INFORMACIÓN NO FINANCIERA SEGÚN LA LEY 11/2018

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

La Ley 11/2018, de 28 de diciembre, vino a modificar el Código de Comercio, el texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital y la Ley de Auditoría de Cuentas, en materia de información no financiera y diversidad.

Esta Ley introduce importantes novedades en materia de información no financiera para determinadas sociedades, ya que además de modificar la Leyes mencionadas anteriormente, pretende impulsar la nueva norma la transparencia y el compromiso social de las empresas obligándolas a dar más información.

La información no financiera engloba la información necesaria para comprender la evolución, los resultados, la situación de la empresa o grupo de empresas y el impacto de su actividad respecto a cuestiones medioambientales y sociales, al respeto de los derechos humanos y a la lucha contra la corrupción y el soborno, así como relativas al personal.

Estarán obligadas a dar la información no financiera, las Sociedades anónimas, de responsabilidad limitada y las comanditarias por acciones que, de forma simultánea, tengan la condición de entidades de interés público cuyo número medio de trabajadores empleados durante el ejercicio sea superior a 500 y, adicionalmente se consideren empresas grandes en los términos definidos por la Directiva 2013/34. Y las sociedades de interés público que formulen cuentas consolidadas también están incluidas en el ámbito de aplicación de esta norma siempre que el grupo se califique como grande, en los términos definidos por la Directiva 2013/34/UE, y el número medio de trabajadores empleados durante el ejercicio por el conjunto de sociedades que integran el grupo sea superior a 500.

Y ¿QUÉ INFORMACIÓN NO FINANCIERA DEBE PRESENTARSE?

La Ley 11/2018 pretende que las sociedades, entre otra información de carácter social, incluyan información ambiental. El objetivo es que las empresas identifiquen los riesgos para mejorar la sostenibilidad y aumentar la confianza de los inversores, los consumidores y la sociedad en general, al tiempo que incrementa la divulgación de información sobre aspectos ambientales.

Y específicamente, la Ley establece que dentro de la información no financiera que deben presentar las empresas, se incluya información detallada sobre los efectos actuales y previsibles que sus actividades puedan tener en el medio ambiente , y en su caso, sobre la salud y la seguridad; también se incluirán los procedimientos de evaluación o certificación ambiental; los recursos dedicados a la prevención de riesgos ambientales; la aplicación del principio de precaución, la cantidad de provisiones y garantías para riesgos ambientales. Además, indica las siguientes pautas a modo de guía:

  • Contaminación: medidas para prevenir, reducir o reparar las emisiones de carbono que afectan gravemente el medio ambiente; teniendo en cuenta cualquier forma de contaminación atmosférica específica de una actividad, incluido el ruido y la contaminación lumínica.
  • Economía circular y prevención y gestión de residuos: medidas de prevención, reciclaje, reutilización, otras formas de recuperación y eliminación de desechos; acciones para combatir el desperdicio de alimentos.
  • Uso sostenible de los recursos: el consumo de agua y el suministro de agua de acuerdo con las limitaciones locales; consumo de materias primas y las medidas adoptadas para mejorar la eficiencia de su uso; consumo, directo e indirecto, de energía, medidas tomadas para mejorar la eficiencia energética y el uso de energías renovables.
  • Cambio climático: los elementos importantes de las emisiones de gases de efecto invernadero generados como resultado de las actividades de la empresa, incluido el uso de los bienes y servicios que produce; las medidas adoptadas para adaptarse a las consecuencias del cambio climático; las metas de reducción establecidas voluntariamente a medio y largo plazo para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y los medios implementados para tal fin.
  • Protección de la biodiversidad: medidas tomadas para preservar o restaurar la biodiversidad; impactos causados por las actividades u operaciones en áreas protegidas.

Si su sociedad está entre las que deben realizar el informe sobre la información no financiera en INTEGRA podemos asesorarle.

FOTO: rawpixel.com

¿ERES AGRICULTOR Y TE EXIGEN GLOBAL GAP?

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Actualmente, existen nuevas tendencias de consumo cada vez más responsables y saludables, encaminadas principalmente al consumo de productos poco procesados. El consumidor está más informado cada día y se preocupa por adquirir alimentos cada vez más naturales y libres de los contaminantes que puedan suponer un riesgo para la salud.

Esto ha hecho que la agricultura esté encontrando en las certificaciones de seguridad alimentaria un valor añadido a sus productos, puesto que se le empieza a exigir que su sistema de producción sea capaz de asegurar la inocuidad de los alimentos.

GLOBALGAP es un ejemplo claro y establece una serie de requisitos necesarios para la certificación de productos agrícolas (incluyendo la acuicultura) a nivel mundial. El Certificado GLOBALG.A.P., conocido como Norma para el Aseguramiento Integrado de Fincas (IFA), cubre las Buenas Prácticas Agrícolas aplicable a diferentes productos y que abarca la producción agraria, la acuicultura, la pecuaria y la horti-fruticultura. Funciona a nivel de establecimiento o explotación y cubre todo el proceso de producción del producto certificado, es decir, desde el momento en que se planta, analizando incluso la procedencia de las semillas y estableciendo controles para las mismas hasta su recolección.

En la actualidad el certificado Globalgap es una evidencia ante los consumidores y distribuidores de que los alimentos son seguros y de calidad y han sido elaborados basándose en criterios de sostenibilidad, seguridad e higiene de los trabajadores que los manipulan garantizando el respeto al medio ambiente y a los animales.

Es la norma internacional con mayor reconocimiento para la producción agropecuaria, y se ha convertido en un requisito necesario para aquellos agricultores y ganaderos que aspiren a comercializar sus productos en grandes cadenas de distribución, tanto españolas como europeas o mundiales. Este certificado es una útil herramienta para fomentar la relación entre empresas, pero no es visible directamente para el consumidor final.

¿Qué beneficios aporta GLOBAL GAP?

GLOBAL GAP puede lograr que:

  • Los clientes depositen toda su confianza en estos productos puesto que demuestran que se producen siguiendo buenas prácticas agrícolas.
  • Puede facilitar el acceso a los mercados.
  • Mejora la eficacia de los procesos y esto se puede ver reflejado en la disminución de costes.
  • Puede lograr la confianza del consumidor, cada vez más informado y preocupado por la seguridad alimentaria.
  • Mejora el posicionamiento frente a la competencia.
  • Puede evitar auditorías por parte de clientes potenciales.

¿Quién puede certificarse?

Existen dos opciones para optar a la certificación Gobalgap:

  • GLOBALGAP para Agricultor-exportador, que se aplica a productores individuales, es decir, el que siembra, cultiva, cosecha y comercializa su producto. En este caso el certificado se emitirá a su nombre y para lograrlo deberá demostrar que lleva un control adecuado en todas las etapas.
  • GLOBALGAP para las asociaciones de productores o cooperativas, que además de con los requisitos exigidos para cada productor, para certificarse necesitará desarrollar un sistema de gestión de calidad para la asociación o cooperativa. En este caso, el grupo de productores debe estar constituido como una entidad legal y el certificado irá a nombre de dicha entidad y en el anexo adjunto se incluyen todos los productores bajo el alcance del certificado.

¿Qué requisitos necesito cumplir como productor individual para obtener el certificado?

La Norma IFA GLOBALG.A.P. V5 se estructura en un sistema de módulos que permite a los productores certificarse para varios sub-ámbitos en una sola auditoría. Es necesario cumplir una serie de Puntos de Control y Criterios de Cumplimiento (PCCC), que aparecen divididos en varios módulos, que a su vez cubren distintas áreas o niveles de actividad durante la producción. Los Puntos de Control y Criterios de Cumplimiento (PCCC) también se estructuran en módulos, y están conformados por:

  • El Módulo Base para Todo Tipo de Explotación Agropecuaria: es la base de todas las normas y establece los requisitos que los productores deben cumplir primero para obtener la certificación.
  • El Módulo del Ámbito: Establece criterios para distintos sectores de la producción alimentaria e incluye tres ámbitos, cultivos, animales y acuicultura.
  • El Módulo del Sub-Ámbito: en el que se establecerán los requisitos para un producto específico o un aspecto diferente de la producción de alimentos y la cadena de suministro.

¿Está interesado en certificar su producto por Globalgap? Nuestros expertos en agroalimentario, estarán encantados de asesorarle, llámenos.

Foto:onlyyouqj

UNA EMPRESA MÁS FUERTE CON ISO 45001

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Actualmente, la seguridad y salud en el trabajo no se trata de una manera aislada en las organizaciones, sino que se integra con el resto de los factores que hacen que la gestión de una empresa sea adecuada, sostenible y por tanto la haga más fuerte.

El objetivo de la norma ISO 45001 es ayudar a las organizaciones a demostrar su compromiso con la seguridad en el lugar de trabajo, al mismo tiempo que refuerza su imagen ante los clientes y ante los propios empleados. Para lograrlo es fundamental crear un entorno de trabajo seguro, que minimizar los riesgos y mantener la plantilla adecuadamente y en las mejores condiciones.

Está comprobado que la productividad de una empresa aumenta cuando es capaz de evitar que ningún profesional sufra daños en su puesto de trabajo, y tanto el entorno de trabajo como el ambiente son adecuados.  Por ello, la norma ISO 45001 está dirigida directamente a los máximos responsables de las organizaciones y persigue que éstos se comprometan con la seguridad y salud, liderando la implementación del sistema de gestión y logrando que el trabajo desarrollado en su organización se haga bajo condiciones tanto seguras como saludables para los empleados, considerando los aspectos físicos, mentales y cognitivos de los mismos.

Aspectos más relevantes de la ISO 45001

Además de la  estructura de alto nivel, común al resto de normas de gestión como ISO 9001 o ISO 14001, también supone una gran refuerzo al  liderazgo de la alta dirección, y pone especial interés en el contexto en el que trabaja la empresa y en el análisis y gestión de riesgos y oportunidades detectadas en materia de Seguridad y Salud en el trabajo, lo que permitirá a la empresa mejorar su desempeño.

La norma introduce el concepto de bienestar laboral, clave hoy día para que los empleados, como partes interesadas de la organización, trabajen de manera motivada y comprometida, lo que a su vez mejorará su rendimiento y productividad. Para ello se enfoca en la prevención de lesiones y deterioro de la salud.

También establece los medios para eliminar los peligros y minimizar los riesgos con medidas de prevención eficaces, aprovechando las oportunidades y mejorado del desempeño. Y otorga una gran importancia a la consulta y participación de los empleados a todos los niveles y funciones aplicables de la empresa, la empresa además de proteger debe centrarse en promover la salud física y mental de los trabajadores.

Pero, ¿Qué beneficios puede aportar a mi empresa la norma 45001?

Pues bien, la norma ISO 45001 permitirá a la organización gestionar la seguridad y salud en el trabajo yendo un paso por delante del mero cumplimiento de la legislación aplicable, logrando un valor añadido, demostrando un claro compromiso con la prevención y la seguridad de sus trabajadores, y mejorando la imagen de cara a la sociedad.
El enfoque que tiene la norma permitirá minimizar al máximo los riesgos laborales, reduciendo el número de accidentes y los problemas de salud laboral, lo que a su vez se traducirá en una mayor productividad. Por tanto, lograr la certificación en la norma ISO 45001, le permitirá a su empresa demostrar a las partes interesadas (trabajadores, clientes, sociedad, proveedores, competencia…) su compromiso y responsabilidad en materia de Seguridad y Salud en el trabajo.

Si está interesado en hacer a su empresa más fuerte con la implantación de un Sistema de Gestión de la seguridad y salud en el trabajo, en base a la norma ISO 45001, o necesita migrar su sistema de OHSAS 18001 a ISO 45001, contacte con nosotros y le ayudaremos.

SGE 21, LA NORMA DE LA RESPONSABILIDAD SOCIAL CORPORATIVA

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

El término RSC, Responsabilidad Social Corporativa, o RSE, Responsabilidad Social Empresarial, está muy de moda en la actualidad, pero muchos empresarios aún no tienen claro el significado ni la verdadera dimensión del concepto.

La RSC implica que una empresa sea consciente de su relación con el entorno físico-social en el que se desenvuelve, y que comprenda que el mundo de la empresa y el mundo en general son dos realidades que, aunque distintas, están íntimamente relacionadas. Implica también, que la empresa adopte su papel como responsable de la mejora del entorno y a su vez responsable de que las personas que la integran mejoren a todos los niveles gracias a su relación con la empresa. Y, además, hay que considerar como otra de las responsabilidades más importantes dentro de la RSC, la de innovar, principalmente con el objetivo de lograr que el entorno físico-social mejore gracias a ello.

Por tanto, es evidente, que, a la hora de mejorar el posicionamiento de una empresa y su reputación, uno de los aspectos que más se deben cuidar es el relacionado con la Responsabilidad Social Corporativa (RSC). Su importancia se debe a que las acciones impulsadas por una organización siempre van a repercutir en la sociedad y es de vital importancia la imagen que la sociedad tenga de ella, por lo que es recomendable adaptarse a las diferentes normas y requisitos vigentes. En este sentido, el modelo SGE 21 se posiciona como un sistema fundamental para el desarrollo de las empresas en el ámbito de la RSE.

La SGE 21 es la primera norma europea que permite implementar, auditar y certificar un sistema de gestión ética y socialmente responsable. Esta norma es de carácter voluntario y son muchas las empresas que están optando por su implantación, tanto multinacionales como pequeñas y medianas empresas. Además, es completamente compatible con otros modelos ya consolidados, como los de calidad ISO 9001, medio ambiente ISO 14001 o prevención de riesgos laborales ISO 45001.

¿Cuáles son las áreas de gestión de la norma SGE 21?

La norma SGE 21 está compuesta por un total de seis capítulos: cinco de ellos relacionados con los antecedentes y los aspectos generales, mientras que en el sexto se especifican los requisitos certificables de la norma. Y es en este último apartado donde se especifican las 9 áreas de gestión:

Gobierno de la organización

Se trata del área de gestión central de la norma SGE 21. La alta dirección implementará una Política de Gestión Ética y Responsabilidad Social, un Código de Conducta, una Política Anticorrupción y se encargará de transmitir el mensaje a todos los niveles. Además, creará un Comité de Ética que se encargue de asegurar el cumplimiento de todas las medidas y acciones anunciadas.

Personas que integran la organización

El objetivo de este apartado de la SGE 21 es el establecimiento de relaciones laborales sanas que fomenten el bienestar y la motivación de todas las personas que integren la organización. La empresa tendrá que garantizar los derechos y oportunidades de todos los empleados, así como su capacidad de desarrollo personal y profesional, es un aspecto fundamental para que una empresa se encamine hacia el éxito.

Clientes

Para una empresa, los clientes son un pilar fundamental para lograr un crecimiento exitoso. Por ello, debe determinar sus necesidades y atenderlas en todo momento. La norma SGE 21 establece distintos requisitos entre los que se pueden destacar la accesibilidad de los productos o servicios, la protección de públicos vulnerables y la incorporación de criterios de Responsabilidad Social en la etapa de I+D.

Proveedores y cadena de suministro

Las organizaciones pondrán los medios para disponer de proveedores eficientes y para ello definirán unos criterios de compras responsables e impulsarán la comunicación con los proveedores.

Entorno social e impacto en la comunidad

Las empresas deben identificar el impacto que provocan en su entorno social para tomar conciencia del nivel de influencia que tienen sobre su entorno. La norma establece que se lleven a cabo acciones sociales y solidarias con su entorno logrando la implicación de los trabajadores y analizando los posibles impactos tanto positivos como negativos en la sociedad.

Inversores

Este punto de la norma hace referencia a la implementación de un Código de Buen Gobierno y la transparencia financiera mediante la publicación de las cuentas anuales, haciéndolas accesibles a su entorno.

Entorno ambiental

La gestión ambiental es algo que hoy día preocupa a la mayoría de las empresas debido a las exigencias de la sociedad a nivel global. Pues bien, la norma SGE 21 persigue que las empresas lleven a cabo una gestión ambiental responsable, adquiriendo un compromiso con el Desarrollo Sostenible. Para lograrlo tendrá que elaborar un plan de riesgos ambientales que le permita evitar la contaminación del medio ambiente, así como establecer una estrategia para combatir el cambio climático.

Competencia

La SGE 21 pretende fomentar una competencia leal y mostrar un comportamiento basado en el respeto y la integridad con otras empresas competidoras. Asimismo, persigue impulsar la colaboración entre las organizaciones de un mismo sector para potenciar la RSE.  

Administraciones Públicas

La norma SGE 21 trata de fomentar en este punto una correcta comunicación entre las empresas y las administraciones, más allá del obligado cumplimiento de la legislación y la normativa vigente. De la misma manera, este apartado busca la transparencia a la hora de cumplir con el pago de los impuestos correspondientes.

Por lo tanto, con la implementación de la SGE 21, una empresa que quiera caminar en la senda de la Responsabilidad Social y la gestión ética logrará un sistema que integre los aspectos sociales, ambientales y de buen gobierno. Si desea más información contacte con nosotros.

Imagen: freepik

ISO 14001 PARA EMPRESAS COMPROMETIDAS CON EL CLIMA

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Como todos sabemos, la Cumbre del Clima comenzó ayer en Madrid, durará hasta el día 13 de diciembre y su objetivo es ser el foro político más importante a nivel internacional para hacer frente a la mayor amenaza que sufre hoy día nuestro Planeta, el Cambio Climático. Durante estos días se reunirán representantes de todo el mundo con el fin de encontrar vías de actuación que logren reforzar la lucha por el Clima.

El cambio climático es el mayor desafío de nuestro tiempo y ahora nos encontramos en un momento decisivo para hacer algo al respecto. Todavía estamos a tiempo de hacer frente al cambio climático, pero para ello será necesario un esfuerzo sin precedentes por parte de todos los sectores de la sociedad, y en especial del sector industrial, las empresas pueden hacer una aportación muy importante hacia la consecución de los objetivos en 2030.

Las empresas, en la actualidad, están cada vez más concienciadas y comprometidas con el medio ambiente y una empresa que asume un fuerte compromiso ambiental se ve recompensada con mejores resultados que sus competidoras directas. Pues bien, dicho compromiso puede manifestarse a través de la implantación de un sistema de gestión ambiental basado en los requisitos de la norma ISO 14001, que le permitirá reducir su impacto sobre el medio, reducir los riesgos ambientales, ahorrar costes a través de un uso eficiente de los recursos, y a su vez una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. Y logar ese equilibrio entre el beneficio económico y la protección del medio ambiente debe ser el objetivo de toda empresa actualmente, puesto que la sociedad demanda un tejido empresarial en el que prime la responsabilidad social y ambiental, y que dirija su desarrollo hacia la sostenibilidad.

Por tanto, una empresa que se certifique en ISO 14001 logrará, además de un beneficio para el medio ambiente, mejorar su posicionamiento respecto a la competencia y potenciar su imagen corporativa frente a la sociedad.

¿Cómo reduce una empresa los costes con ISO 14001?

La norma establece cómo implantar un sistema de gestión medioambiental eficaz en la empresa, de forma que la organización consiga gestionar el equilibrio entre la reducción del impacto ambiental con el propio mantenimiento de la rentabilidad.

La norma ISO 14001:2015 establece una serie de requisitos encaminados a la mejora continua del desempeño ambiental de la empresa y para ello esta debe:

  • Establecer un consumo de los recursos que sea eficiente y que le permita ahorrar consumo, emisiones y costes, evaluando para ello los aspectos ambientales y planificando objetivos de reducción. Esta utilización eficiente de los recursos naturales disponibles, tales como el agua, energía eléctrica, gas, combustible… conseguirá reducir tanto los costes como la generación de residuos y de emisiones.
  • Implementar una gestión de residuos que sea eficaz, acorde a la actividad de la empresa e intentando siempre optimizar costes, adoptando medidas de minimización, reutilización y/o reciclaje.
  • Realizar la evaluación de aspectos ambientales teniendo en cuenta el análisis de ciclo de vida, lo que le permitirá reducir costes en distintos procesos, como almacenamiento, transporte, envasado o embalaje…
  • Identificar las situaciones de emergencia ambiental y los posibles accidentes que podrían suceder, para adoptar medidas preventivas y un plan de actuación a seguir en caso de que sucedan. Con este Plan de emergencia ambiental se consigue que los costes sean mínimos.
  • Evaluar el cumplimiento de los requisitos legales es otro requisito fundamental de la norma ISO 14001, que hace que la posibilidad de recibir sanciones se minimice.

Si su empresa quiere aportar su grano de arena a la lucha contra el cambio climático y por el clima, puede hacerlo mediante la certificación en ISO 14001, contacte con nosotros y le facilitaremos la información que necesite.  

Q DE CALIDAD PARA SERVICIOS DE ATENCIÓN E INFORMACIÓN TURÍSTICA

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Como ya hemos comentado en entradas anteriores sobre la Q de Calidad Turística, hay 24 tipologías de establecimientos del sector turístico que cuentan con normas de referencia específicas para poder certificarse y cuya implantación permite mejorar la gestión y eficacia de los servicios que ofrecen, optimizar recursos, aumentar la satisfacción del cliente, mejorar la reputación de la organización y contar con un sello diferenciador frente al cliente potencial y a nivel interno.

La Norma Internacional de Calidad Turística UNE-ISO 14785:2015 es una herramienta de gestión creada específicamente para el sector de Oficinas de Información Turística y certificarse en base a sus requisitos supone un elemento diferenciador para cualquier oficina, aportando un valor añadido al servicio, mejorando su imagen y competitividad.

Las oficinas de turismo son conscientes de la importancia de la calidad en la prestación de los servicios que ofrecen y de que la satisfacción de los visitantes puede conllevar un aumento de turistas en el destino turístico, es por ello que las oficinas de turismo están apostando por las certificaciones.

La UNE-ISO 14785:2015, establece los requisitos de servicio, infraestructura y equipamientos necesarios para una adecuada acogida del turista, así como para la provisión de la información adecuada al mismo, ya sea desde su lugar de origen o desde el mismo destino.

Esta norma internacional va dirigida a la certificación del servicio de información y acogida turística que prestan las oficinas de información turística de cualquier tipo y tamaño, tanto de ámbito municipal como supramunicipal.

Para optar a la Q de calidad la oficina turística deberá cumplir con los requisitos de la norma y además con una serie de requisitos en el ámbito de la calidad como política de calidad, objetivos, indicadores, formación de empleados, mejora continua, gestión de quejas y reclamaciones, etc.

¿Qué requisitos incluye la norma?

Entre los requisitos definidos por la norma encontramos:

  • PRESTACIÓN DEL SERVICIO: que incluye requisitos requeridos cuando la información es presencial en el destino y también cuando la información se ofrece en origen y de manera no presencial.  
  • ACTIVIDADES COMERCIALES: incluye requisitos sobre las actividades comerciales como reserva y venta, servicios de entretenimiento, consumo de servicios tipo internet, cambio de divisas, visitas guiadas, venta de productos locales….
  • TECNOLOGÍAS DE COMUNICACIÓN: incluye requerimientos en cuanto a equipamiento informático y acceso a tecnologías.
  • ANÁLSIS Y ESTADÍSTICAS: se debe implementar una sistemática adecuada sobre perfiles de visitantes con el objetivo de publicar un informe anual que incluya: número, origen y motivo de la visita, información o servicios solicitados, satisfacción de los mismos, sugerencias y reclamaciones.
  • COMUNICACIÓN Y PROMOCIÓN: la norma tiene también en cuenta el proceso promoción y comunicación del destino, para lo que se hace necesario el contacto con proveedores de servicios y entidades interesadas en la promoción.
  • RECURSOS: establece algunos requisitos en cuanto a la formación y competencias del personal, así como las actividades de seguimiento y control que deben realizarse en el establecimiento, para asegurar el correcto estado y funcionamiento de este (mantenimiento preventivo, inspecciones reglamentarias, plan de limpieza)

Si desea información o asesoramiento sobre la Q de calidad turística póngase en contacto con nosotros.

ISO 14001 PARA ACCEDER A LA CONTRATACIÓN PÚBLICA

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

En el marco de la Estrategia europea 2020, que pretende fomentar el desarrollo inteligente, sostenible e integrado en la economía de la Unión Europea, nació la Ley 9/2017 de Contratos del Sector Público.

El objetivo de esta Ley, que entró en vigor el 8 de marzo 2018 es conseguir una mayor transparencia en la contratación pública  y permitir o facilitar el acceso a la contratación pública a las pequeñas y medianas empresas y que los criterios cualitativos de adjudicación que se diseñen permitan a los organismos obtener obras, suministros y servicios de gran calidad. Para ello, establece la necesidad de incluir aspectos cualitativos, medioambientales, sociales e innovadores vinculados al objeto del contrato.

¿Cómo se puede demostrar que una empresa cumple con esos criterios?

En su artículo 145 establece que, entre los criterios cualitativos para evaluar la mejor relación calidad-precio, se podrán referir a características ambientales como la reducción del nivel de emisión de gases de efecto invernadero, el empleo de medidas de ahorro y eficiencia energética, la utilización de energía procedentes de fuentes renovables durante la ejecución del contrato y el mantenimiento o mejora de los recursos naturales que puedan verse afectados por la ejecución del contrato.

CUADRO CHEQUEO

Además, en aquellos contratos en los que la ejecución pueda tener un impacto significativo en el medio ambiente, en la adjudicación se valorarán condiciones ambientales medibles.

La Ley sigue la regulación anterior relativa a la acreditación del cumplimiento de las normas de gestión medioambiental y a las obligaciones en materia medioambiental, social o laboral. En su artículo 94, establece que las empresas licitadoras, acreditarán el cumplimiento mediante certificados de gestión medioambiental como condición de solvencia técnica, es decir, para acreditar su experiencia en el ámbito de la protección del medio ambiente.

Por tanto, si tu empresa dispone por ejemplo, de un Sistema de Gestión Ambiental según la norma ISO 14001:2015 podrá acreditar la solvencia técnica ante la administración.

Si estás interesado en acceder a contratos públicos y aun no dispones de un Sistema de Gestión Ambiental certificado, solicítenos presupuesto sin compromiso.

Imagen: macrovector_official

REDUCE LOS ACCIDENTES DE TRÁFICO LABORALES CON ISO 39001

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Los accidentes de tráfico en horario laboral aumentan cada año, tal y como reflejaban los datos del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social. En el año 2018 fallecieron 249 trabajadores debido a un accidente de tráfico laboral y de esto 136 se produjeron in itinere, es decir en el trayecto de casa al trabajo o del trabajo a casa y los 113 restantes durante la jornada de trabajo.

Son datos bastante contundentes, y si a ellos añadimos que el 38% de las muertes ocasionadas por accidente laboral son debidas a accidentes de tráfico, se evidencia la necesidad de que las empresas tomen medidas para fomentar la seguridad vial entre sus trabajadores.

La norma ISO 39001 puede ayudar a las empresas a lograr el objetivo de reducción los accidentes de tráfico laborales implantando un Sistema de Gestión de la Seguridad Vial.

¿Qué es la norma ISO 39001?

La ISO 39001 es una norma internacional elaborada por la Organización Internacional para la Estandarización (ISO) y que establece los que especifica los requisitos para implantar un Sistema de Gestión de seguridad Vial (SV) para que las organizaciones cuya actividad está relacionada con el sistema vial reduzcan el número de accidentes y evite las consecuencias de los mismo.

La norma se basa en los cuatro factores que determinan el contexto en Seguridad vial y que son: el factor humano, el factor vehículo, el factor vía y los aspectos organizativos.

El objetivo principal de un Sistema de Gestión de e la seguridad vial será conciencia y formar a los trabajadores para mejorar su manera de conducir, sus prácticas al volante, aumentando así la seguridad de la movilidad y minimizando el riesgo de sufrir un accidente de tráfico. Además, la empresa tendrá que identificar todas las amenazas viales a las que los trabajadores estarán expuestos para tomar medidas que minimicen los riesgos.

¿Cómo se estructura la norma?

La norma ISO 39001 sigue la misma estructura otros estándares más conocidos como ISO 9001, ISO 14001 o ISO 45001, lo que la hace fácilmente integrable con cualquiera de ellas.

Esta estructura, conocida como de alto nivel, se divide en:

  • Objeto y campo de aplicación: donde se especifica el uso previsto, así como su finalidad y el modo en que se aplicará.
  • Referencias normativas: aunque la ISO 39001 no necesita de otras normas para su interpretación.
  • Términos y definiciones: donde suele aparecer la terminología específica que aparecerá en el estándar.
  • Contexto de la organización: incluye desde la determinación del alcance, hasta la necesidad de analizar los factores externos e internos que pueden determinar el contexto de la organización, y la identificación de las necesidades y expectativas de las partes interesadas.
  • Liderazgo: este apartado común a todas las normas tiene como finalidad la implicación directa de la dirección a través de la definición de la política, liderar el proceso de implantación del Sistema y su posterior mantenimiento, así como lograr la implicación y el compromiso de todo el personal.
  • Planificación: se establece la necesidad de que la empresa identifique y determine sus riesgos y oportunidades y planifique medidas de control para los primeros y de consecución para los segundos.  
  • Soporte: en este apartado se incluye lo relacionado con los recursos tanto humanos como técnicos necesarios para buen funcionamiento del sistema de gestión, así como los procesos soportes en los que se apoya, como el de información documentada, comunicación…
  • Operación: este apartado se centra en el control operacional necesario para lograr esa adecuada gestión de la seguridad vial, así como la preparación de la empresa ante las posibles situaciones de emergencia.
  • Evaluación del desempeño: en este apartado se incluye la investigación de incidentes y accidentes de tráfico, seguimiento de procesos mediante indicadores y la necesidad de realizar auditorías internas.
  •  Mejora: incluye la gestión de no conformidades y la mejora continua del sistema de Gestión de la Seguridad Vial.

En definitiva, una empresa que se certifica un Sistema de Gestión de la Seguridad Vial conforme a la ISO 39001 logrará comportamientos más seguros entre sus trabajadores, logrando minimizar los riesgos de accidente de circulación e incluso salvar vidas y generando un impacto positivo no solo en la empresa sino también en la sociedad.  Si está interesado en la implantación de dicha norma contacte con nosotros.

CERTIFICACIÓN GLOBALGAP PARA PRODUCTOS AGRÍCOLAS

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Globalgap antiguamente conocido como Euregap es un organismo privado que establece normas voluntarias  por las que se pueden certificar productos agrícolas en cualquier parte del mundo. Desde 2007 se denomina GLOBALG.A.P. para reflejar su alcance global e internacional.

El Certificado GLOBALG.A.P., conocido como Norma para el Aseguramiento Integrado de Fincas (IFA), cubre las Buenas Prácticas Agrícolas aplicable a diferentes productos y que abarca la producción agraria, la acuicultura, la pecuaria y la horti-fruticultura. 

En la actualidad el certificado Globalgap es una evidencia ante los consumidores y distribuidores de que los alimentos son seguros y de calidad y han sido elaborados basándose en criterios de sostenibilidad, seguridad e higiene de los trabajadores que los manipulan garantizando el respeto al medio ambiente y a los animales.

Es la norma internacional con mayor reconocimiento para la producción agropecuaria, y se ha convertido en un requisito necesario para aquellos agricultores y ganaderos que aspiren a comercializar sus productos en grandes cadenas de distribución, tanto españolas como europeas o mundiales.

La normativa GLOBAL GAP de Aseguramiento Integrado de Fincas se certifica a nivel de explotación, y cubre todo el proceso de producción del producto certificado, es decir, desde el momento en que se planta, analizando incluso la procedencia de las semillas y estableciendo controles para las mismas.

Este certificado es una útil herramienta para fomentar la relación entre empresas, pero no es visible directamente para el consumidor final.

¿Quién puede certificarse?

Existen dos opciones para optar a la certificación Gobalgap:

  • GLOBALGAP para Agricultor-exportador, que se aplica a productores individuales, es decir, el que siembra, cultiva, cosecha y comercializa su producto. En este caso el certificado se emitirá a su nombre y para lograrlo deberá demostrar que lleva un control adecuado en todas las etapas.
  • GLOBALGAP para las asociaciones de productores o cooperativas, que además de con los requisitos exigidos para cada productor, para certificarse necesitará desarrollar un sistema de gestión de calidad para la asociación o cooperativa. En este caso, el grupo de productores debe estar constituido como una entidad legal y el certificado irá a nombre de dicha entidad y en el anexo adjunto se incluyen todos los productores bajo el alcance del certificado.

¿Qué requisitos necesito cumplir como productor individual para obtener el certificado?

La Norma IFA GLOBALG.A.P. V5 se estructura en un sistema de módulos que permite a los productores certificarse para varios sub-ámbitos en una sola auditoría. Es necesario cumplir una serie de Puntos de Control y Criterios de Cumplimiento (PCCC), que aparecen divididos en varios módulos, que a su vez cubren distintas áreas o niveles de actividad durante la producción. Los Puntos de Control y Criterios de Cumplimiento (PCCC) también se estructuran en módulos, y están conformados por:

  • El Módulo Base para Todo Tipo de Explotación Agropecuaria: es la base de todas las normas y establece los requisitos que los productores deben cumplir primero para obtener la certificación.
  • El Módulo del Ámbito: Establece criterios para distintos sectores de la producción alimentaria e incluye tres ámbitos, cultivos, animales y acuicultura.
  • El Módulo del Sub-Ámbito: en el que se establecerán los requisitos para un producto específico o un aspecto diferente de la producción de alimentos y la cadena de suministro.

Los aspectos que se incluyen en el Módulo base son:

– Inspección interna: mantenimiento de registros y autoevaluación.
– Historial y manejo de la explotación.
– Salud, seguridad y bienestar del trabajador.
– Gestión de residuos y agentes contaminantes, reciclaje y reutilización.
– Medio ambiente.
– Reclamaciones.
– Trazabilidad.

¿Está interesado en certificar su producto por Globalgap? Nuestros expertos en agroalimentario, estarán encantados de asesorarle, llámenos.

Imagen: BalashMirzabey

¿QUÉ LEGISLACIÓN REGULA LA SEGURIDAD ALIMENTARIA?

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

La industria agroalimentaria busca asegurar de forma cada vez más rápida (en tiempo real) la calidad, la seguridad y la vida útil de sus productos, así como mejorar la eficiencia de sus procesos productivos, para solucionar los retos surgidos con el avance de la sociedad, y esto hace que surjan nuevas necesidades normativas.

Actualmente la cadena alimentaria es tan larga que cuando un alimento llega a nuestra mesa ha recorrido un largo camino previo, pasando por distintas empresas, muchísimas personas y traspasando incluso fronteras. Por ello es tan importante disponer de un marco común legislativo en el que todo lo que se puede o no se puede hacer esté claramente establecido y sea común a todos los países.

Desde la Unión Europea nos llegan Reglamentos, Directivas, Decisiones, Recomendaciones, Dictámenes…unos de obligado cumplimiento y otros no, y que regulan diversos aspectos dentro de la cadena del sector agroalimentario, desde ingredientes, materiales en contacto con el alimento, contaminantes, almacenamiento, transporte, conservación, comercio…. Y además, hay que añadir que cada Estado Miembro también legislará teniendo en cuenta la protección de toda la ciudadanía europea y de todos los consumidores, y aprobando para ello Decretos o Reales Decretos.

Los recientes acontecimientos de alertas alimentarias han puesto el punto de mira en los controles establecidos para asegurar que los productos que llegan al consumidos son inocuos para la salud. Según la OMS, organización Mundial de la Salud, en Europa se producen unos 23 millones de casos anuales de intoxicaciones alimentarias y en el mundo unos 600 millones.

No obstante, a pesar de que una empresa cumpla con todos los requisitos legales, no existe el riesgo cero, puesto que intervienen muchos factores, incluidos los humanos, y tras las últimas alertas hay algunas voces que reclaman cambios normativos que refuercen aún más los protocolos y controles en materia de seguridad alimentaria.

HOMBRE CON LUPA

Actualmente existe una amplia cantidad de normativa de seguridad alimentaria que las empresas están obligadas a cumplir y que puede consultarse a través de AECOSAN, que es la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición, un organismo autónomo adscrito al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad a través de la Secretaría General de Sanidad y Consumo. La Agencia permite consultar tanto la normativa nacional como la de la Unión Europea relativa a la seguridad alimentaria, así como las notas interpretativas de esta legislación aprobadas por la Comisión Institucional de AECOSAN.

Y ¿CÓMO ASEGURA UNA EMPRESA QUE CUMPLE CON LA LEGISLACIÓN DE SEGURIDAD ALIMENTARIA?

En primer lugar, una empresa del sector agroalimentario debe saber que necesita implantar y poner en marcha programas y procedimientos de seguridad alimentaria, que tengan en cuenta todos los requisitos básicos de higiene. Y en función del tipo de empresa, el eslabón de la cadena en la que se encuentre, el tipo de producto que fabrique o comercialice y una serie de aspectos más, deberá optar además por implantar el autocontrol basado en los principios de APPCC (Análisis de Peligros y Puntos de Control Críticos) del Codex Alimentarius y tener en cuenta todos los requisitos legales que puedan aplicarles, desde los relativos a los ingredientes, pasando por los de envases en contacto con los alimentos y sus análisis de migraciones, los de conservación, requisitos de transporte, hasta etiquetado…

Para lograr cumplir con todos los requisitos legales, desde INTEGRA, recomendamos el uso de herramientas de gestión útiles para asegurar el cumplimiento legal y que sean certificables para así demostrar al resto de la industria agroalimentaria el compromiso de tu empresa con la seguridad alimentaria.  Estas herramientas son los Sistemas de Gestión de la Seguridad Alimentaria, que además de asegurar el cumplimiento legal, aporta un valor añadido a una empresa tanto nacional como internacionalmente.  Los Sistemas de Gestión de Seguridad Alimentaria pueden implantarse en base a distintas normas que conviven hoy día en el mercado, y que son compatibles entre ellas, como son ISO 22000, FSSC 22000, BRC (British Retail Consortium) y/o IFS (International Food Standard).

Si su empresa necesitas saber a qué legislación está obligada a cumplir o está interesada en implantar alguna norma de seguridad alimentaria, nosotros podemos ayudarle.

Foto: dooder