen de su producto, a la seguridad y confianza que ofrece al cliente, al consumidor final, y gracias al compromiso con el cumplimiento de los requisitos reglamentarios que le son de aplicación.

Si necesitas asesoramiento durante la migración de tu Sistema a la nueva versión de la norma ISO 22000 o necesitas implantarlo desde cero no dudes en contactar con nosotros.

Imagen: freepik

BROTES DE COVID 19 Y SEGURIDAD ALIMENTARIA

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

A principios de este mes apareció un caso de COVID 19 en una empresa alimentaria de Girona y posteriormente se llegó a expandir generando un brote entre el personal de la empresa.  Y, aunque la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha dictaminado que no existen pruebas actualmente de que los alimento o los envases de productos alimenticios puedan ser vía de transmisión del virus, en la sociedad sigue existiendo cierta preocupación.

Para tranquilidad de los consumidores, debemos decir, que las empresas alimentarias suelen disponer de protocolos específicos de manipulación de alimentos y entre ellos se incluyen buenas prácticas de higiene, en las que se contemplan los modos de actuación ante una posible enfermedad o heridas de los trabajadores. Pero, además, muchas de las empresas están intensificando esas medidas de higiene personal y ofreciendo formación específica a sus trabajadores acerca de los principios de la higiene alimentaria para evitar o reducir el riesgo de que contaminen la superficie de los alimentos o los envases con el virus, en caso de que lo tuvieran, pero fueran asintomáticos.

Medidas de distanciamiento físico, acompañadas de medidas estrictas de higiene y limpieza, y de un uso adecuado de equipos de protección individual como mascarillas y guantes, puede mantener a la plantilla a salvo del virus y por ende a los alimentos y superficie de envases e instalaciones.  

Aquellas empresas alimentarias que ya dispongan de algún sistema de gestión de inocuidad de los alimentos basado en normas certificables, como ISO 22000, juegan con la ventaja de disponer de procedimientos y orientaciones a seguir ante un posible caso de COVID-19 entre su personal y la notificación temprana será un aspecto importante para mantener el riesgo bajo control.

Gracias a la aplicación de las normas para el personal, que suelen incluir la notificación de síntomas de cualquier enfermedad y la prohibición los trabajadores enfermos acudan al trabajo, es poco probable que un trabajador presente síntomas de la COVID-19 en el lugar de trabajo. Pero si se da un caso como el ocurrido en la empresa de Girona, una empresa certificada en ISO 22000, dispondrá de un plan de actuación para controlar el posible foco de infección, controlar a las personas que han podido estar en contacto con la persona enferma siguiendo las indicaciones de la OMS para determinarlas, realizar las pruebas necesarias, limpiar todas las superficies con las que el empleado infectado haya estado en contacto, incluidas todas las superficies y objetos que puedan estar contaminados porque son de uso diario y frecuente (pomos de las puertas, teléfono, interruptores de luz…)

Y, aunque no hay evidencias de que el virus pueda propagarse a través del alimento o de los envases, disponer de un sistema de gestión de la inocuidad de los alimentos implantado según la norma ISO 22000  permitirá a las empresas  identificar, prevenir y reducir los riesgos, controlando el riesgo de manera rápida y eficaz, evitando un problema de salud pública  y en definitiva garantizando la cadena de suministro basándose en los principios de los Sistemas de Gestión de la calidad y manteniendo los principios de APPCC.

Y ¿QUÉ OTRAS VENTAJAS APORTA ISO 22000? 

Actualmente la seguridad alimentaria está entre las principales preocupaciones de la sociedad y de la industria, y por tanto una empresa que disponga de un sistema de gestión de la inocuidad de los alimentos certificado, conseguirá:

  • Fortalecer la imagen de su producto, aumentando la credibilidad.
  • Ofrecer seguridad y confianza a las partes interesadas, especialmente al cliente y al consumidor final.
  • Mejorar el posicionamiento en el mercado.
  • Aumentar la competitividad.
  • La capacidad para abordar los riesgos detectados y lograr sus objetivos.
  • Demostrar la conformidad de sus procesos y productos con los requisitos reglamentarios que les aplican.

Si desea implantar un sistema de gestión de seguridad alimentaria en su empresa que ofrezca garantías al cliente, contacte con nosotros.

Imagen: freepik

IFS, SEGURIDAD ALIMENTARIA EN LA EMPRESA

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Como hemos dicho en diversas ocasiones, en la actualidad, tanto los consumidores como las autoridades sanitarias muestran un grado de exigencia cada vez mayor en cuanto a la calidad y seguridad que deben ofrecen los productos alimentarios. Por ello, todas las empresas que forman parte de la cadena alimentaria deben garantizar la seguridad de su propia marca en aquellos productos que venden.

Para garantizar la seguridad alimentaria existen distintas normas que marcan los requisitos necesarios para implementar un sistema de gestión eficaz. Pues bien, una de esas normas es la IFS , que es el estándar promovido por la asociación de distribuidores de Alemania, Francia e Italia y que nace de la necesidad de disponer de una norma de calidad y seguridad alimentaria común a todos los países, como consecuencia de la globalización de comercialización de productos.

IFS Food, es una norma reconocida por la Global Food Safety Initiative (GFSI) y la última versión de la norma, la 6.1 entró en vigor el 1 de julio de 2018. Los Sistemas de Gestión de la Seguridad Alimentaria definidos bajo los requisitos de esta norma pueden ser implantados en empresas alimentarias que elaboren alimentos o envasen alimentos a granel, porque el estándar IFS Food sólo se aplica cuando el producto es procesado o tratado o cuando existe peligro de una contaminación del producto durante su primer empaquetado.

¿Cuáles son los principales beneficios de la norma IFS?

La norma IFS puede aportar muchos beneficios a la empresa, como:

  • Posicionamiento en el mercado frente a la competencia
  • Oportunidades comerciales con grandes superficies del sector de la alimentación
  • Control eficaz de los procesos internos de producción, minimizando el riesgo de contaminación o de errores
  • Gestión más operativa y rápida de los riesgos para la seguridad alimentaria.
  • Reducción de costes y tiempos
  • Mayor confianza para clientes y consumidores
  • Evidenciar ante terceros el cumplimiento legal en cuanto a seguridad alimentaria.

Si necesita asesoramiento sobre alguna de las normas IFS, en INTEGRA le informaremos acerca del proceso de implantación, llámenos.

Imagen: freepik

¿QUIERES ASEGURAR LA INOCUIDAD DE LOS ALIMENTOS? IMPLANTA ISO 22000

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Los riesgos de contaminación de los alimentos se han puesto de relieve en nuestro país en los últimos meses con casos como los de la carne mechada o el atún en conserva, ambos con claras consecuencias para la salud humana. En dichos casos se ha puesto de manifiesto la importancia de establecer sistemas de gestión de la seguridad alimentaria en todos los eslabones de la cadena alimentaria. Pues bien, la norma  ISO 22000:2018 Sistemas de gestión de la inocuidad de los alimentos, establece los requisitos para implantar y desarrollar un sistema de gestión de seguridad alimentaria que sea eficaz a lo largo de toda la cadena alimentaria.

Esta norma se puede implantar en cualquier organización perteneciente a la cadena alimentaria, con el objetivo de garantizar que no haya eslabones débiles en la cadena de suministro de alimentos.  Por ello, ISO 22000 se puede aplicar en empresas muy diversas como: en productores de pienso y de alimento para animales, agricultores y recolectores de animales y plantas silvestres, productores de ingredientes, fabricantes de alimentos, distribuidores, servicios de restauración, transporte e incluso proveedores de productos de embalajes o equipos y/o productos de limpieza…entre otros.

Y los requerimientos que esta norma exige son distintos en función del sector al que pertenezca una empresa, puesto que los riesgos pueden ser muy diferentes de unas empresas a otras.

Latas de conserva

¿CÓMO ES LA ÚLTIMA VERSIÓN?

Un sistema de gestión de la inocuidad de los alimentos implantado según la norma ISO 22000  permitirá a las empresas  identificar, prevenir y reducir los riesgos, consiguiendo un sistema de seguridad alimentaria más eficaz, que garantice la cadena de suministro basándose en los principios de los Sistemas de Gestión de la calidad y manteniendo los principios de APPCC.

La última versión de esta norma fue publicada en 2018 y presenta la estructura de alto nivel ya conocida en normas como  ISO 9001, 14001 45001 y cuyos apartados son: Contexto de la organización, Liderazgo, Planificación, Apoyo, Operación, Evaluación del desempeño y Mejora.

Entre otros cambios, la nueva ISO 22000 viene a reforzar el enfoque basado en riesgos, haciendo más hincapié en minimizarlos a lo largo de todos los eslabones de la cadena alimentaria que puedan generar un peligro en los alimentos, ya sea de manera directa o incluso indirecta. Por tanto, la norma sienta las bases para ayudar a identificar, prevenir y reducir los riesgos, consiguiendo sistemas de gestión de la seguridad alimentaria más eficientes y una empresa más competitiva..

¿QUÉ VENTAJAS APORTA A LA EMPRESA? 

Actualmente la seguridad alimentaria está entre las principales preocupaciones de la sociedad y de la industria, y por tanto una empresa que disponga de un sistema de gestión de la inocuidad de los alimentos certificado, conseguirá:

  • Fortalecer la imagen de su producto, aumentando la credibilidad.
  • Ofrecer seguridad y confianza a las partes interesadas, especialmente al cliente y al consumidor final.
  • Mejorar el posicionamiento en el mercado.
  • Aumentar la competitividad.
  • La capacidad para abordar los riesgos detectados y lograr sus objetivos.
  • Demostrar la conformidad de sus procesos y productos con los requisitos reglamentarios que les aplican.

Si desea implantar un sistema de gestión de seguridad alimentaria en su empresa que ofrezca garantías al cliente, contacte con nosotros.

Foto: macrovector