SEGURIDAD ALIMENTARIA CON IFS

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Actualmente, el grado de exigencia en cuanto a la calidad y seguridad que deben ofrecen los productos alimentarios es cada vez mayor, y tanto los consumidores como las autoridades sanitarias así lo demandan. Por ello, todas las empresas que forman parte de la cadena alimentaria deben garantizar la seguridad de su propia marca en aquellos productos que venden.

Para garantizar la seguridad alimentaria existen distintas normas que marcan los requisitos necesarios para implementar un sistema de gestión eficaz. Pues bien, unas de esas normas son las de la familia IFS , que son estándares promovidos por la asociación de distribuidores de Alemania, Francia e Italia y que nacen de la necesidad de disponer de una normas de calidad y seguridad alimentaria común a todos los países, como consecuencia de la globalización de comercialización de productos.

IFS tiene distintas normas que marcan el camino que deben seguir las empresas para llevar a la práctica los requisitos necesarios para garantizar la seguridad alimentaria de su producto, independientemente del nivel de la cadena alimentaria al que pertenezca. Es decir, que pueden optar a la certificación tanto los fabricantes de alimentos, brókeres, servicios logísticos como fabricantes de productos de limpieza de uso domésticos y de la higiene personal o mayoristas y distribuidores.

¿CUÁLES SON LAS NORMAS IFS?

Entre las normas más implantadas y certificadas podemos encontrar las siguientes:

IFS Food v7: Recomendada a empresas que procesan alimentos o que empaquetan productos alimentarios a granel. Es importante para todos los fabricantes de alimentos, especialmente aquellos que producen marca privada, porque contienen muchos requisitos relacionados con el cumplimiento de las especificaciones. La última versión fue lanzada el 6 de octubre de 2020.

El IFS Food se aplica a:

  • el procesado y tratamiento y/o
  • la manipulación de productos a granel y/o
  • las actividades realizadas durante el primer empaquetado.

IFS Global Markets Food:  es una gran oportunidad para las PYMES que no están seguras de poder alcanzar la certificación IFS actualmente por no cumplir algunos de los requisitos exigidos, pero que creen que pueden lograrla de una manera gradual.  Con esta norma podrán ir desarrollando todos los procedimientos de seguridad alimentaria para implementar el sistema de gestión según la norma IFS pero de manera progresiva y durante un periodo de tiempo definido.

IFS Logistics: es la norma pensada para las empresas de transporte, distribución, carga y descarga, y almacenamiento de productos tanto alimentarios como no alimentarios, y cuyo objetivo principal es garantizar la transparencia a lo largo de la cadena de suministro. Además, puede aplicarse a todos los medios de transporte: camiones, trenes, barcos, aviones y cualquier otro con condiciones de temperatura controladas o a temperatura ambiental.

IFS HPC: este estándar establece los requisitos para garantizar la seguridad del producto, reducir los costes y asegurar la transparencia con respecto a la totalidad de la cadena de producción de productos para el hogar y de higiene personal.

IFS Broker: establece los requisitos aplicables a aquellas empresas que ejercen principalmente una actividad comercial y que escogen ellas mismas a sus proveedores, compran mercancía ellas mismas o comercian con mercancía y después la envían directamente a sus propios clientes, sin ellas haber entrado nunca en contacto con el producto.

IFS PACsecure : es la norma de seguridad para los materiales de envasado basado en el APPCC (Análisis de Peligros y Puntos de Control Crítico).

¿QUÉ BENEFICIOS OBTENDRÁ TU EMPRESA?

La certificación IFS basada en cualquier de las normas citadas mencionadas anteriormente demostrará a los clientes el claro compromiso de la empresa por la excelencia en calidad y la seguridad alimentaria. Y, además, aportará otros beneficios como:

  • Posicionamiento en el mercado frente a la competencia
  • Oportunidades comerciales con grandes superficies del sector de la alimentación
  • Control eficaz de los procesos internos de producción, minimizando el riesgo de contaminación o de errores
  • Gestión más operativa y rápida de los riesgos para la seguridad alimentaria.
  • Reducción de costes y tiempos
  • Mayor confianza para clientes y consumidores
  • Evidenciar ante terceros el cumplimiento legal en cuanto a seguridad alimentaria.

Si necesita asesoramiento sobre alguna de las normas IFS, en INTEGRA le informaremos acerca del proceso de implantación y certificación, llámanos.

LA PARTICIPACIÓN DE LOS TRABAJADORES, UN RETO EN ISO 45001

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

La legislación española en materia de prevención de riesgos laborales determina que los trabajadores tienen derecho a participar en las cuestiones relacionadas con la prevención de riesgos laborales que afecten a su empresa. Y la norma ISO 45001 Sistemas de Gestión de Seguridad y Salud en el trabajo, siguiendo esta misma línea va un paso más allá que su antecesora, la OHSAS 18001. En su artículo 5.4 la nueva ISO establece que la empresa tiene que establecer, implantar y mantener procesos para la consulta y la participación de los empleados a diferentes niveles y funciones aplicables, y cuando existan, de los responsables de los empleados en el desarrollo, planificación, implantación, evaluación del desempeño y acciones para la mejora del sistema de gestión.

La empresa deberá definir unos procedimientos que establezcan la sistemática a seguir para la participación y consulta de los trabajadores en lo referente a la gestión de la seguridad y salud en el trabajo, y que la conviertan en una práctica habitual y periódica y no en algo puntual.  Además, para el correcto cumplimiento de la norma se tendrá en cuenta la implicación de todos los niveles jerárquicos de la organización, desde la dirección hasta los técnicos u operarios.

Algunos de los temas sobre los que realizar consulta pueden ser:

  • La definición de una política de seguridad y salud
  • Identificación de partes interesadas
  • Determinación de funciones y responsabilidades
  • Establecimiento de objetivos

Por otro lado, se podrían aplicar los procesos de participación en:

  • Identificación y evaluación de riesgos y oportunidades
  • Definir las acciones a llevar a cabo para eliminar o controlar los riesgos.
  • Planificar las acciones formativas en función de las necesidades de cada puesto de trabajo.
  • Detección de no conformidades e incluso en la investigación de accidentes.
  • La definición de las acciones correctivas más adecuadas para las no conformidades detectadas.

En definitiva, la ISO 45001, otorga una gran importancia a la capacidad que demuestre una organización para implicar a sus trabajadores en la gestión de la seguridad y salud en el trabajo, valorando que se capaz de implantar procesos efectivos de consulta y participación.

Si estás interesado en la implantación de la norma ISO 45001 en tu empresa no dudes en contactar con nosotros.

Foto: vectorjuice

LOS ODS Y LAS NORMAS ISO

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

El 25 de septiembre de 2015, Naciones Unidas impulsó una iniciativa para dar continuidad a la agenda de desarrollo tras los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Los líderes mundiales adoptaron un conjunto de objetivos globales para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos como parte de una nueva agenda de desarrollo sostenible.  Se les conoce como Objetivos de Desarrollo Sostenible, ODS, son 17 objetivos y sus 169 metas que pretenden afrontar y dar solución a los problemas más acuciantes de nuestro planeta. Desde el 1 de enero del 2016 todos los países se esfuerzan en el cumplimiento de estos objetivos para lograr un mundo sostenible en el año 2030.

La propia Organización de Naciones Unidas (ONU) establece que es fundamental que toda la población mundial incluidos gobiernos, sector privado y ciudadanía, tenga un papel activo para poder alcanzar estas metas. Y el sector privado tendrá un papel fundamental, por ello, la incorporación de los Objetivos del Desarrollo Sostenible a la gestión empresarial contribuirá considerablemente a su consecución.

Se entiende el Desarrollo Sostenible como aquel que logra satisfacer las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades. Y para alcanzarlo es fundamental equilibrar tres aspectos básicos el crecimiento económico, la inclusión social y la protección del medio ambiente.

Y como herramientas de apoyo para lograr el desarrollo sostenible las empresas tienen a su disposición las normas ISO, que pueden ser fundamentales para que el Plan estratégico de la empresa incluya el cumplimiento de los ODS y para contribuir a un mundo más sostenible.

¿CÓMO CONTRIBUYEN LAS NORMAS ISO A LOS ODS?

Las normas ISO apoyan los tres pilares del Desarrollo Sostenible, el económica, el social y el ambiental. Algunas de las normas que pueden contribuir al cumplimiento de objetivos del desarrollo sostenible son:

ISO 9001, puesto que su objetivo es que las empresas planifiquen su crecimiento entorno a un análisis de riesgos y a las expectativas de sus partes interesadas, entre las que se incluyen además de clientes, empleados o proveedores…la sociedad y el medio ambiente.  

Las series de normas ISO 14000, establecen un marco de referencia para las empresas cuyo fin es proteger el medio ambiente y mantener el equilibrio con el desarrollo económico de la empresa. Permiten a las empresas ser responsables y promover la sostenibilidad, basando su toma de decisiones en el análisis de costes y efectos que sus actividades pueden generar en el medio.

ISO 26000, contribuyendo a la Responsabilidad social de la empresa, midiendo la contribución de la empresa al desarrollo sostenible y su impacto en la sociedad y el medio ambiente. Y esto a su vez repercutirá en la imagen que proyecta la organización tanto para captar clientes como para atraer empleados cualificados.  

ISO 31000 de gestión de riesgos o ISO 22301 sistema de gestión de continuidad del Negocio, mediante la identificación y tratamiento de riesgos y oportunidades y abordándolos desde una estrategia alineada con los objetivos de desarrollo sostenible.

ISO 19600 Sistemas de Gestión de Compliance o ISO 37001 Sistema de Gesitón Anti-soborno, que ofrecen las herramientas para una buena gestión del gobierno corporativo, favoreciendo una mejor toma de decisiones y la transparencia en la gestión. 

Si deseas implantar alguna norma ISO y trabajar los Objetivos del Desarrollo Sostenible en tu empresa, llámanos.

PLAN DE IGUALDAD OBLIGATORIO PARA EMPRESAS DESDE 50 TRABAJADORES

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

En marzo de 2019 se publicaba el Real Decreto-Ley 6/2019 de medidas urgentes para garantía de la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación, que modificaba la Ley Orgánica para la igualdad efectiva entre mujeres y hombres, el Estatuto de los Trabajadores, el Estatuto de los Trabajadores y la Ley General de la Seguridad Social, entre otras normas.

El objetivo principal es conseguir eliminar la desigualdad, aún existente, entre mujeres y hombres en el ámbito laboral y entre los principales cambios está la obligatoriedad de disponer de un Plan de Igualdad para las empresas de 50 o más trabajadores. Anteriormente, solo era obligatorio negociarlo en empresas de más de 250 personas en plantilla.

El plazo que se da a las empresas para disponer del Plan de Igualdad depende del número de trabajadores, concretamente:

  • Para las empresas de más de 150 trabajadores el plazo era hasta el 7 de marzo de 2020.
  • A partir del 7 de marzo de 2021, deberán tenerlo todas las empresas con más de 100 y hasta 150 personas en plantilla.
  • A partir del 7 de marzo de 2022, deberán tenerlo todas las empresas de entre 50 a 100 personas en plantilla.

El no cumplimiento de esta obligación supondrá una sanción grave para la empresa, según el art.7.7 de la Ley de Infracciones y Sanciones en el Orden Social (LISOS).

Y ¿cómo se debe realizar el Plan de Igualdad?

El nuevo Real Decreto establece que los planes de igualdad contendrán un conjunto ordenado de medidas evaluables dirigidas a remover los obstáculos que impiden o dificultan la igualdad efectiva de mujeres y hombres.

Previamente a la elaboración del Plan se debe realizar un diagnóstico, que consistirá en un estudio cuantitativo y cualitativo de la estructura organizativa de la empresa que permita conocer la situación sobre la igualdad entre mujeres y hombres en la actualidad. El diagnóstico incluirá información sobre los elementos que pueden generar discriminaciones en la empresa (humanos, económicos, materiales, de organización, etc.), así como sobre los recursos de los que dispone para plantear el cambio.

Además, se regula que las medidas, y no solo los objetivos del plan, deben ser “evaluables”, y que el diagnóstico debe ser “negociado”, en su caso, con la representación legal de los trabajadores. Además, se crea un Registro de Planes de Igualdad de las Empresas, como parte de los Registros de convenios y acuerdos colectivos de trabajo dependientes de la Dirección General de Trabajo del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social y de las Autoridades Laborales de las Comunidades Autónomas. Las empresas están obligadas a inscribir sus planes de igualdad en el citado registro.

El contenido del diagnóstico será, al menos, el siguiente:

  1. Proceso de selección y contratación.
  2. Clasificación profesional.
  3. Formación.
  4. Promoción profesional.
  5. Condiciones de trabajo, incluida la auditoría salarial entre mujeres y hombres.
  6. Ejercicio corresponsable de los derechos de la vida personal, familiar y laboral.
  7. Infrarrepresentación femenina.
  8. Retribuciones.
  9. Prevención del acoso sexual y por razón de sexo

Si está obligado a implementar un Plan de Igualdad en su empresa y no sabe por dónde empezar, contacte con nosotros y le ayudaremos en todo el proceso.

Imagen: freepik

AYUDAS A PYMES EXTREMEÑAS PARA IMPLANTAR Y CERTIFICAR NORMAS DE GESTIÓN

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

La Consejería de Economía, Ciencia y Agenda Digital, a través de la Dirección General de Empresa, publicó a final de año la convocatoria de ayudas para la puesta en marcha de un programa para la mejora competitiva de la pyme extremeña.

El objetivo de este programa de ayudas es lograr la mejora competitiva de las pymes extremeñas aportando recursos para su mejora en distintos ámbitos, la gestión, la tecnología o el diseño. Y se trata de una subvención de concesión directa, y a fondo perdido, y las actuaciones de este programa están cofinanciadas por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

¿QUÉ PROYECTOS SE SUBVENCIONAN?

Los proyectos empresariales subvencionables son los relacionados con la optimización de la gestión de la Pyme, la implementación de herramientas tecnológicas avanzadas, la implementación y certificación de normas y sistemas de calidad y el desarrollo de envases y embalajes a través de acciones de diseño.

Concretamente, el apartado II de las líneas subvencionables se refiere a “Implantación y certificación de normas y sistemas de calidad, y concretamente en el apartado a) especifica que se subvencionan los gastos de implantación y certificación para las siguientes normas:

  • ISO 9001 Sistemas de gestión de Calidad.
  • ISO 14001 Sistemas de gestión medioambiental
  • ISO 45001 Sistema de Seguridad y Salud en el trabajo
  • ISO 27001 Sistema de Gestión de Seguridad de la Información (SGSI)
  • Norma UNE 160002 Sistemas de gestión de la I+D+I
  • Norma UNE 166006 Sistema de Vigilancia Tecnológica
  • Normas de Seguridad Alimentaria como BRC, IFS, ISO 22000, FSSC 22000, u otras de naturaleza similar
  • Sistemas de gestión de Compliance basados en las normas UNE 19600, UNE 19601 y UNE 19602.
  • Normas Especificación UNE 0060:2018 y UNE 0061:2019 de sistemas de gestión para la digitalización.

¿QUÉ REQUISITOS DEBE CUMPLIR LA EMPRESA BENEFICIARIA?

Para la obtención de la condición de beneficiario deberán cumplir con los requisitos establecidos en el artículo 12 de la Ley 6/2011, de 23 de marzo, de Subvenciones de la Comunidad Autónoma de Extremadura.

Podrán ser beneficiarios de las ayudas las Pymes con centro productivo en la Comunidad Autónoma de Extremadura con independencia de cuál sea su forma jurídica, incluidos autónomos, que vayan a realizar un proyecto dirigido a la mejora competitiva de una actividad que se venga desarrollando en este centro, y que cuenten con una media de tres o más trabajadores en los doce meses anteriores a la fecha de presentación de la solicitud.

Se excluyen de estas ayudas las empresas en crisis, conforme a lo establecido por la Unión Europea en las Directrices comunitarias sobre ayudas estatales de salvamento y de reestructuración de empresas en crisis (2014/C 249/01), en el que se establece que una empresa se encuentra en crisis si es incapaz, mediante sus propios recursos financieros o con los que están dispuestos a inyectarle sus accionistas y acreedores, de enjugar pérdidas que la conducirán, de no mediar una intervención exterior, a su desaparición económica casi segura a corto o medio plazo.

Y, además, los beneficiarios de las ayudas estarán obligados a mantener en Extremadura tanto la actividad de su empresa, como la operatividad del proyecto subvencionado, durante al menos tres años consecutivos, contados a partir de la fecha de presentación de la solicitud de liquidación de la ayuda. El incumplimiento de este requisito dará lugar a la revocación de la resolución de concesión y al reintegro de las cantidades percibidas conforme a lo establecido en la resolución de convocatoria.

¿QUÉ IMPORTE SE SUBVENCIONA?

El procedimiento de concesión de las ayudas se realizará en régimen de concesión directa mediante convocatoria abierta, por el cual las subvenciones se irán concediendo según se vayan solicitando por los interesados en base a los requisitos establecidos, siempre que exista crédito suficiente.

Se subvencionará el 80 % de la inversión subvencionable, con un límite de 6.000 euros IVA excluido, por norma o sistema. Si en el proyecto se contemplase la implantación de dos normas que integren procesos comunes el límite se amplía a 9.000 euros IVA excluido.

¿CUÁL ES EL PLAZO DE PRESENTACIÓN?

El plazo está abierto hasta 29 de octubre de 2021 y la resolución habrá de ser dictada y notificada en un plazo máximo de cuatro meses a contar desde la fecha de presentación de la solicitud de ayuda.

Para más información puede consultar https://extremaduraempresarial.juntaex.es/

Si tu pyme cumple los requisitos y necesitas asesoramiento para la implantación de alguna de las normas subvencionables no dudes en contactar con nosotros, la experiencia nos avala.

GESTIONA LOS RIESGOS Y OPORTUNIDADES CON ISO 9001

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Estamos a punto de despedir el año 2020, un año que ha sido sin duda duro y complicado, que nos ha dejado distintas vivencias, y si algo nos ha enseñado a nivel empresarial es que existen situaciones impredecibles que requieren reacciones rápidas. La crisis del COVID-19 ha puesto a prueba los planes de continuidad de negocio de las empresas y su eficacia, y aquellas empresas que han sabido reaccionar son las que estaban preparadas, gracias a su buena gestión de riesgos y oportunidades.

La norma ISO 9001 ayuda a las empresas en esta labor, puesto que establece el deber, por parte de la organización, de determinar los riesgos y oportunidades relacionados con sus procesos y de planificar las acciones necesarias para abordar dichos riesgos para evitar que se materialicen y evaluando posteriormente su eficacia.

Los objetivos perseguidos por la norma al introducir este requisito serán:  asegurar que el sistema de gestión pueda lograr los resultados planificados, aumentar los efectos deseables, prevenir o reducir efectos no deseados y lograr la mejora continua.

METODOLOGÍA PARA DETERMINAR LOS RIESGOS Y OPORTUNIDADES

La norma no establece ninguna metodología concreta para determinar los riesgos y oportunidades, pero desde nuestra amplia experiencia, consideramos que un buen punto de partida puede ser utilizar una matriz DAFO, ya que permitirá la identificación de los diferentes elementos tanto internos como externos que pueden afectar a la organización. Y tras obtener los resultados de ese análisis, es decir, las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades de la organización, se podrán determinar y establecer:

  • Oportunidades de Mejora: que se derivarán principalmente de las fortalezas (internas) y oportunidades (externas) resultantes de la DAFO. Y que serán acciones concretas con cuya puesta en marcha se pretenda conseguir un beneficio (como por ejemplo que tenga una repercusión positiva en aspectos relacionados con la satisfacción del cliente, resultados económicos, mejora del producto, etc.)
  • Riesgos: en este caso se derivarán de las amenazas (externas) y debilidades (internas) encontradas en la matriz DAFO, y consistirán en aspectos que tengan que ver con la gestión de la calidad y cuya aparición significará la existencia un peligro o amenaza para la misma.

PERO, ¿CÓMO ABORDAR LOS RIESGOS Y OPORTUNIDADES?

La norma ISO 9001:2015 da algunas pistas sobre ello, indicando que los riesgos podrían abordarse así: evitando el riesgo, corriendo el riesgo para perseguir una oportunidad, eliminando la fuente de riesgo, cambiando la probabilidad o consecuencia del mismo, compartiendo el riesgo, conteniéndolo…

Por otro lado, indica que las oportunidades podrían ir encaminadas a la adopción de nuevas prácticas, o a la introducción de nuevos productos, la apertura de nuevos mercados, nuevo enfoque al cliente o la creación de asociaciones y el uso de nuevas tecnologías.

ISO 9001 2015 establece además que sea la propia Dirección de la organización la que asuma el liderazgo para planificar los riegos y oportunidades y que además se encargue de verificar paso a paso la evolución de todo el proceso.

Si necesitas asesoramiento en gestión de riesgos o en ISO 9001 no dudes en ponerte en contacto con nosotros, te ayudaremos.

LA CULTURA DE SEGURIDAD ALIMENTARIA EN TU EMPRESA

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

La Cultura de seguridad alimentaria está cobrando mucha importancia en los últimos tiempos, y para poder definir el concepto y entenderlo debemos comenzar por definir el término de cultura empresarial. Podríamos decir que la cultura empresarial es como la psicología de una empresa, el conjunto de actitudes, experiencias, creencias y valores que aportan a la empresa cada uno de sus integrantes.

Pues bien, en una época en la que la cultura empresarial y la responsabilidad social corporativa están al orden del día, hay un concepto que se está abriendo paso con fuerza en el sector alimentario, y ese concepto no es otro que el de Cultura de la seguridad alimentaria.  Debemos entender la Cultura de la seguridad alimentaria como el conjunto de actitudes, creencias y formas de actuar que lograrán que la estrategia de la empresa vaya encaminada hacia la mejora continua de la calidad y la seguridad alimentaria, garantizando en todo momento un producto seguro para el consumidor.

The Global Food Safety Initiative (GFSI, organismo internacional que engloba las principales normas de seguridad alimentaria, como BRC, IFS, FSSC) ha venido promoviendo desde hace años la cultura de seguridad de producto en la industria alimentaria con el fin último de garantizar la calidad y seguridad del producto. Esto ha hecho que el concepto de cultura de seguridad alimentaria esté apareciendo tanto en la legislación europea como en las principales normas certificables de seguridad alimentaria, como IFS Food y BRC. Las últimas versiones de estas normas introducen como uno de los criterios a cumplir el de implementar una verdadera cultura de seguridad.

Y ¿cómo implantar dicha cultura en tu empresa?

Para lograr una verdadera cultura de seguridad alimentaria arraigada en la empresa habrá que comenzar por trabajar la conciencia individual de todos los trabajadores, ofreciéndoles conocimiento acerca del producto que fabrican o comercializan, llegando incluso a integrar la ciencia que rodea al producto y su uso en la sociedad.

La dirección que logre fomentar en su empresa la cultura de seguridad alimentaria estará ayudando a su negocio y a sus empleados a prevenir y detectar desviaciones en cualquier proceso que afecte a la seguridad, la calidad y la legalidad de sus productos. Y cuando eso se consigue, los empleados se vuelven instintivamente conscientes de lo que deben y no deben hacer para producir productos seguros y de calidad. Esto se consigue siguiendo algunas pautas, como:

  • Manifestar el compromiso con la cultura de seguridad alimentaria.
  • Establecer objetivos claros y las metas para alcanzarlos.
  • Comunicar a todos los trabajadores la política de empresa y cualquier aspecto relacionado con la seguridad del producto.
  • Ofrecer una formación práctica y efectiva a los trabajadores.
  • Intercambiar información con los empleados, dándoles la confianza suficiente para aportar ideas y soluciones
  • Hacer partícipes a los trabajadores de la cultura de seguridad

Una cultura de seguridad alimentaria se considerará bien implantada en la empresa cuando la seguridad y la salud de los consumidores son entendidas y aceptadas como una prioridad por toda la organización.

Si estás interesado en la implantación de las normas IFS o BRC y necesitas ayuda para lograr establecer la cultura de seguridad alimentaria en tu empresa, llámanos.

ISO 9001, UNA BUENA APUESTA PARA PYMES

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

ISO 9001 es la norma que establece los requisitos que ayudarán a una empresa a implantar y certificar un Sistema de Gestión de Calidad en tu empresa, poniendo en marcha un conjunto de procesos encaminados a lograr la máxima calidad de los productos y servicios que esta ofrece, y asegurando su capacidad de cumplir con los requisitos de sus clientes, así como con los requisitos legales y reglamentarios aplicables. Esta norma, además, tiene como objetivo llevar a cabo una función importante dentro de cualquier organización: ayudar a poner de manifiesto lo mejor de la empresa.

Hoy día, implantar un Sistema de Gestión de Calidad según los requisitos de la norma ISO 9001:2015 es una buena apuesta para una pequeña o mediana empresa para posicionarse en el mercado y ofrecer a sus clientes unas garantías de calidad tanto en los productos como en la prestación del servicio. Disponer de un Sistema certificado puede ayudar a la organización a obtener más oportunidades de negocio y aumentar la satisfacción de los clientes y del resto de partes interesadas, como empleados, proveedores, subcontratas, administración pública…

La certificación bajo la norma ISO 9001 de una empresa, se logra tras evidenciarle a la entidad de certificación escogida que la empresa cumple con los requisitos definidos en la norma y que ha implantado y mantenido un Sistema de Gestión de la Calidad. Y precisamente, el hecho de que un tercero garantice mediante un certificado escrito que los procesos desarrollados en la empresa cumplen con los requisitos de la norma ISO 9001 proyecta una imagen muy positiva de la empresa tanto ante los ya clientes como ante los potenciales.

 Y ¿QUÉ MÁS DEMUESTRA UNA PYME QUE IMPLANTA LA ISO 9001?

  • Que es una empresa cuya gerencia se compromete con la calidad y la mejora continua, ejerciendo su labor de liderazgo a la hora de abordar los planes de actuación estratégicos.
  • Que realiza un análisis de su contexto, teniendo en cuenta tanto los factores internos como externos.
  • Que es una empresa que conoce sus riesgos y establece medidas de actuación para controlarlos.
  • Que sabe detectar las oportunidades que se le presentan y pone los medios para aprovecharlas.
  • Que dispone de unas infraestructuras adecuadas para el desarrollo de su actividad y además dispone de los recursos necesarios, haciendo siempre un uso eficiente de los mismos.
  • Que acepta el reto de la mejora continua y abre el camino para apostar en el futuro por nuevas normas de gestión, como la ISO 14001 de gestión ambiental o la ISO 45001 de seguridad y salud en el trabajo.
  • Que trabaja la motivación de sus empleados y fomenta la participación de los mismos en los procesos de mejora de la empresa.
  • Que exige un compromiso con la calidad a sus proveedores y subcontratas y se asegura de ello mediante su evaluación periódica.

La empresa además demuestra con su Sistema de Calidad certificado que aprovecha los medios a su alcance para equipararse a empresas de mayor tamaño, demostrando que puede competir con ellas mediante la apuesta por la gestión de calidad.

¿Quieres información sobre los Sistema de Gestión de la Calidad o sobre la norma ISO 9001? Llámanos, gracias a nuestra experiencia y equipo humano, somos referencia en el sector de la implantación de sistemas de gestión.

ISO 45003, LA GESTIÓN DE LOS RIESGOS PSICOSOCIALES

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Actualmente el término riesgo psicosocial está muy de moda en el mundo empresarial y concretamente en el campo de la prevención de riesgos laborales, ya que es una de las principales causas de enfermedades y accidentes laborales.  Los riesgos psicosociales son las condiciones que pueden darse en un puesto de trabajo, y que pueden estar relacionadas directamente con la organización del trabajo, con el contenido del puesto, con la realización de la tarea o incluso con el entorno, y que pueden afectar al desarrollo del trabajo y a la salud de las personas trabajadoras.

A pesar de que las empresas identifican y evalúan sus riesgos laborales con el objetivo de mantenerlos bajo control, son pocas las que consideran los riesgos psicosociales. Pero hoy día, hay muchos estudios que avalan que unas condiciones psicosociales desfavorables son el origen de la aparición de problemas para la salud de los trabajadores y que pueden provocar conductas y actitudes inadecuadas tanto a nivel profesional como personal.

Consciente de esto, la  Asociación Española de Normalización, UNE, ha presentado recientemente un borrador de la norma ISO 45003, Gestión de la salud y seguridad psicológicas en el trabajo, gestión de los riesgos psicosociales, que pretende convertirse en una norma fundamental para conseguir centros de trabajo seguros y saludables, siendo aplicable a organizaciones de todos los tamaños y sectores.

La norma ISO 45003, cuya publicación se estima para el verano de 2021, es la primera norma mundial que aborda este tema, orientando a las empresas sobre cómo gestionar el riesgo psicosocial y hacerlo como parte de un sistema de gestión de seguridad y salud en el trabajo. Los factores de riesgo psicosocial pueden afectar a la salud física, psíquica o social del trabajador y la norma ayudará a las empresas informando sobre cómo reconocer los peligros psicosociales que puedan afectar a los trabajadores y cómo abordarlos para mantenerlos controlados.

Actualmente los Sistemas de Gestión de Seguridad y Salud se implantan en base a los requisitos que marca la Norma ISO 45001: 2018 Sistemas de Gestión de la Seguridad y Salud en el Trabajo, basándose en la identificación y gestión de sus riesgos laborales. Pero para lograr que el control de los riesgos sea adecuado y realmente eficaz, es importante contemplar también los riesgos clasificados como psicosociales, que entrañan una mayor dificultad en materia de prevención y por ello no siempre se tratan. La nueva ISO 45003 es una gran oportunidad para complementar un Sistema de Gestión basado en la ISO 45001, incluyendo los riesgos psicosociales.  

Entre dichos riesgos se pueden considerar los siguientes:

  • El nivel de estrés
  • Mal clima laboral
  • Casos de acoso
  • Exceso de carga de trabajo
  • Falta de conciliación
  • Incertidumbre laboral

Una empresa que implante la ISO 45003 desarrollará los mecanismos necesarios para detectar la exposición de los trabajadores a esos riesgos, al estrés por sobrecarga, a la violencia en el trabajo, a la incertidumbre laboral, la falta de conciliación, a los conflictos organizacionales de los trabajadores… y requerirá el establecimiento de medidas de prevención, o medidas encaminadas a reducir los riesgos o eliminar los peligros, llevando a cabo una gestión adecuada y eficaz.

Si deseas más información sobre ISO 45001 o el borrador de ISO 45003 contacta con nosotros.

Imagen: stories

VALIDEZ DE LOS CERTIFICADOS OHSAS 18001

Comparte: Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Como ya hemos mencionado en otras ocasiones, los sistemas de gestión de la seguridad y salud en el trabajo certificado según la norma OHSAS 18001 tienen los días contados, pero tras la pandemia originada por el COVID 19, ese plazo inicial del que disponían las empresas para la migración se ha visto ampliado.

La Organización Internacional de Normalización (ISO) publicó la norma ISO 45001 para reemplazar a la OHSAS 18001 y su objetivo fundamental es lograr reducir los riesgos y mejorar las condiciones laborales de los trabajadores, ayudando a las organizaciones en la gestión de la SST.

Y, al igual que en el resto de normas ISO, su estructura es la de alto nivel, por lo que una empresa que esté certificada con las normas ISO 9001 e ISO 14001, tendrá mucho más fácil implantar esta nueva norma e integrarla en un mismo sistema de gestión de calidad, medio ambiente y seguridad y salud en el trabajo.

Es entendible que cuando una empresa tiene implantado y consolidado un Sistema de gestión en base a los requisitos de una norma concreta le surjan muchas dudas ante los nuevos cambios y obligaciones. Por ello, en este artículo vamos a intentar responder a algunas de las cuestiones que suelen plantearnos:

Y entonces, ¿cuál es la fecha límite para la migración?

El plazo para la migración de OHSAS a ISO 45001 comenzó a contar el día en el que se publicó la norma, es decir, el 12 de marzo d 2018, pero se estableció un periodo de 3 años máximo para llevar a cabo dicha migración. Por tanto, la fecha límite de validez inicial de los certificados de OHSAS 18001 era hasta el 12 de marzo de 2021, pero debido al COVID 19 la vigencia de los certificados de la norma OHSAS 18001 puede extender su validez hasta por 6 meses. Esto quiere decir que el periodo de migración para sistemas certificados de OHSAS 18001:2007 a ISO 45001:2018 será más largo, siendo su nueva fecha límite el 21 de septiembre de 2021, pero hay que tener en cuenta que para esa fecha es necesario disponer ya del certificado en ISO 45001, por lo que es recomendable planificar con tiempo y auditarse antes del verano si no queréis correr el riegos de quedaron sin certificado vigente.

¿En qué fase del ciclo se puede hacer la migración del certificado a ISO 45001?

La migración de OHSAS 18001 a ISO 45001 puede realizarse en cualquier momento del ciclo, puesto que puede hacerse tanto en una Auditoría de Seguimiento, como en una de Renovación del ciclo del certificado e incluso, en ocasiones, en una Auditoría Extraordinaria.

Y ¿Qué nuevos requisitos exigirá la ISO 45001 a mi empresa?

Entre los requisitos que aporta la ISO 45001 respecto a la OHSAS, podemos destacar que refuerza el liderazgo de la alta dirección, y pone especial interés tanto en el contexto en el que trabaja la empresa como en el análisis y la gestión de riesgos y oportunidades detectadas en materia de Seguridad y Salud en el trabajo. Si tu empresa ya tiene implantadas las normas ISO 9001 y/o ISO 14001, ya estará familiarizado con estos requisitos y resultará más fácil implementarlos también en materia de seguridad y salud.

Otra novedad que cabe destacar es que introduce el concepto de bienestar laboral, clave hoy día para que los empleados, como partes interesadas de la organización, trabajen de manera motivada y comprometida, lo que a su vez mejorará su rendimiento y productividad. Y establece además la obligación de implantar y mantener procesos para la consulta y la participación de los empleados a diferentes niveles y funciones aplicables, y cuando existan, de los responsables de los empleados en el desarrollo, planificación, implantación, evaluación del desempeño y acciones para la mejora del sistema de gestión.

En definitiva, la ISO 45001, otorga una gran importancia a la capacidad que demuestre una organización para implicar a sus trabajadores en la gestión de la seguridad y salud en el trabajo, valorando que se capaz de implantar procesos efectivos de consulta y participación. Y todo esto persiguiendo siempre que la empresa pueda mejorar su desempeño en materia de seguridad y salud.

Si quieres llegar a tiempo ponte  en contacto con nosotros y haremos que la migración de OHSAS 18001 a ISO 45001 sea lo más fácil y rápida posible.