Comparte: Facebooktwitterlinkedin

La Huella de Carbono  de una organización mide todas las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) emitidas por efecto directo o indirecto a través de la actividad que desarrolla dicha empresa.

Medir o calcular la huella de carbono consiste en cuantificar las emisiones de GEI que se liberan a la atmósfera al realizar determinadas actividades, ya sea una fabricación de productos, una prestación de servicios o actividades necesarias para el funcionamiento de las empresas. De este modo, se logra traducir en cifras los impactos que generan las actividades que realizan las empresas en el calentamiento global.

Con el Real Decreto 163/2014, se creó en España el Registro de Huella de Carbono, Compensación y proyectos de absorción de dióxido de carbono, con el objetivo de potenciar que las organizaciones calculen y reduzcan las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI). Para cualquier empresa que tenga como objetivo la luchar contra el calentamiento global, es fundamental conocer la huella de carbono de su actividad. Y además, este Registro les facilita la posibilidad de compensar toda o parte de su huella de carbono, mediante una serie de proyectos forestales ubicados en territorio nacional. Estos proyectos, integran numerosos beneficios ambientales y sociales, entre los que se encuentra la absorción de dióxido de carbono de la atmósfera.

¿Cómo se calcula la Huella de Carbono?

Para calcular la Huella de Carbono se debe multiplicar el dato de actividad es decir, el consumo concreto, por su correspondiente factor de emisión. Existen varias metodologías para calcular la huella de carbono como GHG Protocol, UNE-ISO 14064, etc.

A la hora de calcular la Huella se puede hacer con distintos alcances:

  • Alcance 1: se deben tener en cuenta las emisiones directas, que son las asociadas a las actividades de la organización y que están controladas por ella (consumos de combustibles fósiles en maquinaria o vehículos, pérdidas de gases refrigerantes, etc.).
  • Alcance 2:  comprende aquellas emisiones indirectas, es decir, las asociadas al consumo energético adquirido y consumido por la organización.
  • Alcance 3otras emisiones indirectas generadas como consecuencia de las actividades de la organización (distribución del producto elaborado, viajes de trabajos de transportes externos, o gestión del fin de vida del producto y de los envases empleados en la distribución, etc.).

Para poder calcular la Huella de carbono se deben seguir una serie de pasos, como:

  1. Escoger un año de cálculo;
  2. Establecer las actividades de la empresa que generan emisiones;
  3. Recopilar los datos de consumo;
  4. Realizar los cálculos multiplicando los datos de actividad por los factores de emisión;
  5. Elaborar un plan de reducción incluyendo las medidas que se prevé llevar a cabo.

¿Cómo reducir o compensar la huella de carbono en las empresas?

Para poder reducir la huella de carbono de la empresa, en primer lugar debemos conocerla y medirla. Posteriormente definiremos un Plan para reducir los gases de efecto invernadero y para ello se deben reducir los consumos. Y una vez  implementado el Plan para reducir emisiones se pasará a poner en marcha algún proyecto de compensación de aquellas emisiones que no hemos podido reducir.

Las empresas suelen tener la opción de reducir o compensar su huella de carbono:

  • Disminuyendo los consumos energéticos y persiguiendo la eficiencia energética
  • Consumiendo energía de origen 100 % renovable
  • Realizando campañas de sensibilización
  • Invirtiendo en proyectos medioambientales, especialmente de reforestación puesto que los árboles son sumideros naturales de CO2
  • Comprando toneladas de CO2 en el mercado internacional de emisiones…

De este modo una empresa puede aspirar a lograr el objetivo de Cero emisiones gracias a la reducción y a la compensación de aquellas emisiones que no pueda evitar.

Si necesitas asesoramiento sobre el cálculo de la huella de carbono contacta con nosotros.

Imagen: vectorjuice