IFS BLOBAL MARKETS-FOOD PARA PYMES

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

La empresa u organización que esté interesada en seguir la agenda que marca IFS Global Markets-Food para llegar al cumplimiento de los estándares de IFS de una forma gradual, debería llevar a cabo en primer lugar una autoevaluación con respecto al listado de requisitos del Nivel Básico y /o Medio para decidir el nivel de entrada al programa. Dichos requisitos pueden consultarse gratuitamente en la web de IFS.

La autoevaluación debe ser realizada por la propia empresa y puede llevarla a cabo con el apoyo de algún consultor/asesor calificado e independientes.

La autoevaluación o pre-evaluación de los requisitos de la Lista de Verificación del Nivel Básico e Intermedio es un paso voluntario cuyo objetivo es que la empresa pueda llevar a cabo su propio proceso de análisis de carencias que le permitirá definir y poner en marcha un plan de acción para su mejora.

La duración de la evaluación va a depender de una serie de factores como:

  • El tamaño de la empresa
  • El alcance de la evaluación
  • El número de trabajadores

Y se debe tener en cuenta, que el estándar establece que se deberá utilizar 2/3 de la duración de la evaluación, como mínimo, en el área de producción de la empresa.

Una vez obtenidos los resultados de la autoevaluación, la empresa podrá decidir en qué nivel accede al proceso de certificación y esto dependerá en gran medida de la adecuación y desarrollo tanto de la infraestructura como de los procesos implantados de gestión de la seguridad alimentaria. Por tanto, para llegar al objetivo final, que es la certificación IFS food, hay que cumplir con los requisitos de las dos primeras etapas o niveles, que son:

Una vez obtenidos los resultados de la autoevaluación, la empresa podrá decidir en qué nivel accede al proceso de certificación y esto dependerá en gran medida de la adecuación y desarrollo tanto de la infraestructura como de los procesos implantados de gestión de la seguridad alimentaria. Por tanto, para llegar al objetivo final, que es la certificación IFS food, hay que cumplir con los requisitos de las dos primeras etapas o niveles, que son:

  1. NIVEL BÁSICO: se centra en:
  • Sistemas de gestión de la seguridad o inocuidad alimentaria: liberación del producto, trazabilidad, gestión de incidentes, control de productos no conformes y acciones correctivas.
  • Buenas prácticas de fabricación:Higiene del personal, medio ambiente, limpieza y desinfección, control de la contaminación del producto, control de plagas, control de la calidad de agua.
  • Control de peligros alimentarios:general, específico y control de alérgenos.
  1. NIVEL INTERMEDIO: en el que se evaluará:
  • Sistema de gestión de la seguridad alimentaria:Responsabilidad de la dirección, requisitos de la documentación general, procedimientos, gestión de reclamaciones, control de medidas y vigilancia de los equipos, análisis del producto, compras, homologación de proveedor, realización de la vigilancia, formación.
  • Buenas prácticas de fabricación:Instalaciones y mantenimiento de equipos, instalaciones del personal, gestión de residuos, almacenamiento y transporte.
  • Control de peligros alimentarios:APPCC y Food Defense

IFS Global Markets-Food es una gran oportunidad para las PYMES que no están seguras de poder alcanzar la certificación IFS actualmente, pero que creen que pueden lograrla de una manera gradual. Si está interesado no dude en contactar con nosotros.

Foto: freepik

SISTEMA APPCC NECESARIO EN LA INDUSTRIA ALIMENTARIA

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

En la publicación anterior de nuestro blog, abordábamos la pregunta que toda la sociedad española se plantea en estos momentos, tras la crisis provocada por la alerta de la Listeriosis causada por la carne mechada contaminada, y que es ¿cómo lograr la seguridad alimentaria en la empresa?

En dicho artículo hablábamos de la importancia de controlar los riesgos de manera pormenorizada a lo largo de todo el proceso de producción y distribución de cualquier producto de la cadena alimentaria y añadíamos que el modo de identificar y controlar los riesgos es a través de la implantación de un Sistema APPCC de análisis de peligros y puntos críticos de control (o HACCP por sus siglas en inglés).

La industria alimentaria tiene como prioridad garantizar la inocuidad de los alimentos y los casos que ya hemos mencionado de intoxicaciones debidas a la contaminación de la carne, ha hecho que la sociedad dude de los controles establecidos para asegurar dicha inocuidad.   Por ello, la implantación de un sistema APPCC en una empresa aportará un alto grado de seguridad a sus productos, puesto que se tendrán en cuenta todos los posibles peligros o riesgos detectados (microbiológicos, químicos y físicos) y se implementarán las medidas de control necesarias, que permitan prevenir y además verificar la seguridad de los procesos e incluso medidas de corrección en caso de ser necesario.

¿EN QUÉ CONSISTE UN SISTEMA APPCC?

El sistema de Análisis de Peligros y Puntos de Control Crítico (APPCC o HAPPCC) es un sistema reconocido a nivel mundial, cuya finalidad es la identificación de los posibles riesgos y el análisis de los posibles peligros que se pueden detectar en el día a día de la actividad de una empresa alimentaria, para establecer los controles necesarios que impidan que ese peligro llegue a materializarse y/o en caso de que ocurra, se pueda detectar lo antes posible y controlar para minimizar al máximo las posibles consecuencias.

Carne fresca
Uncooked raw fresh beef

Para que no se produzca la contaminación de un producto por ninguno de los peligros posibles, microbiológicos, químicos o físicos, la empresa debe implantar un Sistema APPCC basándose en los principios del Codex Alimentarius:

1. Realizar un análisis de peligros. Se deben identificar los posibles “peligros” que pueden aparecer en el transcurso de la actividad diaria teniendo en cuenta las instalaciones, las temperaturas de cada zona, la limpieza, los métodos y técnicas del personal hasta los ingredientes que utilizamos en cada uno de los procesos.

2. Determinar los Puntos Control Crítico (PCC). Cuando se tienen identificados todos los posibles peligros, se determinan los Puntos de Control Críticos (PCC), que son los más importantes y deben ser analizados y controlados especialmente.

3. Establecer un límite o límites críticos. Es el criterio que se debe definir y cumplir para cada Punto de Control Crítico (PCC) y verificar si es válido o no.

4. Establecer un sistema de vigilancia de los Puntos de Control Críticos. Se deben revisar constantemente los PCC para garantizar la inocuidad del proceso y evitar así posibles contaminaciones en los productos.

5. Establecer las acciones correctivas. Son las medidas que se deben tomar para que los peligros identificados no vuelvan a aparecer.

6. Establecer un sistema de verificación. El objetivo es que permita a la empresa garantizar que las acciones correctivas llevadas a cabo son efectivas.

7Crear un sistema de documentación o registro. Junto con el punto 4, bien sea en formato papel o electrónico, debe disponer de documentos que acrediten el registro constante de todo lo relacionado con garantizar la seguridad, legalidad y calidad de nuestros productos. Serán las evidencias de que todos los procesos se llevan a cabo bajo la premisa de la seguridad alimentaria.

Si tu empresa necesita ayuda para el diseño e  implantación del Sistema APPCC y quiere contar con el asesoramiento de una empresa con experiencia, contacte con nosotros.

Foto: janoon028