La seguridad alimentaria y el sector agrícola

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Actualmente, existen nuevas tendencias de consumo cada vez más responsables y saludables, encaminadas principalmente al consumo de productos poco procesados. El consumidor está más informado cada día y se preocupa por adquirir alimentos cada vez más naturales y libres de los contaminantes que puedan suponer un riesgo para la salud.

Esto ha hecho que la agricultura esté encontrando en las certificaciones de seguridad alimentaria un valor añadido a sus productos, puesto que se le empieza a exigir que su sistema de producción sea capaz de asegurar la inocuidad de los alimentos.

Disponer de un certificado de seguridad alimentaria reconocido a nivel nacional e internacional, permitirá a la empresa posicionarse en el mercado con un producto considerado más seguro, ya que la certificación garantizará que el proceso de producción que siguen cumple con los requisitos establecidos por normas de referencia en seguridad alimentaria.  La organización dispondrá, por tanto, de un sistema de gestión que le ayudará a controlar y reducir los riesgos en la seguridad de los alimentos.

Según el país en el que se quiera comercializar un producto o las grandes superficies con las que se quiera trabajar, las certificaciones exigidas variarán, y podrán ser BRC, IFS, ISO 22000, FSSC 22000…

Pero no sólo el sector agrícola puede optar a dichas certificaciones, sino todas las organizaciones de la cadena alimentaria, desde ganadería hasta los servicios de alimentación, pasando por el procesamiento, transporte, almacenamiento, envasado y venta al por menor.

Si estás interesado en las normas de Seguridad Alimentaria contacta con INTEGRA.

Foto: Integra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *