SISTEMA APPCC NECESARIO EN LA INDUSTRIA ALIMENTARIA

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

En la publicación anterior de nuestro blog, abordábamos la pregunta que toda la sociedad española se plantea en estos momentos, tras la crisis provocada por la alerta de la Listeriosis causada por la carne mechada contaminada, y que es ¿cómo lograr la seguridad alimentaria en la empresa?

En dicho artículo hablábamos de la importancia de controlar los riesgos de manera pormenorizada a lo largo de todo el proceso de producción y distribución de cualquier producto de la cadena alimentaria y añadíamos que el modo de identificar y controlar los riesgos es a través de la implantación de un Sistema APPCC de análisis de peligros y puntos críticos de control (o HACCP por sus siglas en inglés).

La industria alimentaria tiene como prioridad garantizar la inocuidad de los alimentos y los casos que ya hemos mencionado de intoxicaciones debidas a la contaminación de la carne, ha hecho que la sociedad dude de los controles establecidos para asegurar dicha inocuidad.   Por ello, la implantación de un sistema APPCC en una empresa aportará un alto grado de seguridad a sus productos, puesto que se tendrán en cuenta todos los posibles peligros o riesgos detectados (microbiológicos, químicos y físicos) y se implementarán las medidas de control necesarias, que permitan prevenir y además verificar la seguridad de los procesos e incluso medidas de corrección en caso de ser necesario.

¿EN QUÉ CONSISTE UN SISTEMA APPCC?

El sistema de Análisis de Peligros y Puntos de Control Crítico (APPCC o HAPPCC) es un sistema reconocido a nivel mundial, cuya finalidad es la identificación de los posibles riesgos y el análisis de los posibles peligros que se pueden detectar en el día a día de la actividad de una empresa alimentaria, para establecer los controles necesarios que impidan que ese peligro llegue a materializarse y/o en caso de que ocurra, se pueda detectar lo antes posible y controlar para minimizar al máximo las posibles consecuencias.

Carne fresca
Uncooked raw fresh beef

Para que no se produzca la contaminación de un producto por ninguno de los peligros posibles, microbiológicos, químicos o físicos, la empresa debe implantar un Sistema APPCC basándose en los principios del Codex Alimentarius:

1. Realizar un análisis de peligros. Se deben identificar los posibles “peligros” que pueden aparecer en el transcurso de la actividad diaria teniendo en cuenta las instalaciones, las temperaturas de cada zona, la limpieza, los métodos y técnicas del personal hasta los ingredientes que utilizamos en cada uno de los procesos.

2. Determinar los Puntos Control Crítico (PCC). Cuando se tienen identificados todos los posibles peligros, se determinan los Puntos de Control Críticos (PCC), que son los más importantes y deben ser analizados y controlados especialmente.

3. Establecer un límite o límites críticos. Es el criterio que se debe definir y cumplir para cada Punto de Control Crítico (PCC) y verificar si es válido o no.

4. Establecer un sistema de vigilancia de los Puntos de Control Críticos. Se deben revisar constantemente los PCC para garantizar la inocuidad del proceso y evitar así posibles contaminaciones en los productos.

5. Establecer las acciones correctivas. Son las medidas que se deben tomar para que los peligros identificados no vuelvan a aparecer.

6. Establecer un sistema de verificación. El objetivo es que permita a la empresa garantizar que las acciones correctivas llevadas a cabo son efectivas.

7Crear un sistema de documentación o registro. Junto con el punto 4, bien sea en formato papel o electrónico, debe disponer de documentos que acrediten el registro constante de todo lo relacionado con garantizar la seguridad, legalidad y calidad de nuestros productos. Serán las evidencias de que todos los procesos se llevan a cabo bajo la premisa de la seguridad alimentaria.

Si tu empresa necesita ayuda para el diseño e  implantación del Sistema APPCC y quiere contar con el asesoramiento de una empresa con experiencia, contacte con nosotros.

Foto: janoon028

¿CÓMO LOGAR LA SEGURIDAD ALIMENTARIA EN TU EMPRESA?

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

La crisis alimentaria provocada por la Listeria en nuestro país ha vuelto a generar dudas sobre el funcionamiento real del sistema de control sanitario. La desconfianza entre los consumidores va creciendo, pero lo cierto es que la puesta en el mercado de un producto contaminado por listeria se podría haber evitado si la empresa hubiera contado con un Sistema de Gestión de la Seguridad alimentaria eficaz.

Cualquier empresa perteneciente a la cadena de la industria alimentaria debe ser consciente de su responsabilidad a la hora de introducir productos en el mercado, por lo que debe establecer todas las medidas necesarias que garanticen la seguridad e inocuidad de los mismos. 

La legislación europea, va marcando las reglas a seguir en cuanto a la prevención, eliminación y reducción del nivel de riesgo para la salud humana en toda la cadena alimentaria, incluyendo procesos, productos y actividades relacionados con la manipulación y producción de alimentos. Por tanto, todos los actores implicados en dicha cadena deben tomas las medidas necesarias para garantizar la seguridad alimentaria, ya sean empresas grandes o pequeñas, productores o distribuidores, exportadores o importadores

Para reducir los riesgos sanitarios será necesario controlar de manera pormenorizada todo el proceso de producción y distribución, desde la llegada de la materia prima hasta la venta, y la mejor manera de lograrlo es mediante el establecimiento de un Sistema APPCC, de análisis de peligros y puntos críticos de control. La aplicación de este sistema aportará un alto grado de seguridad a los productos, puesto que se tendrán en cuenta todos los posibles peligros o riesgos detectados (microbiológicos, químicos y físicos) y se implementarán las medidas de control necesarias, que permitan prevenir y además verificar la seguridad de los procesos e incluso medidas de corrección en caso de ser necesario.

En el caso de la Listeria, si la empresa hubiera establecido controles para evitar contaminación microbiológica, mediante la aplicación buenas prácticas de higiene, los análisis periódicos de superficie para validar los procesos de limpieza, el control exhaustivo de materias primas y los análisis periódicos de producto terminado se podría haber evitado esta crisis o al menos minimizado las consecuencias, puesto que se habrían retirado los productos del mercado incluso antes de llegar al consumidor final.

Y, teniendo en cuenta que, a pesar de establecer controles, pueden darse fallos o errores, muchas veces humanos, es importantísimo contar con un procedimiento o plan de retirada del producto que sea efectivo y rápido, para lo que será fundamental llevar un control exhaustivo de la trazabilidad de los productos. Dicho Plan de retirada debe contemplar un sistema de comunicación efectivo con autoridades, clientes y distribuidores, y tener establecidas claramente las funciones y responsabilidades dentro del plan de retirada.  En casos de alerta sanitaria la rapidez de respuesta es primordial.

Mujer comprando en el supermercado

¿CÓMO ASEGURAR LA EFICACIA DEL SISTEMA?

Las empresas del sector agroalimentario tienen por delante el reto de establecer Sistemas de Seguridad Alimentaria que resulten eficaces y que consigan la confianza de los consumidores.  Por ello, además de implementar un Sistema de Autocontrol, basado en los principios de APPCC (Análisis de Peligros y Puntos de Control Críticos) del Codex Alimentarius y considerando todos los requisitos básicos de higiene, pueden optar a obtener certificaciones que les aporten ese aval de confianza frente a clientes y a consumidores finales.

Existen distintos estándares reconocidos a nivel internacional, que establecen los requisitos que debe cumplir un buen Sistema de Gestión de la seguridad alimentaria y de la inocuidad de los alimentos, y que son certificables, es decir, que sufren procesos de auditoría para avalar su eficacia. Los estándares que gozan con una mayor popularidad son ISO 22000, IFS (Internacional Food Standars) y BRC (British Retail Consortium).

Si su empresa está interesada en establecer un Sistema de Gestión de la Seguridad Alimentaria que sea realmente eficaz y necesita asesoramiento sobre las distintas nomas existentes actualmente en el mercado y cuál es la más adecuada para su negocio contacte con nosotros.

Foto: freepik