Trazabilidad de los huevos de gallina

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Aunque la trazabilidad alimentaria se convierte en una serie de técnicas útiles para evitar y minimizar los posibles peligros a los que los consumidores se ven expuestos ante el consumo de un determinado producto alimentario, siempre es útil descubrir cómo sería la trazabilidad alimentaria según el grupo de alimentos que se produzcan.

trazabilidad-huevos

Es una información especialmente recomendada no solo para aquellas empresas que ya se encuentran dentro del sector alimentario y desean contar con INTEGRA para un asesoramiento completo en trazabilidad alimentaria, sino también para aquellos emprendedores que tengan en mente desarrollar y presentar una empresa dedicada a estas actividades.

Por ello, en el día de ayer ya te hablábamos de cómo es la trazabilidad alimentaria de la carne de vacuno. Es cierto que este tipo de carne se convierte en una de las más consumidas por parte del cliente final, pero también existe un alimento de origen animal igualmente consumido por parte de muchos consumidores: los huevos de gallina.

¿Cómo es la trazabilidad alimentaria de los huevos de gallina?

En el caso de los huevos de gallina es conveniente tener en cuenta que la trazabilidad alimentaria se encuentra controlada desde la misma granja de crianza. ¿Por qué? Fundamentalmente porque en ella se llevan a cabo los diferentes detalles de la producción (desde el origen de las aves como del pienso, pasando por los controles sanitarios que se realizan y aquellos otros factores que influyen o podrían afectar en la seguridad alimentaria de estos productos).

La trazabilidad alimentaria de los huevos de gallina pasan por los siguientes elementos:

  • Granja: es uno de los principales lugares de producción, ya que se conoce el origen de las aves y del pienso que éstas comen, además de tener conocimiento sobre los diferentes controles sanitarios que se llevan a cabo.
  • Centro de embalaje: se registra sobretodo el origen y el destino de cada lote que se ha expedido. Es fundamental que se marque en el envase tanto el registro sanitario como aquellas informaciones que permiten que se realice una trazabilidad completa del producto en el momento que sea preciso.

Toda esta información queda registrada en cada operador de la cadena, apareciendo a su vez tanto en el envase como en el producto final, así como en los diversos documentos que acompañan a los huevos durante su recorrido primario hasta que llegan finalmente al consumidor.

Imagen | hello-julie

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *